Nacional > Coronavirus

Ingresos, muertes y una “meseta indeseable”: qué dicen los números de los CTI

Los números de los centros de cuidados intensivos empiezan a estabilizarse, pero el GACH advirtió que eso todavía incluye “número muy grande de fallecidos”

Los números de los CTI están en una "meseta indeseable"

Tiempo de lectura: -'

24 de abril de 2021 a las 05:04

Por Martín Tocar y Diego Cayota

A primera vista, el dato de este jueves podía parecer una buena noticia. Las camas de CTI ocupadas por covid-19 habían bajado de 550 a 533, el descenso más significativo en la primera gran ola de casos que golpeó a Uruguay a partir de marzo. Pero la cifra escondía la triste realidad de 37 uruguayos fallecidos en cuidados intensivos. La foto se completaba con 14 altas y 34 ingresos nuevos. 

Desde el 2 de abril, más de la mitad de las camas que se liberan en CTI se debe a que el paciente muere. Ese indicador se había comportado de forma irregular hasta marzo pero desde entonces siempre son más los que mueren que los que reciben el alta médica. 

Los indicadores sobre la situación en los centros de cuidados intensivos se estabilizaron en los últimos días, en parte debido a la cantidad de fallecidos pero también por una leve caída en el promedio semanal de ingresos. Si bien eso permite asegurar que el sistema no va a colapsar, al menos en el corto plazo, los indicadores todavía están muy por encima de un escenario de control, y tanto médicos como científicos coinciden en que continúa el estado de “tensión” sobre el sistema sanitario. 


Indicadores 

En la larga cadena de transmisión provocada por el coronavirus, esa que el coordinador del GACH Rafael Radi describió como una “red oscura” con un alto nivel de positivos que pasan por debajo del radar, los ingresos a CTI son uno de los primeros datos certeros, menos propensos al subregistro, y por eso es una de las cifras que más miran con lupa los científicos para hacer el seguimiento de la epidemia. Y en las últimas semanas, el porcentaje de ocupación de camas en los CTI se volvió el centro de atención. Evitar una saturación o incluso un posible colapso del sistema era uno de los principales objetivos para no llegar a un punto donde se elige quién es atendido y quién no. 

“Frente al desafío que significaban los pronósticos de la saturación y de la preocupación natural y lógica, el sistema hace más de 14 días que está estable y no supera el 75% de ocupación”, expresó el ministro de Salud Pública, Daniel Salinas el martes 20 de abril. 

De todos modos, mirar solo el porcentaje de ocupación de camas –y no la cantidad de ingresos, altas y fallecidos– puede dar una falsa idea sobre la evolución de la pandemia. 

Fernando Paganini, coordinador del área de modelos del GACH, lo sintetizó en tres palabras en el Parlamento, cuando habló de una “meseta bastante indeseable”. El matemático apeló a esa descripción al repasar la estabilidad en las cifras generales y señaló que la estabilización se da en “un número muy grande de fallecidos” y con los CTI “en una situación complicada”.

Esta semana, además del total de camas ocupadas, el número de ingresos diarios también se estabilizó y comenzó a descender lentamente. El promedio móvil de los últimos 7 días a este viernes se ubicó en 45. 

De todos modos, los científicos advierten que esto no es suficiente, y aún no ha bajado el promedio de muertes en cuidados intensivos. A este viernes, el promedio semanal de muertes en CTI por covid-19 fue 27 por día. Las 37 muertes que se registraron este jueves en camas de cuidados intensivos fue el máximo en toda la pandemia. 

“Recién en los últimos días hemos visto lo que parece ser una meseta en esos indicadores; los CTI podrán tener algunas camas libres pero están, claramente, comprometidos. Entonces, hasta no ver una reducción por ese lado, queda bastante claro que lo que bajó (la movilidad) hasta ahora no es suficiente”, dijo Paganini en la comisión de seguimiento de la pandemia de la Cámara de Senadores.

“Tenemos una desaceleración en la ocupación de camas a expensas de un aumento de fallecidos”, dijo a El Observador el presidente de SUMI, Julio Pontet días atrás. Si bien no hay un estudio que explique por qué sucedió esto, una de las hipótesis que manejan en SUMI plantea que es por la incidencia de la variante P1 (proveniente de Brasil) que tiene una mayor letalidad, dijo el intensivista.

El coordinador del GACH, Fernando Paganini, advirtió por la situación de los CTI

Ocupación

Si se mira el porcentaje de camas, el nivel de ocupación en cuidados intensivos se estabilizó en los últimos días luego de llegar a un pico de 79% el 11 de abril. 
En el reporte de este viernes de la Sociedad Uruguaya de Medicina Intensiva (SUMI) ese número se ubicó en 75%.

El gobierno aumentó la cantidad de camas operativas a lo largo de la pandemia y tener mayor infraestructura influye en el cálculo de la ocupación (aumenta el denominador). Desde marzo de 2020 el número de camas creció en un 84%, según números aportados por el director general de Salud, Miguel Asqueta, en la comisión de Salud del Senado el martes 13. 

Si bien muchos de los indicadores sobre la ocupación todavía están por encima de lo recomendado para una buena atención (las camas con pacientes con covid-19 son el 53,8% y lo recomendado es 45%), cortar el crecimiento de la ocupación general es un buen indicio para evitar la saturación del sistema. 
 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...