Instalarán 15 cámaras de seguridad por día en el área metropolitana

El ministro del Interior Eduardo Bonomi insistió en que en 2018 se llegará a bajar las rapiñas en 15% y en 2019 se alcanzará un 24% menos

Tiempo de lectura: -'

28 de junio de 2017 a las 14:25

El ministro del Interior, Eduardo Bonomi, estimó que a finales de este año y febrero de 2018, se alcanzará la mitad de la meta al bajar las rapiñas 15% y entre diciembre de 2018 y marzo de 2019 se proyecta que la baja sea del 24%, con lo expresó su convencimiento de cumplir la promesa electoral de reducir las rapiñas 30% al final del período.

Los cambios realizados en la Policía – en su organización, forma de trabajo y uso de tecnología- "tiene una relación directa con el descenso de los delitos violentos", afirmó este miércoles en el almuerzo organizado por la Asociación de Dirigentes de Marketing (ADM)

Para lograr ese objetivo, mencionó cuatro pilares: el nuevo sistema de patrullaje de alta dedicación operativa, conocido por la sigla PADO; la extensión de la video vigilancia; la mejora tecnológica, del equipamiento policial (que cuenta con drones y helicópteros); y las mejores en la capacidad de análisis criminal.

El ministro precisó que el año pasado, cuando se desplegaron 1.000 efectivos del PADO, las rapiñas bajaron 40% y en algunas calles la baja fue del 60%.

Además está convencido de que las cámaras también ayudaron a detener delincuentes. Según dijo, desde el año 2012 a hoy en la Ciudad Vieja, las rapiñas bajaron 70% y los hurtos 83%.

Por eso, agregó que el sistema de cámaras está en plena expansión y anunció que a partir del 15 de octubre se colocarán en el área metropolitana 15 cámaras por día.

Actualmente hay instaladas 1.855 cámaras en todo el país y se proyectan otras 4.095 en un año, lo que será un aumento del 220%.

Las autoridades determinaron los lugares donde se instalarán las nuevas cámaras de vigilancia.
En Montevideo habrá 2.270 nuevas cámaras; en Canelones (870); en Rivera (294); en Artigas capital (175) y en Bella Unión (65); Cerro Largo, concretamente en Aceguá y Río Branco (143); En San José en Ciudad del Plata (120); Soriano (85) que irán a Dolores (43) y a Mercedes (42). En Rocha, en la fronteriza Chuy se instalarán 73 cámaras.

Cambio en el ADN de la Policía

Los cambios son de tal magnitud que "la reforma del Estado que modificó el ADN de la Policía y del Ministerio del Interior es irreversible", afirmó Bonomi.

Bonomi contó que los vecinos en las reuniones previas al Consejo de Ministros le piden instalar "un destacamento policial" pero eso implicaría, dijo, inmovilizar a cinco o seis funcionarios sólo para cuidar el local y lo que se quiere es que estén "en el terreno", "cuidando a la gente".

El ministro del Interior empezó su exposición refiriéndose a la reforma policial que tuvo "resistencias internas"

La Guardia Repúblicana, sobre la que antes de la dictadura se discutió si debía estar en Interior o Defensa, tuvo mandos militares que "le imprimieron un carácter meramente militar: el acuartelamiento, salir para cosas puntuales, operaciones especiales, motines..es decir que tenía un carácter exclusivamente represivo sin tareas de prevención. "Esa característica era la forma extrema de una cultura, un tipo de organización y una metodología de la mayor parte de la policía de Uruguay. Y esa trilogía: cultura, organización y metodología terminó permeando al conjunto de nuestra sociedad".

"Por eso cuando nos piden mejorar la seguridad nos piden un edificio con policías adentro. Todo un símbolo de la policía que estamos transformando", dijo Bonomi ante los empresarios de ADM.

El ministro les dijo también a los invitados al almuerzo que cuando el Frente Amplio llegó al gobierno nacional encontró una policía con sistemas de información casi inexistentes, casi sin tecnología, "pésimos" salarios, y armamento desactualizado. El personal estaba "altamente desmotivado y poco profesionalizado". Todo eso, sumado a una estructura de comisarías que respondía a los años 50, era "una combinación perfecta para favorecer un avance de la criminalidad y también para abonar la idea de que los militares incursionaran en tareas de seguridad interna".

El Frente eligió otro camino, dijo el ministro, "el de fortalecer la Policía, modernizarla y profesionalizarla".
También dijo que para asegurar los cambios se "puso todo el peso político". Ese camino "no tiene marcha atrás", sentenció en los salones de Punta Cala.


Comentarios