Cargando...
Huellas de El Observador

El Observador 30 años > RECUERDOS DE EL OBSERVADOR

Las huellas que dejó la redacción

#ElObservador30años Las huellas  que dejó la redacción

Tiempo de lectura: -'

22 de octubre de 2021 a las 05:00

“¿Tu pasaje por el diario te marcó en algo? ¿En qué?”, fue la pregunta a extrabajadores de El Observador.

“El diario y su gente resultaron un lugar acogedor para mi retorno”

Mi llegada a  El Observador, a fines de 1995, coincidió con mi regreso a Uruguay luego de vivir 11 años en Buenos Aires donde trabajé en varios órganos de prensa. Fue una experiencia intensa y estimulante en un emprendimiento periodístico nuevo junto a numerosos colegas que recién empezaban y algunos pocos veteranos, entre los que me contaba. Trabajaban en el diario muchas mujeres. Se hacía periodismo y se conversaba sobre periodismo. El diario y su gente resultaron un lugar acogedor para mi retorno. Guardo entrañables recuerdos de muchísimas personas en todos los sectores y tareas. En El Observador nacieron amistades para toda la vida.

Margarita Michelini Delle Piane
Periodista - 1995 a 2002

Ejercer un periodismo completo e independiente

El Observador me permitió ejercer el periodismo de la forma más completa e independiente, dentro de los límites del propio formato de diario. En cada medio en el que trabajé siempre obtuve algo a cambio, sobre todo en materia de formación y en ello el diario fue determinante. Me permitió afianzarme y comprobar que se puede ejercer esta profesión, pese a las enormes limitaciones con las que nos toca jugar

Renzo Rosello
Periodista - 1994 - 1999

“En El Observador me recibí de periodista”

En el diario El Observador me recibí de periodista. En lo académico me recibí en el 2002, pero en lo laboral, El Observador me hizo profesional como periodista. El Observador me marcó en muchos sentidos, y además de enseñarme una forma de hacer periodismo (la mejor, creo, y tal vez la única: profesional e independiente) me dio una cantidad de amigos y ejemplos de vida que me acompañarán para siempre. Me dio la amistad y el recuerdo eterno de Claudio Romanoff, un maestro. El Observador seguirá siendo mi casa siempre.

Pablo Solari
Periodista - 2004-2012

La calidez y el trabajo en equipo

Siempre recuerdo a El Observador como uno de los mejores lugares para trabajar. En mi experiencia, a pesar de que mi pasaje fue breve, llevo siempre conmigo la enseñanza de mis editores Gonzalo Ferreira y Natalia Roba, sobre cómo abordar un tema de forma responsable, plural y profesional. La importancia de ser metodológico, prestar atención y a pesar de estar siempre contrarreloj, ser cauto y estar seguro de la veracidad de la información que uno da. Todo eso, combinado con la calidez del grupo humano, el trabajo en equipo y el compañerismo siempre como uno de los pilares del trabajo, hacen que conserve siempre un grato recuerdo sobre mi paso por el diario.

Anabella Aparicio
Periodista - 2013-2015

La especialización y los maestros de la profesión

El Observador me marcó a tal punto que entré como periodista general para la web y me fui a El País como periodista especializado en economía y finanzas, labor que sigo desarrollando hasta hoy. Si algo caracterizó a El Observador fue el tener personas que realmente sabían y transmitían periodismo, verdaderos maestros de profesión y sobre todo humildes al punto de permitir que cualquiera que recién empezaba pudiera sentarse a hablar o incluso animarse a discutirles aspectos del trabajo diario. Gabriel Pereyra, Claudio Romanoff, Eduardo Preve, Lincoln Maiztegui, Miguel Arregui, Alejandro Nogueira, Denis Dutra, Antonio Juambeltz, María Laura Rodríguez, Simón Gómez, en mayor o menor medida me marcaron y dejaron enseñanzas. También fotógrafos como Marcelo Casacuberta, Matilde Campodónico, Pablo La Rosa o Andrés Cuenca, maquetadores, infografistas, etc. todos dejaron su huella.

Fabián Tiscornia
Periodista - 2004 a 2006

“Un lugar de trabajo puede ser un gran encuentro de amigos”

Me marcó en todo. En mi forma de ser periodista pero también en comprobar que un lugar de trabajo puede ser un gran encuentro de amigos. Y en reafirmar la idea de que para ser jefe no hace falta gritar.

Paula Scorza
Periodista y editora - 2008-2021

“Influyó de forma directa en mi forma de pensar, de escribir, de conocer la realidad”

Mi pasaje de una década por el diario me marcó profundamente. Hice un montón de amigos para toda la vida e influyó de forma directa en mi forma de pensar, de escribir, de conocer la realidad nacional (en los 19 departamentos) e internacional (viajé y conocí sitios impensados gracias al diario). 

Valentín Trujillo 
Periodista   2005-2015, hoy es director de la biblioteca nacional

Archivo de la redacción

“El Observador me dio, además, una familia”

Quiero detenerme en el momento que marcó mi vida como periodista. Fue un mediodía a mediados de agosto de 1991, cuando entré por primera vez a la vieja casona de la calle Ituzaingó, frente a la Plaza Matriz. Era un edificio en obras, con andamios, albañiles haciendo las últimas terminaciones y electricistas instalando cables para teléfonos y computadoras. Allí me recibió Álvaro Amoretti, que me presentó a Ricardo Peirano. Fue el inicio de una relación profesional que duró 15 años, y personal que conservo hasta hoy. El Observador me dio, además, una familia. En su redacción conocí a mi esposa, con la que tengo dos hijos que nacieron durante mi época en el diario. Nunca me arrepentí de haber cruzado la puerta de la vieja casona de la calle Ituzaingó. Hoy cierro los ojos y esa imagen se me aparece con otra entrañable, el amanecer del 22 de octubre de 1991 recibiendo en la imprenta la primera edición de El Observador

Carlos Ríos
Periodista y editor   1991-2006

Un grupo divertido para que cada día sea una aventura

Recuerdo muchísimas coberturas. Pero sobre todo lo que recuerdo son los after hour que hacíamos en los que íbamos a “tirar unos pasos”. Para hacer un diario se  requiere de buenos periodistas pero también de un grupo humano comprometido y divertido en el que todos los días sean una aventura diferente. 

Javier Benech
Periodista  2007-2008

“Libertad para experimentar”

Una de las cosas que más me gustó de trabajar en el diario El Observador fue la libertad para experimentar que se nos daba. Fue el primer medio del Uruguay en tener un editor de Redes Sociales, algo que para 2013 era una rareza. El área de redes sociales abrió el diario a más gente y me hizo darme cuenta de lo mucho que se podía hacer permitiendo a gente de otros espacios “entrar” de forma virtual o presencial a la redacción y relacionarse con ella. Para mí, ahí hay dos hitos que corresponden a un mismo aspecto: fuimos el primer diario en armar una serie de conciertos en plena jornada laboral (el primer ciclo Música en Redacción hecho en 2014 que produje y para el que seleccioné y entrevisté a los músicos) y el experimento con preguntas de la audiencia, que hicimos durante 2015. Allí recibimos preguntas y propuestas de cosas a cubrir por parte de los lectores (más de 600 en dos meses) a través de nuestra web y nuestras redes, luego los lectores votaron en nuestra página las favoritas y de ahí salieron unas diez historias. Ocho de ellas estuvieron entre las 10 más leídas del día y cinco fueron las mas leídas. Fueron lindas experiencias de apertura a un público que necesita a los medios mas cerca que nunca. 

Sebastián Auyanet
Periodista 2011-2018

Archivo de la redacción

La apuesta a la infografía

El diario apostó a marcar un antes y un después en la manera de presentar las noticias o los temas. Un tremendo equipo de periodistas y de fotógrafos. Compañeros con mucha experiencia en medios: diseñadores, ilustradores, armadores, correctores. Y dentro de esa manera había un nuevo lenguaje informativo al que apostar: la infografía. Ningún medio del Uruguay se dedicaba a este lenguaje. Esta es la parte que me compete personalmente. Mi eterno agradecimiento a Quique Roibal, quien propuso que fuera yo quien hiciera las infografías por “saber dibujar y utilizar los programas”, y al director Peirano por confiar y dejarme crear libremente. Comencé sin ningún tipo de referencia más que saber que había que ilustrar los temas y las noticias. 

Oscar Laguarda  

Infografista  1991 a 1994

“Vivan los periodistas, viva su pasión y su inconformismo”

Empecé a trabajar muy temprano, con 17 años, como telemarketer. A los 20 me ofrecieron ser telefonista en El Observador y fue una buena oportunidad para mí. El diario estaba en la calle Soriano en esa época. Las telefonistas eran Moni y Elsa. Eran unas cracks. Manejar la centralita de un diario y hacer llamadas -miles de llamadas en aquella época- tomar recados, recibir paquetes, atender gente, todo hacían y con una sonrisa. Fueron generosas conmigo, muy buenas compañeras.De quién me hice amiga y hasta hoy mantengo una amistad es con todo el grupo de fotógrafos. Eran sensacionales. El diario marcó un mojón con su concepto de la fotografía; nada fue igual después de aquellas tapas, aquellas fotos a gran tamaño. Eran periodistas. Muchas veces las fotos y las tapas de El Observador eran el comentario del día. Eso no había pasado nunca antes.   El diario era joven y eso se palpaba. 
Ricardo estuvo abierto a la innovación y a estar pendiente de lo que se hacía en otros países y eso siempre es bueno. El Observador ha tenido sus avatares, pero solo hay una cosa para decir: vivan los periodistas, viva su pasión y su inconformismo. A los del diario y a todos los periodistas uruguayos, que la tienen brava pero siguen informando pese a los bajos sueldos y al pluriempleo, felicitaciones. Por muchos años más, y gracias por tanto.

Adela Dubra  

Telefonista - 1994. Hoy directora del Sodre

Un estímulo a la creatividad

Me estimuló la creatividad y me permitió estar rodeado de mucha gente. Eso me marcó socialmente  de manera positiva. También me marcó la “violencia” diaria que se provoca a veces por el propio trajín de correr todo el tiempo para llegar en hora

Marcelo Morillas  

Diseñador 1993-2020

*Este artículo forma parte de la edición especial 30 años de El Observador.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...