21 de mayo 2024
Dólar
Compra 37,05 Venta 39,45
16 de julio 2023 - 5:00hs

Barbie es un ícono de moda. Siempre lo fue. Jugar con una muñeca implicaba en algún momento vestirla, desvestirla y volverla a vestir. Combinar prendas y accesorios e incluso diseñar sus propios vestuarios, fue para muchas infancias el primer acercamiento a un uso de la ropa como herramienta de expresividad. También fue musa inspiradora de firmas como Yves Saint Laurent, Hermès o Jeremy Scott.

Ahora, el estreno internacional de la película dirigida por Greta Gerwig y protagonizada por Margot Robbie toca una fibra emocional en muchas generaciones de mujeres, y hombres, que jugaron con ella durante más de seis décadas o quienes siempre desearon tener una (seamos sinceros, no era la muñeca más accesible del mercado latinoamericano).

La muñeca se convirtió en un estándar aspiracional para una generación que creció con un único modelo hegemónico: rubia, blanca y espigada. Hasta que en 2016 comenzó a incluir diferentes tipos de cuerpos y tonos de piel. Ahora, la película promete dar un giro a la narrativa tradicional de Barbie con una historia más inclusiva e, incluso, feminista de una muñeca que en palabras de su protagonista "ha permitido a las niñas imaginarse a sí mismos en roles de aspiración de princesa a presidenta".

El live action de Barbie también llegó despertar esa sensación casi infantil, en el mejor sentido de la palabra, de que vestirse también puede ser divertido.

La vida en rosa 

La vida en Barbie Land es rosa. En las filas de fanáticos que esperan para ingresar a la premier de la película, también.

Ya lo había anticipado el diseñador Pierpaolo Piccioli para Valentino en la colección otoño/invierno 2022, en la que mostró 48 looks monocromáticos en fucsia –un tono creado especialmente en colaboración con Pantone conocido como Pink PP– como un resurgir en un mundo pospandémico.

Ahora la Barbie de Gerwig se vuelve a apropiar de un color que, al igual que la muñeca, para muchos significó un modelo de femineidad unívoco y conservador durante décadas (aquello de que las nenas usan rosado y los varones celeste sigue vigente, basta con una mirada a la sección infantil de casi cualquier tienda de ropa). En Barbie, Gerwig y Robbie despejan esa confusión llanamente: no hay cantidad de rosado que las haga menos feministas.

Durante toda la gira promocional de la película  –al menos hasta este jueves, cuando los actores de Hollywood comenzaron una histórica huelga– Margot Robbie recorrió desde Seúl a México con prendas que hacen referencia a las diferentes colecciones de Barbie pero con la firma de marcas como Bottega Veneta, Valentino Prada, Schiaparelli, Versace o Chanel con la mano de Andrew Mukamal, el estilista con el que trabaja desde comienzos de 2023 y que incluye una amplia lista de clientas como Zöe Kravitz o Billie Eilish.

Un recorrido que la llevó esta semana a la premier europea de Barbie con un modelo firmado por Vivienne Westwood que replicaba el estilo de la Enchanted Evening Barbie, una edición para coleccionistas de 1960. Un vestido de satén rosado con una estola blanca de piel sintética alrededor de los hombros y una flor en la cintura de la que sale una cola drapeada. Un look que completó con una gargantilla de tres hileras de perlas, caravanas a juego, guantes rosa y zapatos transparentes. Y, claro, el pelo rubio recogido hacia atrás.

JUSTIN TALLIS / AFP

La obsesión por la estética rosa y pastel de Barbie alcanzó a celebridades como Megan Fox, Kim Kardashian y su hermana Kylie Jenner, Hailey Bieber o Dua Lipa, Karol G o Lizzo, que se entregaron a la tendencia.

También se trató de una campaña de marketing que llevó la estética de la muñeca a marcas de ropa, maquillaje y accesorios. Desde Forever 21 a la firma Balmain, incluso Zara anunció recientemente que lanzará una colaboración con Barbie.

Barbie vestuarista

La encargada de recrear el vestuario de Barbie en la película fue Jacqueline Durran, ganadora de un Oscar por vestir la adaptación de Mujercitas de 2019 también dirigida por Gerwig. "Si necesitabas que algo pareciera Barbie al instante, con el rosa lo tienes hecho", comentó en una entrevista con Vogue.

El secreto, según la diseñadora de vestuario, es “vestirla de arriba abajo para el trabajo o la tarea que tiene por delante”. Tal y como lo hicieron niñas y niños durante décadas. Una máxima que acompañará también la evolución del personaje a lo largo de la película: “Barbie siempre está idealizada, así que, a través del vestuario, damos a cada personaje el look de Barbie más perfecto y definitivo para el momento de la historia en el que se encuentra”.

Warner Bros.

Durran se refirió además al significado social de Barbie y la mirada de la directora: “Antes de empezar a trabajar en la película, no me había dado cuenta de lo que dice Greta, que Barbie era revolucionaria porque era la primera vez que las niñas empezaban a jugar con alguien que tenía poder de decisión y hacía cosas, en lugar de con un bebé". 

Ella fue una de las personas que se sumergió en una investigación exhaustiva de todas las versiones de la muñeca en más de 60 años y en la entrevista con el medio de moda sostuvo que “Barbie es una herramienta muy útil para analizar la feminidad desde diferentes puntos de vista: qué significa, quién la posee y a quién va dirigida”.

Come on, Barbie, let's go party

Si se busca el término barbiecore está en todos lados, en los reels de Instagram, Tik Tok o los títulos de los sitios de moda. En redes sociales hombres y mujeres se graban mientras preparan el outfit para el estreno de la película el próximo 20 de julio. Abundan tutoriales de maquillaje, referencias de moda rosa chicle y sugerencias de cómo lograr los looks de la muñeca con un presupuesto acotado. 

La obsesión por la estética de Barbie es una muestra más de la importancia del sentido lúdico de la moda. Nada alejado de los que preparan durante semanas para asistir a los festivales internacionales o quienes combinan prendas coloridas, brillantes y divertidas para cantar a los gritos en un concierto de Harry Styles, Taylor Swift o Lali en el Antel Arena. También, es una forma de sentirse parte de un fenómeno cultural. Como quien se pone la camiseta de su equipo para ir a la cancha.

Y no se trata de un fenómeno para niños y niñas. Es, más bien, una oportunidad de salir de los preconceptos de cómo debería vestir un adulto, para jugar con algo tan cotidiano como expresivo.

Barbie ha vuelto. Y si hay algo que podemos asegurar, antes de ver la película, es que vuelve a reivindicar la diversión (a cualquier edad).

Temas:

Barbie

Te Puede Interesar