The Sótano > THE SOTANO/ EDUARDO ESPINA

Fidel, el pueblo está contigo

Del mismo país de Alberto Spencer, llega al fútbol uruguayo un delantero internacional

Tiempo de lectura: -'

11 de enero de 2018 a las 05:00

Peñarol disputó diez veces la final de la Copa libertadores y la ganó en cinco ocasiones. Ningún otro club tiene tantas finales disputadas ni tampoco tantos vice campeonatos acumulados.

Quienes hemos crecido viendo al club ganar y perder finales sabemos en proporciones exactas lo que es la dicha y el dolor cuando llegan de manera inesperada. Tal vez por eso el amor a la institución es grande. Para tantos uruguayos, más de un millón me animaría a decir, pocas cosas en esta vida han sido fuente de tan profundas alegrías como el club que ha enaltecido a los colores amarillo y negro.

Pero, de la misma forma que en la Biblia transcurrían épocas larguísimas sin que la gente conociera la gloria terrenal, las cuales convertían a la vida en lugar ideal para practicar el estoicismo, la historia de Peñarol en la Libertadores en tiempos recientes ha sido más de pena que de gloria.

En 2018 se van a cumplir 31 interminables años sin poder ganarla, algo que se ha transformado en sufrimiento sin fecha de vencimiento. Este año, sin embargo, por primera vez desde 2011, la realidad deportiva del equipo permite alimentar la ilusión del regreso a la cima, incrementada en las últimas horas por el anuncio de que Fidel Martínez va a ser fichado. Para empezar, es raro que al fútbol uruguayo llegue un futbolista con apenas 27 años de edad y que ha brillado en la difícil liga mexicana y ha convertido goles importantes para su selección. Si el jugador está en buenas condiciones físicas, marcará una diferencia.

Además, hay un elemento de cábala asociado al aura de gloria dejada por un compatriota de Martínez, el gran Alberto Spencer, el mejor futbolista ecuatoriano de la historia y el mejor delantero que ha jugado en Peñarol en la era de la Libertadores, quizá de toda la larga historia del club. Se ha dicho que la calidad de juego de Martínez, a quien en sus comienzos se le comparó con Neymar, mermó en los últimos meses debido a sus distracciones en la vida real cuando es de noche. En el Peñarol actual, con buen plantel y jugadores de alto profesionalismo y experiencia internacional, el ecuatoriano puede actualizar el talento que sin duda tiene y ayudar a obtener la esquiva sexta Libertadores.

Comentarios