Cargando...
La política comercial tendrá un año bisagra en 2022.

Economía y Empresas > Comercio internacional

La agenda comercial que debe encarar Uruguay en 2022, según los expertos

El país debe abordar varios desafíos de inserción internacional buscando incorporarse a la dinámica económica pospandemia 

Tiempo de lectura: -'

05 de enero de 2022 a las 05:04

El 2021 fue un año clave en lo que tiene que ver con las relaciones comerciales de Uruguay con el resto del mundo y particularmente en el ámbito del Mercado Común del Sur (Mercosur). El 2022 será un año bisagra en la apertura del país y en las posibilidades que este tenga de insertarse en la dinámica comercial pospandemia.

Tras 30 años desde la firma del Tratado de Asunción, que crearía el Mercosur, los objetivos para los que fue creado el bloque no se han cumplido y se estuvo bastante lejos de, como explica el propio Mercosur en su sitio web, propiciar un espacio común que genere “oportunidades comerciales y de inversiones a través de la integración competitiva de las economías nacionales al mercado internacional”.

Sin objetivos claros y ante una respuesta negativa a las propuestas uruguayas de modernizar el bloque y adaptarse de buena forma al comercio internacional mundial, Uruguay anunció en julio de 2021 que comenzaría a negociar acuerdos comerciales por fuera del Mercosur.

En ese sentido, el país ya trabaja desde setiembre en un estudio de prefactibilidad para un posible Tratado de Libre Comercio (TLC) con la República Popular de China. Además, el canciller Francisco Bustillo anunció en diciembre que se comenzarán negociaciones para un TLC con Turquía en marzo.

Varios expertos analizaron el contexto actual y la posición de Uruguay y coincidieron en que para el país este será un año bisagra donde se deberán tomar decisiones estratégicas que permitan que la inserción en el mundo sea lo más beneficiosa posible.

La opinión de los expertos

Marcos Soto, decano de la UCU Business School, dijo a El Observador que es recurrente cuando se habla de acuerdos comerciales caer únicamente en el comercio de bienes. Sin embargo, el comercio de servicios “es ahora tan o más importante en el mundo actual” ya que le está agregando “un plus valor a las economías”.

En ese sentido, sostuvo que Uruguay ha comenzado un proceso de internacionalización en el que “no necesariamente precisa de acuerdos comerciales”. “A veces esta discusión se encierra en acuerdos comerciales cuando en realidad, si bien son instrumentos importantes, cuando uno repasa los destinos de exportación, el perfil productivo y la canasta exportadora de bienes que tiene Uruguay, quizás no sea necesario que se nos vaya la vida en eso”, explicó.

Para Soto, es necesario comenzar a hablar de un “doble enfoque” de inserción internacional de Uruguay. Por un lado el enfoque de la vertical productiva que está vinculada a los productos agroexportadores y, por otro, el de la vinculada a la exportación de servicios y conocimientos. Estas verticales “no son excluyentes” y son “igualmente importantes por los impactos que pueden tener en el presente y en el futuro de la economía del país”.

El decano de la UCU destacó que la vertical productiva vinculada a servicios “escapa” a los problemas y frenos que genera el Mercosur. A su vez no requiere de acuerdos comerciales sino que la clave está en “promover al Uruguay y facilitar a través de otros acuerdos —como los que son para evitar la doble imposición— que generen mayor eficiencia la hora de comercializar servicios”.

Al ser consultado sobre si es más conveniente para Uruguay avanzar en acuerdos bilaterales con países o intentar sumarse a bloques comerciales preconcebidos como pueden ser la Asociación Económica Integral Regional (RCEP) o la Alianza del Pacífico (AP), Soto señaló que “puede ser positivo” intentar ingresar a estos bloques ya que “no se requiere un camino negociador y fuerzas negociadoras de mano a mano” sino que el país “se suma a unas condiciones preconfiguradas donde puede saber a ciencia cierta si le sirven o no”.

No obstante, alertó que Uruguay no debe olvidar la agenda que tiene comprometida con el Mercosur y sostuvo que el bloque puede ser un freno por lo “poco funcional” que es. “En la medida que Uruguay pueda flexibilizar su agenda, son todas opciones que por supuesto tiene que considerar y muy bien”, explicó.

Por su parte, Gonzalo Oleggini, consultor en negocios internacionales y logística, dijo a El Observador que la estrategia comercial que deberá tomar Uruguay está vinculada directamente a la experiencia en negociaciones de acuerdos comerciales que tiene.

En ese sentido, señalo que Uruguay se encuentra en una posición en la que no tiene Recursos Humanos y know how para negociación de acuerdos comerciales debido a la poca experiencia a raíz de la “pérdida de tiempo” de los últimos 20 años de Mercosur donde se cerraron muy pocos tratados. “Eso ya te va diseñando tu estrategia. Si vos tenés mucha experiencia tenés una estrategia, si tenés poca experiencia es otra estrategia diferente”, apuntó.

Para Oleggini, Uruguay perdió 20 años de negociaciones comerciales frente a competidores como Chile, Australia o Nueva Zelanda por lo que las negociaciones que se pretenden abordar con China y Turquía buscan poner al país “al mismo nivel del resto”.

En ese caso, el experto entiende que Uruguay debería plantarse la posibilidad de ingresar a mega acuerdos comerciales como podrían ser la Asociación Transatlántica para el Comercio y la Inversión (TTIP, por sus siglas en inglés) o la RCEP. “Son acuerdos que cuando uno se suma, por ejemplo en el caso del RCEP, estamos prácticamente hablado de más del 40% de la economía global, uno da un salto a tener un mundo abierto en un período”, explicó. Y agregó: “Podríamos pegar un salto de lo que tenemos hoy de menos del 10% de acuerdos comerciales con países a casi el 50% de países, independientemente de iniciar las negociaciones con China y Turquía”.

También sería beneficioso en el tema tiempos ya que, según Oleggini, en esos acuerdos se podría llegar a lograr una “liberación del comercio mucho más inmediata que en la negociación bilateral” que podría hacerse con China o Turquía. “Con un tratado de estos estamos pegando un salto a la modernidad mucho más rápido que con un TLC con China y con Turquía”, expresó.

De todas formas, alertó que una desventaja de incorporarse a estos mega acuerdos sería el poco margen negociador que tendría Uruguay. “Cuando yo me subo a un tratado de estos ya está hecho entonces tengo prácticamente nula capacidad de negociación en muchos temas, podría llegar a negociar liberalización comercial”, dijo.

Y agregó: “Acá todo el mundo habla de los aranceles pero en el mundo ya para la mayoría de los países el obstáculo más grande no solo los aranceles. En estos tratados se tocan temas de última generación como el comercio digital, las cadenas productivas y la inteligencia artificial. Va mucho más allá de lo que nosotros tenemos en mente en los típicos tratados tradicionales en los cuales nos bajamos aranceles de un lado y del otro”.

Otro de los puntos que destacó Oleggini fue la necesidad que tiene Uruguay de aumentar su capacidad de producción. “Los principales sectores del Uruguay tienen que tener la capacidad de, en cuatro o cinco años, duplicar su producción”, dijo y puntualizó: “Hay que diseñar una nueva estrategia de promoción comercial. Uruguay XXI debe reformular su estrategia de promoción comercial y que sea muchísimo más agresiva”.

Por otro lado, el economista Gabriel Oddone sostuvo que la incorporación de Uruguay a una alianza comercial de varios países sería un camino “más precavido” que el de realizar un acuerdo bilateral, por ejemplo, con China.

“Ingresar a la Alianza del Pacífico que ya tiene tratados comerciales abiertos con Asia y con América del Norte me parecería un camino más protegido o más cuidadoso y con menos flancos desde el punto de vista político que este camino que en principio parece insinuarse con China”, explicó.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...