Mundo > Solidaridad

La protesta contra el racismo da la vuelta al mundo y recuerda a Floyd y también a Trump

Tel Aviv, Liverpool, Barcelona, París, Estambul. Así rechaza el mundo el racismo y la brutalidad policial.

Tiempo de lectura: -'

02 de junio de 2020 a las 19:15

La reacción mundial a la muerte de George Floyd  —un hombre negro de 46 años, víctima de una desmedida y letal acción policial en Minneapolis, una ciudad de aparente semblante liberal en las orillas del Misisipi— se ha propagado a una velocidad muy superior a la del virus que ha tenido confinado al mundo en este año 2020. 

Atizada por la respuesta del hombre —Donald Trump— que dirige al país más poderoso del mundo, la protesta de la que nadie duda que surgió en Estados Unidos se replica en Barcelona y en Estambul, en canchas del reiniciado fútbol alemán, en Liverpool y en París, también en India, Holanda y en la lejana y apacible Nueva Zelanda.

Se protesta en homenaje a Floyd y contra el racismo. Se protesta en homenaje a Floyd y contra la "brutalidad policial". Y Donald Trump se lleva su buena parte.

El ministro de Relaciones Exteriores Alemán, Heiko Maas, consideró que las protestas son "más que legítimas" y expresó su deseo de que provoquen un cambio en Estados Unidos. El jefe de la diplomacia europea, el español Josep Borrell, dijo que los 27 países del bloque estaban consternados y el vocero del ministerio de Relaciones Exteriores de China, Zhao Lijian, poniendo sal en la herida abierta con Washington, afirmó que el "racismo contra las minorías étnicas en Estados Unidos es una enfermedad crónica".

Por el caso Floyd y los comentarios —es un decir— de Donald Trump, se distancian Facebook y Twitter; se pronuncian líderes de la industria musical y del deporte  —como Michael Jordan, antesreservado, y el golfista Tiger Wood— y hasta la poderosa FIFA, con sus propias leyes, dice comprender  "la profundidad de los sentimientos y las preocupaciones exprimidas por varios futbolistas tras las circunstancias trágicas del caso George Floyd" para permitir que los jugadores expresen esos sentimientos. También la Premier League inglesa suspenderá cualquier tipo de sanción si el rechazo al racismo se hace de forma pacífica.

Las calles, plazas y parques del mundo, abandonadas por meses, son ahora el centro del encuentro para expresar el repudio mundial al virus racista, que sí, surge de Estados Unidos, pero tiene asidero en otros escenarios.

Redención en Liverpool

Frente a las instituciones cívicas de esta ciudad inglesa, los manifestantes, puños en alto, rodillas en suelo, testimonian su rechazo al racismo.

Tel Aviv: vidas que importan

Todos jóvenes; todos con tapabocas aunque hablan; todos blancos, porque la causa anula las diferencias.

En una calle de Estambul

En esta ciudad turca, un puñado de jóvenes ejerce como puede la protesta contra el racismo.

Guardando las distancias

En La Haya, sin olvidar que el otro virus está al acecho, los manifestantes, ordenados y pacíficos, expresan su solidaridad por la muerte de George Floyd  Floyd. El nuevo racismo es negar que existe.

Las reglas de Trump

En India, que Trump visitó el pasado febrero, cuando la pandemia ya hacía estragos en medio mundo, recordaron al mandatario en una simbólica protesta.

El "gol" de Sancho

El mediocampista Jordan Sancho celebra una anotación de su equipo el Borussia Dormunt y muestra su camiseta pidiendo justicia por George Floyd,

Paren

En Australia, más que la multitud, todo se resume en un cartel: paren, detengan, condenen...la brutalidad policial.

Barcelona en inglés

Sobre un pedazo de cartón rudimentario, la palabra black, y quien lo sujeta, grita un no, quizás, que suena universal.

Autodefensa

Detrás de dos telas, un montón de cabezas, algunas gachas, que caminan detrás de ese llamado a la defensa, mientras exigen justicia y paz.

Racismo policial

En Nueva Zelanda, un país alabado por su combate sereno y efectivo al coronavirus, una mujer con sombrero, ojos tan azules como su remera, esgrime un letrero que demanda el fin del racismo policial, que golpea más a los negros como George Floyd.

Black Out Tuesday

Jugadores, equipos y ligas deportivas de Estados Unidos se unieron este martes a la campaña "Black Out Tuesday" en solidaridad con las protestas contra el racismo y la brutalidad policial que se han extendido por Estados Unidos a raíz del crimen de George Floyd.
Los basquetbolistas Lebron James y Stephen Curry, los mariscales de campo de la NFL Tom Brady y Drew Brees y las tenistas Sloane Stephens y Coco Gauff, entre muchas otras estrellas del deporte, publicaron una pantalla negra en sus redes sociales, símbolo de la campaña, con algunos incluyendo el lema 'Black Lives Matter' (Las vidas de las personas negras importan).
La campaña fue ideada por las ejecutivas de la industria musical Jamila Thomas y Brianna Agyemang y después se fueron sumando sellos discográficos, productoras, artistas y celebridades hasta convertirse este martes en un fenómeno en redes sociales como Instagram y Twitter
AFP.
 
 
 
 
REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...