Opinión > Columna/ Eduardo Espina

Lo que dejó un año igual a otros

Lo bueno, lo malo y lo menos peor de 2018, en cine, música y televisión 

Tiempo de lectura: -'

05 de enero de 2019 a las 05:02

El año que acaba de terminar no fue fenomenal en cuanto a estrenos cinematográficos, pero hubo mucha actividad destacada en los ámbitos musical y televisivo, con hechos que merecen destaque y que sobrevivirán a 2018 luego de que el tiempo haga su trabajo. Esta es la primera parte de la nota balance sobre los pasados 12 meses.

La canción del año

Redbone es el único grupo en la historia del rock integrado por nativos americanos en tener éxito masivo. Su canción más popular, transformada con el paso del tiempo en un clásico de la música pop, Come and Get Your Love, no llegó a la cima, se quedó en la posición 5 del ranking de Billboard en 1974, pero sigue siendo una de las 10 canciones más reconocibles y de permanente vigencia de esa década. Escrita por los hermanos Pat y Lolly Vegas, la canción es un clásico en la noche de la nostalgia uruguaya, y ha sido utilizada en series televisivas y filmes, siendo Guardianes de la Galaxia el más reciente. En 2018, dos publicidades, uno de la cadena de tiendas estadounidenses J.C. Penney, y otro de la compañía francesa de teléfonos celulares Bouygues Telecom, utilizaron la canción en dos comerciales de amplia difusión, la cual como consecuencia regresó a las radios con el mismo ímpetu y vigencia de hace 44 años. El de Bouygues Telecom, por cierto, es posiblemente el mejor comercial del año. 

El músico del año

En 1966 Paul McCartney escribió When I’m Sixty-Four, canción que habla sobre un muchacho que le dice a su chica que tiene el sueño de envejecer juntos. En ese entonces, 64 años era la edad de jubilación en Gran Bretaña. En 1983, hace 35 años por esta fecha, la canción más popular en el mundo era Say Say Say, cantada por Paul McCartney y Michael Jackson. Llegó al número uno en 21 países. El tiempo ha pasado, pero por lo visto no para todos de igual manera. A los 76 años de edad, cuando la mayoría de los músicos de su edad se han jubilado, fallecieron o se convirtieron en piezas de la nostalgia, el eterno y siempre joven McCartney regresó con un nuevo disco de estudio, Egypt Station. Las 18 canciones que integran su 17º álbum solista, varias de ellas notables, y que deben figurar entre las mejores de 2018, demuestran que el músico inglés es un caso único en la historia, un fenómeno de prodigiosa creatividad. Con Egypt Station, McCartney les enseña a los muchachos de veintipico cómo ser originales y nuevos, y crear melodías únicas, que hoy están en vías de extinción. Un músico total que ha derrotado por goleada a la edad.

La serie del año 

La televisión, tanto abierta, por cable o por streaming, presentó en 2018 una avalancha de estrenos de series, varias de ellas muy destacadas. Hoy en día en la televisión mundial no solo hay plata para gastar en costosas producciones, sino también ideas y libretos repletos de aciertos. Por la madura creatividad involucrada en cada uno de los episodios, la mejor de todas fue la francesa El bosque (La Forêt), extraordinaria de principio a fin. El bosque es un mecanismo de entretenimiento antológico, referente de una época plagada de series. En ese género lindante al “noir” y en el que solo el cine estadounidense en sus mejores momentos se le aproxima, los franceses son capos. Mezclan el policial de cabecera, el thriller perturbador, las parábolas bíblicas, lo supernatural, la minuciosidad psicológica, las observaciones en tono lírico, y las lecciones morales para generar una especie de conversación íntima y susurrada con el alma humana, a la cual interrogan desde cualquier ángulo, para que responda a calzón quitado y seamos los testigos que observamos en primer plano, porque también nos habla a nosotros.

La sorpresa del año 

Quienes hemos seguido la carrera del director italiano Stefano Sollima, poseedor de un estilo neo gótico de ritmo desmesurado, esperábamos con mucha expectativa el estreno de Sicario: Día del soldado, pues la primera de la saga, Sicario (2015, también conocida como Sicario: Tierra de nadie), es la mejor película realizada sobre el tema del narcotráfico. En otras palabras, debía estar a la altura de un clásico. Y con un arsenal de recursos técnicos y de quiebre de las expectativas, el filme de Sollima se convirtió en algo así como una entrada documental en los horrores de la realidad actual, situando la acción en uno de los polvorines sociales de futuro más incierto, como es la frontera entre Estados Unidos y México. El comienzo del filme es uno de los mejores del cine reciente y de ahí en más la adrenalina no para por 122 minutos. Sin pretensiones de grandeza ni imposturas de falsa trascendencia, Sicario: Día del soldado es una lección de entretenimiento e innovación, en tanto establece una lógica estética sublimada por el constante aceleramiento, y con diálogos supeditados a la acción y a los saltos precipitados en la temporalidad. La manufactura, además, es extraordinaria. 

La pérdida del año 

Con la muerte de Anthony Bourdain a los 61 años de edad, en junio pasado, la CNN perdió a una de sus pocas estrellas insustituibles, y Uruguay a un gran embajador, apostado en uno de los centros de entretenimiento y de información mundial. El episodio 90 de Anthony Bourdain Parts Unknown, emitido el pasado 6 de mayo, y disponible en el sitio www.dailymotion.com/video/x6j2wkk, está dedicado a nuestro país. Tanta fue la repercusión anímica que le dejaron las visitas a nuestro país, que en el penúltimo episodio, que se estrenó el 28 octubre, Under the Tarp, uno de los tres que se realizaron como tributo póstumo, Bourdain menciona, otra vez, a Uruguay. Del notable programa televisivo se emitieron 103 episodios filmados a lo largo de 12 temporadas. Anthony Bourdain Parts Unknown fue algo más que una serie documental sobre un chef viajando por el mundo para degustar comida local y hablar con la gente para armar un mapa con visiones diferentes sobre la vida y la realidad. En el contenido del programa está sintetizada parte de la historia moderna, vista a través de los ojos de un tipo inteligente, sensible y culto, que entre sus varios dones tuvo uno al cual la inteligencia mucho le agradece: sentido crítico. Bourdain, muy buen ensayista, y que prefería ser reconocido como escritor, no como chef o conductor televisivo, creó algo absolutamente original para la televisión, una especie de National Geographic basado en comentarios antropológicos y culturales sobre el mundo en el que vivimos y del que no sabemos tanto como creemos. 
 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...