Fútbol > MUNDIAL SUB 17 FEMENINO

Longo: “Soy técnico, padre y abuelo, cuando di la lista me morí en el vestuario”

El entrenador de la selección sub 17 de Uruguay analizó la preparación de Uruguay para el Mundial.

Tiempo de lectura: -'

07 de noviembre de 2018 a las 08:52

Luego de tantos años en el fútbol, ¿cómo surge la posibilidad de comenzar a dirigir mujeres?
En 2015, a mi regreso de Guatemala, por un tema familiar decidí quedarme en Uruguay y por agosto surgió la posibilidad de hacerme cargo de las selecciones femeninas. Al principio dudé por desconocimiento, más que nada por el tema interno. Había estado dos años en China conviviendo con la selección y veía los entrenamientos, pero el fútbol femenino de Uruguay lo desconocía. Y una cosa me llamó la atención, yo soy un entrenador profesional pero también un docente y cuando te parás ante gente que está ávida de aprender y asimila las cosas, estás ante una oferta tentadora. Me gustó el desafío. Era un momento de evolución y tomé esa bandera. 

Usted, que dirigió toda la vida a hombres, ¿cómo se paró ante mujeres? 
Como al principio, cuando empecé con juveniles. Viendo el plantel que tenía enfrente adopté una mezcla que surtió muy buen efecto: la de entrenador profesional que tiene la mezcla de tener el padre y el abuelo incorporado. Era la mejor manera de llegarles.

¿Ofició de padre y abuelo?
Oficié de abuelo y padre, sí. Tenés que tener mucho tacto. Las categorías chicas son menores, pero aún con las mayores -tengo hijas de 41 años-, era como estar dialogando con mi hija o con mi nieta. Y tratar de inculcar porque yo no le he retaceado nada. Les di el lugar que les correspondía a su crecimiento.

¿Tuvo que adaptarse a un nuevo trato por estar con chicas?
Sí. Nosotros de repente, y más lo de una raza en extinción, somos muy explosivos y el lenguaje del vestuario masculino tenés que obviarlo y dejarlo de lado acá. Aprendí muchísimo. Así que, como te dije, adapté el rol de padre y abuelo, yo con mis hijos y mis nietos me cuido mucho, entonces trasladé ese escenario a la cancha. 

Su función coincide con un tiempo donde hay un auge del feminismo y un reconocimiento hacia las mujeres.
Totalmente. Muchas jugadoras están en el extranjero y la propio mujer ya recorre el camino. Angela Merkel maneja Alemania, Thatcher le declaró la guerra a Argentina y todos nos ponemos contentos cuando una mujer agarra a trompadas a otra como Chris Namus. La mujer está mereciendo el lugar que debió tener siempre. 

¿Cómo se maneja a la hora de la charla técnica? ¿Comparte el vestuario?
No, no entro al vestuario. No incursiono el vestuario. Ni soñar. Solo entro cuando están para salir y voy a dar la charla. No corresponde que ande por el vestuario. 

¿Y dónde se queda? ¿Le avisan cuando están prontas para la charla?
Me quedo en el pasillo y cuando están prontas entro a darles la charla previa. Eso fue automático. No necesito ninguna regla ni ningún reglamento para saber eso. 

Hace poco tuvo que armar la lista definitiva. ¿Ese momento lo fueron preparando? 
Las fuimos preparando pero, ¡pah...! Me costó mucho, porque aparte hay que tener mucho cuidado con él paternalismo también.

¿Ahí pensó como padre?
Son botijas que se hicieron querer mucho, y tienen condiciones. El tema es cuál estaba preparada para el momento que iban a vivir. Muchas van a seguir en el proceso y no me cabe duda que esta generación si se le siguen dando el seguimiento que necesita va a pelar el sub 20 que viene, va a ser un hecho histórico.  

¿Se respaldaron en el trabajo profesional de psicólogas para dar a conocer la lista de las chicas que quedaban fuera del Mundial?
Los psicólogos tienen que estar, deben estar, pero el mejor psicólogo es el entrenador y por supuesto que necesita de esa ayuda y su momento para algunas cosas. Las fuimos preparando, pero son jóvenes, les fue cayendo la ficha de a poco de lo que van a jugar y en la semana previa ya se notaba el nerviosismo. 

Por lo que cuenta no fue un momento sencillo, aparte la mujer es más sensible.
Sí, de parte de las que quedaron y de las que no quedaron hubo mucho dolor por quitarle la ilusión a alguna chiquilina. Fue complicado para mí. Ya me venía preparando dentro de mi casa, hablando con los compañeros. Como hombre es diferente porque los hombres ya están formados para eso.

¿Se quebró, lloró al comunicar la lista o lo hizo en su casa?
Me morí en el mismo vestuario. Claro. Me retiré enseguida. Pero sí, estaba convulsionado. Fue un llanto solo, las que quedaban y las que salían y no es para menos a la edad de ellas. No te olvides que están en el entorno del club, de su familia, su barrio, su club y todo el mundo les pregunta y sumado a la prensa que las llama y ellas se ven desbordadas. Viven un mundo nuevo y son gurisas de 14 años.

En todo este tiempo como entrenador de mujeres, ¿le tocó vivir situaciones complejas de vida, como alguna chica embarazada?
Embarazosas no, de ese tema de quedar embarazadas no. Pero sí de los entornos familiares y los sacrificios que tienen que hacer. 

¿De qué tipo?
De todo, de estudio, familiares. No te olvides que las chiquilinas, a diferencia del hombre, no tienen eso que cuando están en el baby ya están pensando en irse a Europa para cambiar su vida. Las niñas la única ilusión que tenían era este Mundial porque luego juegan en el fútbol local sin expectativas de nada salvo que, y tengo esperanzas, el verlas jugar haga hacer un click en el fútbol de mujeres para los demás. 

¿A qué se refiere?
Porque de repente pueden pensar los hombres que van a ver a una chiquilina y van a ver jugar a Pinocho y estas pibas la paran de pecho, te hacen un túnel y le pegan bien a la pelota. No olviden que estas generaciones empezaron a jugar con 4 o 5 años. Eso las hace crecer con amor al fútbol. No es la frialdad de jugar para acompañar a mi amiga.  

¿Ese pensamiento pasa por un tema de discriminación por la sexualidad?
Sí, es complicado el camino de la mujer para jugar al fútbol. Es más empinado el camino porque no hay un costumbrismo, eso cuesta. Esto no es cambiarlo, es agregarlo, porque también está el tema que el fútbol es uno solo. Ese costumbrismo tiene que instalarle. Con la diferencia que hoy de repente el ritmo del fútbol femenino en Uruguay no es el ideal pero la calidad técnica va mejorando día a día y encontrás cosas muy interesantes.

¿Ese costumbrismo forma parte de haber vivido muchos años bajo una sociedad machista?
Siempre va a haber machismo y, además, el tema va a ser el resultado. El fútbol es como el básquetbol, todo lo que otorga el beneficio de ganar le allana el camino a otros temas. Nosotros vamos a incursionar en un mundo que somos todos inexperientes. No hay ese ejercicio que hay con los hombres. Este fútbol es muy nuevo, tiene 22 años. 

Espejo de la selección 

Longo reveló que toman muchas cosas de la selección de Uruguay. “Una de las formas de convencer es que miraran todo lo que es mejor y todo lo que gana. Y adaptarlo al estilo del fútbol de mujeres. No podemos pretender que se juegue de la misma manera que juegan los hombres pero sí adaptar las cosas, los movimientos, su forma de ser, ser solidarios ante cualquier inconveniente que haya en la sociedad, en la familia, el cuidado personal. Todo eso sí que ellas miran el espejo de la selección uruguaya.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...