22 de mayo 2024
Dólar
Compra 37,05 Venta 39,45
8 de abril 2022 - 20:54hs

Por Luis Romero Álvarez (fms.com.uy), especial para El Observador

Este tema (el de la reforma de la seguridad social) se nos vino encima a los uruguayos. Hace rato que autoridades gubernamentales de anteriores gobiernos dijeron que se precisaba una reforma, pero el tema quedo allí... no tuvieron el coraje necesario para poner malas noticias sobre la mesa.

Incluso crearon modificaciones al régimen que facilitaron jubilaciones sin aportes y con base en testigos, como ya se había dejado de hacer para bien del sistema.

Más noticias

Ahora el Banco de Previsión Social (BPS) nos lleva a los uruguayos siete puntos del IVA altísimo que pagamos más todo el Impuesto a la Asistencia de la Seguridad Social (IASS) –más de US$ 300 millones más unos US$ 500 millones de rentas generales– y para peor con tendencia creciente. Todo un combo injusto, porque en Uruguay la pobreza está concentrada en jóvenes y niños y no en viejos.

Ahora, dentro del sistema, no todos los jubilados están razonablemente bien; los jubilados como productores rurales que aportaron una vida entera por sí y por sus trabajadores reciben jubilaciones que no se pueden ni mencionar por lo minúsculas.

Y además el problema no es solo del BPS, las cajas como la Profesional están al borde del precipicio: al ritmo que va, luego de 2024 no podrá cumplir con los derechos adquiridos… las anteriores administraciones de esta caja lo vieron venir, pero siguieron adelante con cara de “yo no fui” mientras cobraban sueldos de novela (el gerente general $ 650 mil más bonos por metas facilongas que son del 25% y que llevan ese salario a $ 845 mil).

Vale decir que la debacle de la Caja Profesional comenzó con el Impuesto a la Renta de las Personas Físicas (IRPF), seguido del Fondo de Solidaridad (cuyo valor actual neto es más que pagar una carrera privada), más su adicional, más el Fondo Nacional de Salud (Fonasa)… claramente frente a tantas cargas sobre el mismo ingreso, muchos profesionales se vieron forzados a declararse sin actividad o rebajarse a la segunda categoría para aportar menos y mantener su firma habilitada.

Ahora las nuevas autoridades han tomado el toro por las guampas y propuesto acciones sensatas para revertir la situación que deben tratarse e instrumentarse sin demora, por ejemplo: aportes según ingresos reales, extensión de años trabajados para acceder a jubilación, jubilaciones parciales, ampliación de la base de aportantes, recupero de adeudos, rebaja de gastos de funcionamiento, etcétera, etcétera.

Estas mismas ideas valen para el BPS y para otras cajas independientes que también reclaman que lo que sus miembros aportan al BPS en realidad vaya para sus respectivas cajas donde son cotizantes.

Por suerte este gobierno no está barriendo estos temas bajo la alfombra (¡de nuevo!).

Es cierto que los sistemas jubilatorios enfrentan problemas en el mundo entero por la bendición del aumento de la expectativa de vida (un mes por año). Incluso algunos colectivos que no se enfrentan a trabajos físicamente exigentes como los profesionales, tienen una expectativa de vida de cinco o seis años superior al 75/76 años de la población en general. Estas realidades deben ser tomadas en cuenta a la hora de corregir la insostenible situación.

Se creó una comisión sobre el tema de seguridad social dirigida por el doctor (Rodolfo) Saldain (reconocida autoridad en el tema). En la comisión participaron técnicos de todos los partidos, pero la oposición en vez de seguir trabajando para lograr soluciones por consenso volvió a poner cara de “yo no fui” y a prepararse para criticar todo.

Así no vale la pena pedirle diálogo al gobierno como ha hecho la oposición, porque parece una búsqueda de robar cámara para luego tener tema para criticar desde la vereda de enfrente.

Bien de nuevo por el gobierno, que asume su responsabilidad para atender y resolver estos asuntos, aunque tenga que dar malas noticias que simplemente son equivalentes a decir la verdad.

Para la gente de buena fe de este país, no así para los sabandijas, esto merece reconocimiento y gratitud.

Temas:

Luis Romero Álvarez Reforma de la seguridad social bps

Seguí leyendo

Te Puede Interesar