Rugby > ENTREVISTA

Liga profesional, cambios en la eliminatoria: el rugby que se viene después del Mundial

Sebastián Piñeyrúa, presidente de Sudamérica Rugby, dio detalles de la Liga Sudamericana, los cambios en la Américas Rugby Championship y cómo será la eliminatoria a 2023

Tiempo de lectura: -'

30 de agosto de 2019 a las 05:03

Los focos están puestos en el Mundial de Japón, que para Los Teros emepzará el 25 de setiembre enfrentando a Fiji. De hecho, este viernes jugarán su segundo de los tres partidos de despedida, ante Brasil en el Charrúa a las 19 horas, y tras ese partido el cuerpo técnico anunciará el plantel definitivo de 31 jugadores. 

Sin embargo, después del Mundial se avecina un mundo nuevo. La nueva Super Liga Profesional con las franquicias de Peñarol y Nacional, y varios cambios que se vendrán en el rugby de alta competencia uruguayo. De todo eso, y del legado de Los Teros en el Mundial, habló con Referí el presidente de Sudamérica Rugby y expresidente de la URU, Sebastián Piñeyrúa.

¿Qué grado de avance tiene la Super Liga Sudamericana?
Está aprobada tanto por World Rugby como por las uniones.Tiene fecha de inicio para febrero de 2020. Se hicieron todos los reglamentos y acuerdos de participación protocolares.

¿Ya hay empresa de televisación definida?
La Super Liga tiene objetivos muy claros y principales. El primero es fortalecer los seleccionados de toda la región, para tener competencia anual de nivel más adecuado, para tener mejores performances de los seleccionados. También retener y darle una oportunidad a jugadores de la región que empiezan a tener ambición de jugar al rugby profesional, para que se queden en sus propios países, o cerca, y no emigrar a otras ligas. El tercer objetivo es popularizar el deporte en la región, sobre todo en países en los que al rugby aún le falta mucho recorrido, como Brasil, Paraguay, Uruguay, Colombia o Chile, en los que aún la cantidad de jugadores no es suficiente para garantizar seleccionados de calidad o para cumplir con los planes de alto rendimiento que cada vez tienen más competencias. Son países que deben ampliar la base de jugadores, y la liga puede ser un vehículo para popularizar. En ese sentido estamos trabajando en modelos de broadcast. Lo que tratamos de buscar es que la liga tenga un broadcast central, y para eso hablamos con ESPN, que nos garantice que los partidos estén en toda la región. Pero también tenemos la intención que cada franquicia, cuando juega de local, pueda verse en tv abierta, o por un sistema de streaming que nos aseguren que pueda llegar a la mayor cantidad posible de personas, que esté al alcance de toda la población, para difundir, y que no solo encerrado en la tv para abonados. En eso se está trabajando, se está muy avanzado. Desde Sudamérica Rugby hemos hablado con el broadcast central para analizar dentro de cada territorio cuál es el medio, el canal, si es por tv abierta, para tener una llegada mayor.

¿En el caso de Uruguay sería Vera+?
Puede ser Vera+, puede ser la tv pública. Queremos que sea algo absolutamente masivo.

¿Cómo se financia? ¿Será autosustentable en el inicio o es una apuesta?
En este momento la Liga claramente es una apuesta de World Rugby, de los sponsors privados, del equity privado, de las uniones, en algunos casos de las instituciones de fútbol, que tienen intenciones de que sus clubes agreguen otro deporte. En estos primeros inicios es una apuesta, no se sabe qué tanto éxito puede tener. Nosotros somos optimistas, y estamos seguros que va a ser exitoso porque es una gran herramienta. Si bien en un principio hay lecturas de que puede generar impacto en las estructuras existentes de los países, estamos seguros que si se cumplen los objetivos planteados el deporte se va a popularizar, y lejos de ser una problema será una solución que haya más chicos jugando al rugby y que los clubes amateurs tengan más facilidades de captación. Para eso lo estamos haciendo. El potencial de crecimiento es enorme, hay muchos chicos que pueden verse involucrados. Va a ser todo positivo, y ahí pueden surgir mayores oportunidades comerciales.

¿Cuál será el presupuesto general?
En estas primeras ediciones la liga tendrá un presupuesto no menor a entre 5 y 6 millones de dólares, divididos en las diferentes franquicias. Cada una va a recibir una asistencia y también desarrollará su propio negocio. En eso se está trabajando, todos los países tienen modelos diferentes de acuerdo a sus propias realidades. Como es una liga con puntos en común, hay un acuerdo de participación muy detallado. Si bien cada país puede desarrollar su modelo, todo está dentro de un reglamento, con límites, responsabilidades.

¿En el caso de Uruguay, al Peñarol y Nacional participando con la marca pero no con dinero, cómo será la estructura de negocio? 
Va a recibir asistencia a través de las diferentes actores, Sudamérica, World Rugby, y también va a apelar a los recursos de sponsors globales y particulares, la vestimenta. La Unión está cerrando vehículos comerciales para poder generar fondos que no sean los que actualmente ya están destinados. Fondos nuevos, independientes, sociedades que exploten las marcas que van a tener las franquicias, comercializar los activos, los partidos, derechos de tv, camisetas, ticketing.

¿Cuáles son los próximos pasos?
La liga se va a lanzar en noviembre, cuando termine el mundial. Las franquicias van a empezar a contactar a los staffs y jugadores en forma más formal, lo que no quita que se pueda avanzar informalmente. Los vínculos se cerrarán en diciembre, para que el 3 de enero los planteles estén convocados y en febrero se pueda empezar.

¿Cómo se conformarán los planteles?
En ese acuerdo de participación, que se trabajó durante tres o cuatro meses y hoy tiene 250 páginas, uno de los anexos establece cómo deberían estar conformadas las franquicias, los límites de las uniones para formar los planteles. Sabemos la cantidad de jugadores con los que cuentan las propias uniones porque Daniel Hourcade ha estado trabajando con cada una en los planes de alto rendimiento, viendo cual es el material de alto rendimiento en cada país para asegurar un buen nivel deportivo. Se trabajó mucho con la UAR para cuidar el rugby amateur, porque el temor de algunos clubes era que esto los complicara. Va a ser muy respetuoso de los recursos de cada club, y estamos convencido que va a servir a todos para mejorar. 

¿Cómo será la participación de jugadores extranjeros? Se llegó a un acuerdo con Nueva Zelanda?
Cada franquicia tiene una cantidad limitada de jugadores de clubes argentinos, a los que se pueden agregar otros argentinos que hoy están en otros países. Esto no es armar algo para desarmar otra cosa, en este caso el rugby amateur. También se ha trabajado con World Rugby y la Asociación de jugadores del Pacifico. 
También a raíz de acuerdo de Brasil con Crusaders, se abrió una puerta para que vengan jugadores de la Mitre 10 Cup, que se juega a partir de agosto, jugadores que en el primer semestre emigran a otras ligas. Daniel se contactó con franquicias de Nueva Zelanda, y con agentes que manejen jugadores de esas ligas. Hay un par de listas con jugadores con ganas de venir a la liga, para poder reforzar los planteles.

¿Y cuántos jugadores nacionales habrá?
Más o menos los equipos van a tener planteles de entre 30 y 34 jugadores. Salvando alguna excepción de alguna franquicia que pueda necesitar ayuda, tendrán 50% de jugadores de la nacionales, o sea 17, 18 jugadores elegibles para el seleccionado de ese país. Después habrá cuatro de la UAR, más algunos otros argentinos no UAR que hoy juegan en otros países. A eso se sumarán otros isleños más esta opción de Nueva Zelanda. No quiere decir que todos lo vayan a hacer de la misma manera. Nosotros ponemos topes para no desequilibrar y que haya competencia. Argentina seguramente tenga un equipo mucho más basado en Jaguares XV, en lugar de preocuparse por salir a buscar jugadores de otras nacionalidades. En cambio Brasil, que tiene que armar 2 franquicias, está viendo cómo ubica a sus mejores jugadores y cómo completa con otras nacionalidades.

Uruguay tendrá entonces 35 jugadores involucrados aproximadamente, pero en estas semanas varios jugadores han renovado contrato con clubes de la MLR de EEUU. ¿Cómo se acompasa una cosa con la otra?
No hay que olvidar que el foco principal de la liga es preparar jugadores, fortalecer seleccionados de los países, que cada unión tenga más chicos disponibles en el alto nivel. En ese sentido hemos dado las directivas y fuimos claros que el proyecto de la URU, de Sudamérica Rugby, es la Super Liga que se va a jugar acá. Con los jugadores que estén en condiciones de firmar contratos vamos a hacer el esfuerzo, pero si hay otros chicos con otra expectativa de vida y ganas de renovar su vínculo con la MLR no vamos a salir a competir ni hacer una especie de subasta para pagarle más para que se queden. Esta liga la tomamos como algo propio, algo que creemos que nos va a llevar por el buen camino, mejorar el Alto Rendimiento de la Unión pero siempre preservando la salud económica del proyecto y sin hacer locuras. No somos un equipo de la Premier League. Además, si analizás los jugadores que han anunciado que han firmado en EEUU, quizás no todos sean jugadores que imaginemos que van a estar en el próximo mundial. Algunos sí. Eso es un proceso, una construcción pensando en cómo mejorar el seleccionado para ser competitivo en el próximo ciclo, no en 3 meses. Obviamente hay jugadores que están en sus últimos años en el seleccionado, por edad. Y esos jugadores pueden haber visto como mejor opción firmar en la MLR. Y están en todo su derecho en que lo hagan. Como apuesta al futuro estamos pensando en jugadores jóvenes, con proyección que puedan llegar a 2023.

¿Se puede pensar en una restricción al estilo Jaguares en Argentina?
Yo fui muy claro: nuestro proyecto es este. Yo no voy a hablar de restricciones, entiendo que Uruguay no se puede dar el lujo de hablar de restricciones. Pero es nuestro proyecto, vamos priorizar a los que están acá. Por cuestiones de fixture, para que cuando los los necesitemos los podamos tener, para que entrenan diariamente aquí. Y si mañana tenemos un partido de selección podamos armar rápidamente el equipo y prepararlos bien para jugar. En la medida que vas saliendo de ese circuito te podes ir alejando o no de estar en el seleccionado. No solo va  a depender de los que se vayan, sino de cómo se mantengan los que se quedan acá, de cómo se involucren. Seguramente esos vayan a tener más posibilidades.

En estos años hay jugadores que se fueron a Francia pero que por su nivel de juego siguieron siendo importantes para las selecciones.
Es una lectura puntual, por ahí si me pones un jugador como Agustín Ormaechea o Felipe Berchesi, claramente han tenido continuidad en selección. Han jugado afuera, no han perdido muchas oportunidade de estar siempre que han podido, pero si vas a otro tipo de jugadores no ha ocurrido tanto. Depende mucho del nivel y de la competencia que vaya surgiendo. Muchos chicos que han estado en selección, se han ido para afuera y no han sido tan importantes, otros chicos acá les han sacado el lugar.

O sea que se daría algo como lo de Argentina este año: a igualdad de rendimiento se priorizará el jugador que esté en Uruguay.
Es lógico, no es que se priorice, es una cuestión sencilla de sentido común y lógica, es una cuestión de plata, pasajes, inversión, disponibilidad, cantidad de tiempo, posibilidades de hablar, charlar, mejorar cosas. No es que se priorice por castigar sino que el entrenador se sienta más representado por el que tiene más cerquita, cuánto evoluciona, fijarse si está lesionado o no. Cosas que hacen que si esto funciona, los chicos adquieran un nivel bueno para el seleccionado.

¿Aún así podrá mantenerse la cifra de 17 jugadores locales?
Más bajo no será no porque habrá un mínimo de 4 o 5 jugadores menores de 21 por plantel. que van emergiendo de las m20, futuros talentos. En el caso de Uruguay serían 17 jugadores, 11 o 12 adultos más estos futuros. 

¿Ya se está contactando a esos jugadores?
Seguramente que sí, siempre esos plazos son los formales y pre establecidos reglamentariamente, pero ya hay conversaciones, charlas. Varios chicos han recibido oportunidades de irse afuera y han planteado que les encantaría quedarse acá, no interrumpir sus estudios y que preguntan si tienen posibilidad de estar. A alguno se las ha dicho que acepten las ofertas del exterior si les llegan, y a otros que seguramente tengan posibilidad de quedarse. Garese, de la M20, tuvo una oferta de un equipo de Francia, del Federale 1, y se le dijo que va a estar entre esos jugadores que tienen posibilidad de recibir oferta. Ha seguido entrenando con seleccionado mayor, tiene beca de la UM con la URU, decidió quedarse. A mí me pone contento porque es un ejemplo de cómo funciona el sistema.

¿Los entrenadores saldrán de la estructura de la URU, de los que hicieron los cursos con Hourcade?
Van a salir de esa estructura de los que hicieron cursos de Sudamérica Rugby, hay chicos de la URU, otros de Argentina. Lo vamos a manejar como lo hicimos en los últimos tiempos, en los que la relación con la UAR es absolutamente estrecha. En estos diez años muchos entrenadores argentinos pasaron por el seven y el XV, y eso va a continuar. El staff va a ser parte del que tenemos en el Charrúa, más otros argentinos que han hecho los cursos. Vamos a separar a Los Teros, los coaches no van a estar involucrados en las franquicias.

La ARC se pasa a agosto: ¿se buscará que las citaciones sean obligatorias para los clubes del exterior? ¿Por eso la insistencia en que los jugadores se queden acá?
Sin duda va por ahí. La ARC se pasa del 15 de agosto al 15 de setiembre. Se hizo un calendario, World Rugby está trabajando para que esté incluido dentro de la regla 9. Además la ARC va a ser eliminatoria del Mundial para el próximo ciclo, lo cual abre mucho el camino. Pero no todos los años van a ser de qualy, y ahí estamos viendo como poder tener los mejores jugadores de cada país.

¿La eliminatoria unificará a las dos Américas?
La eliminatoria seguramente cambie y otorgue 2 plazas directas más dos en repechaje. La idea es un repechaje más amplio, al que en vez de 4 países lleguen 8. Va a ser muy importante la ubicación en el ranking y en el mundo del rugby para definir la representación de cada región.

Imagino que la actuación en el Mundial también será importante para definir esos criterios.
Es importante. Hoy América tiene 4-5 equipos que usualmente están en el top 27-28. Vamos a tratar de hacer pesar eso para poder conseguir no menos de dos plazas directas y dos al repechaje.

¿El Mundial de 24 países para 2027, que fue un impulso de América, sigue sobre la mesa?
Sigue estando sobre la mesa, fue un impulso de América, pero hoy ya se amplió a un consenso más general. Hay que empujarlo, no es fácil porque todo cambia, y ya hemos visto lo difícil que es globalizar el rugby, lo difícil que es sacar una competencia global. Estamos haciendo el camino necesario.

¿Qué se juega Uruguay en el Mundial?
Creo que hay dos formas muy diferentes desde mi visión de contestar esta pregunta. A mi me gustaría hacer hincapié en lo que se juega puertas adentro, en el rugby local. Esa es mi mayor preocupación, y ahí es donde todos deberíamos estar preocupados. Es la posibilidad es que empiece a dar pasos hacia adelante, va a estar en tv abierta, por canal 10, eso es muy bueno, nos pone en todos lados, Obviamente va a ir por ESPN que es el broadcaster del Mundial, por Directv, por Antel. Va a estar en muchas plataformas. Es un selección nacional, es un Mundial. Es una oportunidad para que la gente entienda el deporte, para que se puedan captar más jugadores, para vender lo que es  estar en un Mundial, traer más chicos, más sponsors. Ese es el partido más importante. Que ya se debería haber empezado a jugar. Nos queda muy poco tiempo y de alguna manera, no digo que me tenga absolutamente nervioso, pero sí me preocupa que no se lea tanto, no se haga tanto para que ocurra, que es la principal responsabilidad. Me encantaría que el partido que se juegue sea que más chicos vayan a los clubes, que la gente se acerque, que pase lo que pasó en Argentina cuando Los Pumas empezaron a tener resultados en los mundiales. 
Después hay otro partido, por el que seguramente me hacías la pregunta. Es importante que el equipo deje una buena imagen, que nuestros jugadores puedan sentir que compiten en buenas condiciones para mejorar, para seguir siendo parte de la elite. Pero eso es algo mucho más egoísta, y algunas cosas las podemos manejar nosotros pero otras no. No es tan propio, es parte del mundo del rugby. Me preocupa mucho más la primera respuesta.

¿No ves al rugby uruguayo involucrado en aprovechar ese envión?
Tenemos que ser mucho más ambiciosos internamente para ver cómo se puede explotar esta oportunidad. Lo que hemos hecho en la URU en los últimos tiempos es ser quirúrgicos y muy eficaces en explotar las oportunidades que nos daban e incluso, a partir de ciertas oportunidades, ver como inventábamos otras para seguir reinventándonos. Eso mismo es lo que se debería hacer ahora.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...