Estilo de vida > rESURGIó

Luis Miguel vuelve a ser El Rey

Con el estreno de la realización, el cantante vive el despertar de una popularidad que supo disfrutar décadas atrás

Tiempo de lectura: -'

04 de julio de 2018 a las 05:00

Lo que sigue es el consejo que se le deberían dar a cualquier estrella que tuvo un momento de esplendor con millones y millones de fanáticos: guarde sus secretos más escabrosos durante toda la carrera artística que –cuando la edad y el cuerpo pesen y el triunfo sea solo un recuerdo– saldrá una serie sobre su vida que lo hará renacer de las cenizas.

Tras años de inactividad musical, demandas en su contra, conciertos cancelados, polémicas y silencio, resurge a sus 48 años el puertorriqueño, Luis Miguel, leyenda de los boleros y música pop que tuvo su auge en la década de los 80 y 90.

Quien podía pensarse como parte del olvido hace unos meses, ahora es trending topic en Twitter y sus canciones, están entre las más escuchadas de Spotify en México. ¿Milagro?¿Suerte? No,la respuesta es una serie pintoresca con muy buena producción en Netflix.

El lanzamiento el pasado 22 de abril de la serie Luis Miguel, que narra la vida del artista con su autorización, fue el puntapié inicial para que el cantante de hits como Ahora te puedes marchar y Será que no me amas volviera a los escenarios con el éxito asegurado. Luego de las bochornosas cancelaciones de sus shows en 2015 y 2016 que demostraban la caída en bajada de su carrera, Luis Miguel volvió con la gira México por Siempre. En su último show en Estados Unidos, tuvo cerca de 20 mil entradas vendidas. Casualidad o causalidad, los presentaciones volvieron en paralelo con el estreno de su serie.


El placer culposo que justifica su éxito

La desaparición de su madre, la escalofriante relación con su padre, la cantidad de mujeres con las que estuvo, su hija no reconocida, las demandas y una lista interminable de escándalos, fueron los que envolvieron la vida del cantante que, siempre lejos de la prensa, desarrolló toda una carrera sobre un manto de misterio y de preguntas que nunca tuvieron respuesta, hasta ahora. Porque cada domingo Netflix estrena un capítulo nuevo que acerca al espectador cada vez más a la verdad.

Lo cierto es que la serie seduce no solo a aquellos fanáticos que lo siguieron durante su estrellato, sino también a muchas personas que sin conocer mucho de él, o sin siquiera simpatizar con su música, la miran, les gusta y hasta tararean en sus casas Culpable o no mientras buscan en Spotify un buen rock que apacigüe el momento.

La vida del personaje encarnada por Diego Boneta, está llena de dramas cual culebrón de ficción, pero la forma en que es contada, la saca del montón y la hace popular incluso en un público que quizás la mira bajo la dicotomía del placer culposo.

Lo que dicen las cifras en las redes sociales resulta sorprendente. Según El Universal de México, desde el estreno de la serie hasta el primer día de este mes, la búsqueda en Google de Luis Miguel aumentó de un 79% a un 91% con predominancia en México y República Dominicana. La CNN, por su parte, informó que las reproducciones de sus canciones en Spotify aumentaron cerca del 200% luego del estreno de la serie.

Culpable o no es la preferida del publico mexicano que figura en Spotify en el séptimo lugar de las más escuchadas. Luego le sigue Ahora te puedes marchar en el lugar 31, La incondicional en el 40 y Tengo todo excepto a ti en el 47. Canciones que antes del 22 de abril no figuraban ni en la proximidad de lo más reproducido.

Víctima

A los 12 años grabó su primer disco que lo lanzó a la fama, a los 15 recibió su primer Grammy y a los 17 además de trabajar con Warner Music, ya tenía nueve álbumes grabados. Así de intensa comenzó la carrera de Luis Miguel cuyo talento fue el salvavidas económico de un padre manipulador que –a pesar de ser cantante– nunca llegó triunfar y manejó como quiso, la vida de su hijo durante los primeros años.

Más allá de los vicios propios de quien es absorbido por la fama, Luis Miguel es posicionado en la serie en el lugar de víctima producto, en gran parte, de la relación con su padre, Luis Rey (representado por Óscar Jaenada). A esta suerte de personaje antagonista o "villano" se lo culpa, entre otras cosas, de haberle quitado la infancia a su hijo por explotarlo con la música bajo el sesgo de su ambición, de dominar sin escrúpulos su carrera artística antes de que cumpliera la mayoría de edad (porque después lo rechazó como manager), de alejarlo de su primer gran amor, Mariana y de su madre, Marcela Basteri cuyo paradero, es una incógnita hasta el día de hoy.

La producción es de Gato Grande Productions en conjunto con Netflix, donde se transmite a todo Latinoamérica. En Estados Unidos, la transmisión es a través de la cadena Telemundo. Hasta el momento se estrenaron 11 capítulos de los 13 que componen la primera temporada; en ella se narra la vida del personaje desde su infancia hasta alcanzar su fama.

Se tiene prevista una segunda y última temporada que abordará los trajines en la vida de Luis Miguel desde 1990 hasta la actualidad donde los problemas legales marcaron sus pasos.

Comentarios