Economía y Empresas > Cuentas Públicas

Fitch ve riesgo que “efecto cincuentones" quite urgencia a reforma de la seguridad social

Para los analistas sería un error considerar que la situación fiscal mejora por la transferencia de AFAP a BPS de este colectivo en el corto plazo

Tiempo de lectura: -'

29 de noviembre de 2018 a las 05:03

Los ingresos que está recibiendo el Banco de Previsión Social (BPS), desde las AFAP por la aplicación de la llamada ley de cincuentones tendrá un efecto contable positivo en el rojo de las cuentas púbicas, que caerá alrededor de un punto del PIB  durante los próximos dos o tres años.

El Ministerio de Economía (MEF) y el Banco Central (BCU) divulgaron el miércoles un comunicado donde explicaron que los flujos asociados al Fideicomiso de la Seguridad Social (FSS) se registrarán como parte del BPS, siguiendo manuales del Fondo Monetario Internacional (FMI).

Así desde la óptica fiscal, la totalidad de las transacciones del FSS serán consideradas en las cuentas fiscales como transacciones del BPS y, por tanto, se reflejarán en el resultado fiscal que se publica mensualmente.

Lo que juega a favor para el criterio contable del déficit fiscal son los recursos que las AFAP transfieren al BPS (actualmente casi US$ 700 millones), no así los que pasan del Banco de Seguros del Estado (BSE) al organismo de previsión social para aquellos jubilados que optaron por salir del régimen mixto para ingresar el sistema de reparto solidario.

Consultado por El Observador, el analista de la agencia Fitch Ratings, Todd Martínez expresó que el impacto fiscal de la ley de cincuentones es algo que ya se tomó en consideración cuando se revisó la perspectiva de la calificación ‘BBB-‘  del Uruguay a negativa en octubre. Por eso no cambiará la visión, aunque sí cambiará las proyecciones fiscales, ya que estas no han incorporado ningún impacto hasta ahora porque su magnitud ha sido incierta.

Además, Martínez consideró que el impacto estadístico extraordinario no afectará el manejo fiscal del gobierno en gran medida. Pero advirtió que “no se puede descartar el riesgo” de que le “quite algo de urgencia”  a la toma de medidas para mejorar la trayectoria subyacente del déficit fiscal por parte del sistema político.

Una reforma de la seguridad social es vista por la mayoría de los expertos como un paso que necesariamente deberá dar el próximo gobierno. “Esto es algo que estaremos monitoreando de aquí en adelante”, señaló Martínez.

La visión de los economistas

El economista de Deloitte Pablo Rosselli sostuvo que al momento de hacer el diagnóstico de la situación fiscal el efecto contable  “debe ser aislado con la mayor precisión posible”.

“Corresponde seguir mirando las cuentas públicas depurando el efecto positivo que tiene ahora el ingreso de los fondos. La razón sustancial para hacer ese ajuste es que la implementación de los cincuentones va  a implicar una reducción del déficit en este momento, producto de que ingresan fondos y la contabilidad se lleva en base a los flujos de caja, pero implica un deterioro importante de la posición fiscal del gobierno en el largo plazo”, expresó a El Observador.

“El gobierno termina en los hechos con obligaciones para con los jubilados mayores a los ingresos que recibe. (…) Carece de todo sentido pensar que este efecto implica una mejora del déficit”, añadió el experto.

Por su parte, el economista de CPA Ferrere, Santiago Rego dijo que es una “buena práctica” que el MEF  haya explicitado el criterio que utilizará, días antes que se conozca el resultado fiscal de octubre. A su juicio eso da transparencia y favorece la interpretación de los datos y la cuantificación de los efectos sobre el resultado fiscal. El rojo de las cuentas públicas se ubicó en 3,9% del PIB en los 12 meses a setiembre. El dato de octubre se conocerá este viernes.

Para Rego, el dato que excluye el efecto de la ley 19.590 será el más relevante para analizar la trayectoria fiscal de aquí en adelante. “No se puede interpretar que por las transferencias de las AFAP al BPS la restricción fiscal es menor, sino todo lo contrario. Por esto, es importante aislar lo más posible este efecto en las finanzas públicas”, dijo a El Observador.

“Sería un error interpretar que la situación mejora por la entrada de estos contingentes al sistema de reparto con sus respectivos ingresos en el corto plazo”, señaló.

Rego recordó que en el futuro las jubilaciones que habrá que enfrentar son mayores a los ahorros generados por estos colectivos en el sistema mixto. “Mirando en un plazo largo (más allá de 5 años) el efecto sobre las finanzas públicas es de un deterioro adicional, respecto al escenario previo a esta ley”, afirmó el experto.

El fideicomiso -que es administrado por la Corporación Nacional para el Desarrollo (CND)- quedó operativo el 8 de octubre. Hasta mediados de mes  había recibido fondos por más de US$ 665 millones correspondientes a unas 14 mil personas.

La ley de los cincuentones fue votada en diciembre pasado y tendría un costo aproximado de US$ 2.500 millones para el Estado.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...