Cargando...
Lacalle Pou dijo que el Mercosur "no debe ser un lastre" y Fernández le contestó que Argentina no es "lastre de nadie"

Nacional > REUNIÓN VIRTUAL DEL MERCOSUR

"Uruguay pretende avanzar con otros países y eso no significa violentar la idea del consenso", le contestó Lacalle a Fernández

El presidente Luis Lacalle Pou participa de la cumbre virtual del Mercosur

Tiempo de lectura: -'

08 de julio de 2021 a las 11:37

Una nueva cumbre del Mercosur reunió de forma virtual –una vez más, debido a la pandemia– a los presidentes Luis Lacalle Pou, el argentino Alberto Fernández, el brasileño Jair Bolsonaro y el paraguayo Mario Abdo Benítez para discutir, entre otros temas, la flexibilización del bloque –como planteó hace algunas instancias el gobierno uruguayo–, las posibles bajas de aranceles, así como también los eventuales acuerdos comerciales que el país consiga por fuera del Mercosur –posición que rechaza Argentina–. 

Ante la decisión de Argentina de no pasar las intervenciones de los socios, Presidencia comenzó a transmitir en su web el discurso, pero no funcionó el audio y se dio de baja el vivo. Después de unos minutos, el problema fue solucionado y el presidente expresó que Uruguay puede negociar con otros países sin que eso signifique "vulnerar" o "violentar" la idea del "consenso" planteada por el argentino Alberto Fernández.

“Uruguay cree en la regla del consenso, así ha actuado y vamos a respetar el reordenamiento jurídico vigente del Mercosur. Al amparo de ese ordenamiento jurídico es que hemos comunicado que Uruguay pretende avanzar en acuerdos con otros países y esto no significa violentar la regla del consenso”, explicó.

"Nuestro país tiene vocación de integración. Este lugar del mundo fue región antes de ser Mercosur y teniendo procesos bilaterales y después multilaterales empezamos a cooperar entre nuestras naciones”, agregó.

Durante su intervención, el presidente aseguró tener "vocación aperturista" e interés en llegar a acuerdos con la Unión Europea. "Lo hemos dicho más de una vez, los intentos frustrados generan escepticismo y desconfianza”, apuntó.

Si bien dijo compartir la idea del presidente Fernández acerca de promover un Mercosur "más productivista y que dé trabajo", marcó sus diferencias en la "estrategia" y en la intención de formar "acuerdos" con otros países que no sean miembros.

“Por eso, amigo presidente, con un concepto mercosuriano, le queremos informar que hacia allá va Uruguay. Ojalá vayamos todos juntos, pero lo que está claro es que hacia allá vamos”, respondió a Fernández.

El mandatario argentino, por su parte, inició el encuentro con un mensaje destinado a "transformar" la región para generar trabajo, pero sin salir de los lineamientos planteados en la "columna vertebral" que fundó el Mercosur. "Creemos que es a través de más integración regional y no a través de menos que estaremos en mejores condiciones de producir, comerciar, negociar y competir. El ejercicio de la presidencia pro témpore de Argentina reafirmó el compromiso de recorrer una integración que promueva el desarrollo económico y social, la erradicación del hambre, la pobreza y la mejora de la calidad de vida de nuestros pueblos. Durante este semestre, se continuó promoviendo la dimensión social y política del Mercosur. Destaco principalmente el trabajo de desarrollo en las comunidades residentes en áreas fronterizas, (...) primordial en el proceso de integración".

En el Mercosur –ese acuerdo entre Argentina, Brasil, Uruguay y Paraguay que definió como "plataforma indispensable" para crecer regionalmente– existe aún la "necesidad de fortalecer la integración física entre nuestros países, que es otra deuda que tenemos pendientes", detalló.

"Estoy seguro que no hay Mercosur sin pueblos y un oído atento al mundo, social y productivo regional. La integración es una palabra hueca si no se hace eco del drama de la pobreza, la desocupación, la falta de oportunidades laborales y la precarización productiva", prosiguió y agregó que, bajo la presidencia, Argentina enfrentó los "grandes desafíos" de la "compleja coyuntura" actual.

Durante ese período, subrayó, el compromiso argentino se enfocó en la "búsqueda del consenso", que, dijo, evita que se "perjudiquen" a los miembros. "Es la columna vertebral constitutiva del Mercosur, que es respetar el ADN de nuestro bloque. Creemos que no podemos resignar este principio", dijo en referencia a la posibilidad de abrir el bloque.

"No podemos olvidar esas reglas en un contexto global de gran incertidumbre, de disputas comerciales que se viven en el mundo entero y de una cruda competencia por posicionarse en la vanguardia de la tecnología y la producción industrial", precisó.

"La propuesta que Argentina acercó a la mesa se fundamenta en la búsqueda de mayor competitividad para el sector productivo. (...) Toma especialmente en cuenta los enfoques de los sectores productivos del Mercosur, sus aportes, reflexiones y sus genuinas preocupaciones ante un mundo más proteccionista y comercialmente más agresivo", agregó.

Y continúo: "Es importante honrar los contratos fundacionales que firmamos. (...) Es el compromiso inalterable que la República Argentina tendrá frente a este hogar regional que hemos construido hace tres décadas. Nos están mirando nuestros pueblos en un momento histórico, donde las divisiones de América Latina solo pueden fomentar debilidad, fragmentación, polarización y fisuras de proyectos grandes y generosos. Solos alimentaremos el espejismo de una vana prosperidad, (pero) unidos podemos consolidar un Mercosur creativo, que avanza de la mano de sus pueblos  y no se corta solo imponiendo visiones unilaterales.

Fernández finalizó su discurso afirmando que "nadie (por ningún país) se salva solo", en respuesta a los dichos de Lacalle Pou en una entrevista de hace algunas semanas donde pidió que lo dejen "ir solo". A continuación, Brasil asumió la presidencia y Casa Rosada, que emitía la cumbre en vivo, cortó la transmisión, ya que cada país lo hace a través de sus redes oficiales.

"Queremos un Mercosur de resultados", enfatizó Bolsonaro.

"No podemos patinar en la consecución de los objetivos" y en la "conquista de nuevos mercados", sentenció y aclaró que, bajo su presidencia, aspirará a redoblar "esfuerzos" para "modernizar" la economía y sociedad de Brasil, siempre y cuando sus socios sean "compañeros" en el recorrido.

Decidido en apostar a la "conquista de nuevos mercados", que, según cree, motivará en buena parte la eliminación de impuestos, el mandatario brasileño manifestó que "el Mercosur precisa mostrar su valor con su entrega a la población para la conquista de nuevos mercados" y que el "consenso" limita su potencial.

"No podemos dejar que el Mercosur siga siendo sinónimo de ineficiencia, desperdicio de oportunidades y restricciones comerciales. Brasil prioriza modernización de agenda económica y persistirá en ese camino en ejercicio de la Presidencia", insistió.

De forma irónica, el presidente se refirió a la final de la Copa América del próximo sábado y dijo que esa era la "única rivalidad" entre ambos países. "La única rivalidad que tenemos con Argentina es la del sábado en Maracaná. Le vamos a ganar 5 a 0".

"En nuestra presidencia continuaremos trabajando en los valores del bloque asociados a la apertura y a la mejor integración de las economías regionales e internacionales. Será la mejor manera de honrar los 30 años del Mercosur", finalizó.

El paraguayo Mario Abdo Benítez, por su parte, llamó a "seguir trabajando de forma equilibrada" teniendo como índice la "visión" y el "trabajo" regional.

"Nuestro desafío es continuar" con estrategias que "nos ayuden a continuar avanzando juntos, basados en el diálogo entre nosotros, con medidas y decisiones tal vez más dinámicas".

"Estoy seguro que vamos a encontrar esa vía que nos permita avanzar juntos. Paraguay ve al Mercosur integrado por cuatro miembros, más todos los que vienen a sumarse, no un Mercosur de tres o de dos. No quiero que al terminar esta cumbre la percepción sea de que hubo un retroceso", sentenció.

Abdo Benítez, aunque no señaló específicamente estar de acuerdo con Fernández, se mostró cercano a su postura al concluir que los países están "obligados" al consenso. "Estamos obligados a alcanzar los consensos", dijo y resaltó como "importante" el hecho de que Paraguay lograra un "avance significativo en obras con una visión integracionista".

Es "necesario" continuar coordinando el "relacionamiento externo" de "manera activa", expresó el mandatario de Paraguay y reiteró, sin dar demasiados detalles, que su gobierno cuenta con una "hoja de ruta clara" en ese sentido.

"En la medida que logremos una real integración física, también a través de inversiones y culminación de obras, no cabe duda que estaremos más cerca de ese compromiso de generar oportunidades y del progreso", afirmó.

Aunque desde la cancillería uruguaya aspiraban a lograr un mayor avance en la propuesta de "flexibilización" –presentada en conjunto con Brasil con el fin de habilitar a negociar tratados o preferencias arancelarias con terceros sin tener que esperar por el aval del resto de los socios– las respuestas de Argentina y Paraguay dejaron en la previa "poco avance" y obligaron a que el gobierno destine sus últimas esperanzas al rol que de Brasil al asumir la conducción del Mercosur.

En marzo de este año, en el marco del 30º aniversario del inicio del bloque, Lacalle Pou manifestó su intención de "abrir" el mercado y dijo no estar "dispuesto" a que sea un "corsé" sin movilidad para Uruguay.

(El Mercosur) no debe ser un lastre. No estamos dispuestos a que sea un corsé en el cual nuestro país no se pueda mover, por eso hemos hablado de flexibilización”, dijo en ese entonces.

El mandatario participará de la reunión luego de que la cancillería Argentina se pronunciara en contra de la postura uruguaya, pues considera que supone un incumplimiento al Tratado de Asunción, el documento fundacional del bloque firmado en 1991 por los países miembros.

"Uruguay incumple con el artículo primero del Tratado, en lo que se refiere a contar con una política comercial común con respecto a terceros”, consideró la cartera encabezada por Felipe Solá. 

Por su parte, Fernández, en representación de Argentina, le contestó: “Terminemos con esas ideas que ayudan tan poco a la unidad en un momento en que la unidad tanto nos importa. No queremos ser lastre de nadie. Si somos un lastre que tomen otro barco, pero lastre no somos de nadie”.

Comentarios

Espacio habilitado solo para suscriptores. Suscribite y viví la experiencia más completa de información.

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...