17 de mayo 2024
Dólar
Compra 37,45 Venta 39,65
26 de agosto 2023 - 12:43hs

El Consejo Nacional por la Salvaguarda de la Patria (CNSP), como se autodenomina el gobierno surgido de una asonada militar del 26 de julio pasado acaba de anunciar la expulsión de la misión diplomática de Francia en ese país, ubicado en el centro de África y que fue territorio colonial francés durante más de un siglo hasta mediados de los sesenta del siglo XX.

Una de las primeras medidas de los golpistas fue la liberación de Abdoulaye Seydou, un líder opositor encarcelado por el gobierno depuesto. Seydou estuvo siete meses detenido acusado de "difundir informaciones destinadas a perturbar el orden público", a raíz de un recurso de apelación presentado por su defensa en el Tribunal de Apelación de la capital nigerina. Lo cual revela la inestabilidad previa al golpe militar.

En medio de una escalada de tensiones, los gobernantes de facto dieron un ultimátum a la misión diplomática para que abandone el territorio en las próximas 48 horas, según informa la agencia francesa de noticias AFP.

Más noticias

Cabe destacar que, desde que dieron el golpe de Estado, los jefes militares mantienen detenido al presidente Mohamed Bazoum, quien ganó las elecciones en 2021. Antes fue ministro de Relaciones Exteriores y tiene una extensa carrera académica como filósofo. Entre sus reconocimientos, ostenta el de Gran Oficial de la Legión de Honor “por su compromiso de cooperación y su amistad con Francia”.

La notificación de la Junta Militar fue enviada por carta desde el Ministerio de Asuntos Exteriores de Níger al gobierno francés. Debido a “la negativa del embajador de responder a una invitación” del ministerio “para una entrevista” y a “otras acciones del gobierno francés contrarias al interés de Níger”, las autoridades “decidieron retirarle sus credenciales” y “pedirle salir del territorio nigerino en 48 horas”, señala el boletín.

El ministerio de Relaciones Exteriores francés respondió que “los golpistas no tienen la autoridad para hacer esta petición” y que “el permiso del embajador solo depende de las autoridades nigerinas legítimas elegidas”.

Francia tiene desplegados en su ex territorio colonial unos 1.500 soldados que dieron su apoyo a Bazoum. A ellos se suman unos 1.000 efectivos de Estados Unidos, que también respaldan al mandatario arrestado.

La Comunidad Económica de Estados de África Occidental (CEDEAO), integrado por ex colonias francesas y portuguesas, advirtió que si los golpistas no liberan a Bazoum van a intervenir militarmente.

El pasado 26 de julio, un grupo de oficiales integrados en el Consejo Nacional por la Salvaguarda de la Patria (CNSP) proclamaron la destitución de Bazoum, alegando "el continuo deterioro de la situación de seguridad" y la "mala gobernanza económica y social".

Al día siguiente, el mando del Ejército nigerino proclamó que se une a los oficiales golpistas para evitar un baño de sangre y preservar la integridad física de Bazoum. El 28 de julio se anunció que el general Omar Tchiani, excomandante de la guardia presidencial, asumía como "presidente de transición" en Níger.

El anuncio de la expulsión del embajador francés llegó luego de una nueva amenaza de acción militar de la CEDEAO. Los gobiernos que integran esa entidad instaron nuevamente a los militares nigerinos a reconsiderar sus acciones y “restaurar el orden democrático” en el país pero advirtieron que, de no realizarse, el “uso legítimo de la fuerza” seguía siendo una alternativa “muy presente”.

Desde hace semanas, la CEDEAO advirtió a los golpistas que, de no obtener una respuesta favorable, intervendrían con fuerzas militares en el país ya que no es posible avalar un estado de facto y que ello podría repercutir en la región.

Si bien las negociaciones por la vía diplomática siguen siendo la prioridad del bloque, no se quedarán “de brazos cruzados”, aseguraron las delegaciones enviadas a Niamey, la capital de Níger. Es por ello que ya se conformó una misión de reserva lista para actuar, de la que se conocen pocos detalles, pero sobre la que se insiste que está dentro del marco legal y que de ninguna manera constituye una “declaración de guerra” o “invasión”.

Por su parte, los militares hablan de un período de transición de tres años y amenazan con condenar a Bazoum por traición. Sin embargo, están abiertos a las negociaciones. “Incluso ahora no es demasiado tarde para que los militares reconsideren su acción y escuchen la voz de la razón ya que los líderes regionales no aprobarán un golpe de Estado”, dijo el presidente de la Comisión de la CEDEAO, Omar Alieu Touray, un diplomático procedente de Gambia, ex colonia portuguesa y británica.

La verdadera cuestión es la determinación de la comunidad para detener la espiral de golpes de Estado en la región”, sumó. A la par de estas amenazas, el bloque africano impuso sanciones contra el régimen de Níger y ha entablado negociaciones con las administraciones militares de Mali, Burkina Faso y Guinea, donde se están dando transiciones democráticas tras sus propios golpes.

La CEDEAO ya intervino militarmente en crisis y guerras civiles de los países miembros. Sin embargo, significa la confrontación con otros países de la región como Argelia, que ya advirtió las desastrosas consecuencias que podría significar una incursión armada.

El ministro de Asuntos Exteriores argelino dijo esta semana que su país apoya la búsqueda de una solución ordenada y se opone firmemente a cualquier intervención militar. “Hay un tiempo para todo y, actualmente, estamos en el tiempo de encontrar soluciones pacíficas. Pongamos toda nuestra imaginación para dar todas las posibilidades a una solución política”, sostuvo.

 

Temas:

Níger

Seguí leyendo

Te Puede Interesar