Fútbol > LOS DE ABAJO

Nicolás Vigneri, el jugador de cuadro grande que quiere retirarse en Fénix

Luego de un no de Juan Ramón Carrasco el delantero pensó en dejar el fútbol, pero su familia lo impulsó a seguir y ahora juega en Villa Teresa

Tiempo de lectura: -'

19 de agosto de 2019 a las 05:04

Ese día comenzaba el torneo ascenso del fútbol de México y Nicolás Vigneri se levantó temprano para tomar mates con su esposa. Cuando abrió la ventana se llevó una sorpresa: había helicópteros que pasaban a 20 metros de distancia y el jugador no entendía nada. Más tarde se enteró que a cinco cuadras de su casa habían capturado al narcotraficante mexicano Joaquín “Chapo” Guzmán. 

Vigneri estuvo cuatro años en el fútbol mexicano y fue el país del exterior en el que más cómodo se sintió y donde notó su mejor rendimiento. El último equipo de afuera en el que jugó fue Murciélagos de México, que quedaba en Sinaloa. “En México si vos hacés la tuya no tenés ningún tipo de problema y vivís espectacular”, recordó a Referí el futbolista de 36 años que ahora juega en Villa Teresa y es dirigido por Gustavo Biscayzacú, el Grillito.

En el Villa no se pierde ninguno de los entrenamientos que realizan en Malvarez, tiene continuidad y encuentra el empuje de siempre para seguir jugando al fútbol. El entrenador intenta que el equipo juegue por bajo, salga limpio desde el fondo y tenga movilidad. “El torneo de segunda está competitivo y parejo. Varios equipos se armaron y trabajan bien”, describió a la divisional en la que juega ahora. 

El delantero llegó a principios de año al rojiblanco desde Fénix luego de que Juan Ramón Carrasco, el técnico de los de Capurro, le dijera que no lo iba a tener en cuenta para la siguiente temporada. 

Antes de terminar las prácticas de la temporada 2018, Carrasco lo llamó y le informó su decisión. Fue una sorpresa para Vigneri porque considera que fue útil para el equipo y que los goles que anotó en la temporada sirvieron para que Fénix no descienda. 

Pero el técnico no lo quería y Vigneri se bajoneó y, si bien se sentía bien físicamente como para rendir dentro de la cancha, pensó en el retiro. “Mi familia me dio para adelante para que siguiera porque veían que estaba bien”. Y él les hizo caso. Tuvo algunas ofertas de otros equipos de segunda pero eligió Villa Teresa. 

Las idas y vueltas con Carrasco

En la charla entre Carrasco y Vigneri el entrenador le explicó los motivos: le explicó que entre ellos cumplieron un ciclo. “Me dijo que estaba agradecido, que siempre le rendí en cada lugar donde le tocó dirigirme, pero que ya estaba”, contó en su casa.

Y ese ciclo fue largo: Carrasco fue el que lo subió a primera, el que lo hizo debutar en un partido por Copa Libertadores, el que lo llevó a la selección, el que le dio pocos minutos en Nacional y al poco tiempo lo llamó para Emelec. Carrasco también ese ese técnico que Vigneri respeta, que admira en lo futbolístico, pero que lo hizo calentar. 

Esa decisión de jotaerre apartó al delantero de un club que quiere mucho y en el que pretende terminar su carrera. El jugador hizo cuatro años de formativas allí y de cuarta división pasó directo a primera. “Carrasco ya estaba del año anterior e hizo un selectivo en verano. El único jugador que ascendió fui yo”, recordó.

Vigneri es de Pueblo Victoria y ahora vive en La Teja, junto a su esposa y sus hijos. Con solo ingresar a su hogar ya se puede respirar fútbol: en un patio hay un arco de fútbol y varias pelotas con las que, seguramente, aproveche a distenderse con sus hijos, de 10 y cinco años. Los niños juegan en Universal, un cuadro del barrio. 

Su primer partido en la máxima categoría fue en 2003 en un partido ante Cruz Azul en una de las dos participaciones seguidas que tuvo Fénix en la Libertadores. Ese partido lo ganó el albivioleta 6-1.

Pero en el albivioleta no todas fueron buenas: Vigneri también sufrió un descenso en ese equipo. “Con Fénix las viví todas. Por eso debe ser el cariño que le tengo al club. Me dio alegrías y tristezas como la del descenso que es algo que queda marcado, pero ayuda a fortalecer el afecto por el club”, comentó. 

Jugador de los grandes 

Álvaro Chijane, su representante, un día llamó y le dijo que Nacional y Peñarol estaban interesados en él. El consejo de su representante fue que elija a los tricolores porque tenía competencia internacional. El futbolista era hincha del equipo de La Blanqueada, pero eligió ir a Peñarol. 

“Fue algo que me salió de adentro”, explicó el jugador que se hizo hincha del aurinegro. "Estar en Peñarol fue una de las cosas más lindas que me pasó en el fútbol. Me sentí pleno, completo como jugador de fútbol”, agregó. 

Vigneri cree que en Peñarol tuvo un alto rendimiento y que anduvo bien en los clásicos. Incluso anotó goles en esos partidos tan importantes para los hinchas. Pero le quedó una espina: ser campeón uruguayo con esa camiseta. 

Con el equipo que sí pudo dar la vuelta en Uruguay fue con Nacional. A los tricolores llegó en 2011, ya siendo hincha de Peñarol, por pedido de Carrasco. Si bien se cumplió la meta del equipo, no quedó contento con su actuación. “No tuve la continuidad que quería, pero había un grupo de jugadores y un equipo muy bueno que me permitieron salir campeón uruguayo aunque jugué poco”. 

Fue Carrasco quien lo convocó a la selección uruguaya en 2003. Tiempo después lo citó también Jorge Fossati y en 2006 Óscar Tabárez, el técnico que iniciaba el proceso de selecciones nacionales que continúa hasta hoy. 

“El compromiso que hay con la selección, la adhesión con la camiseta yo la vi, la sentí, y me hice hincha con el Maestro Tabárez. Antes veía los partidos de Uruguay, pero con Tabárez realmente me sentí identificado”, destacó de esa etapa que vivió con la celeste. A Vigneri le tocó compartir la concentración con Luis Suárez, en las primeras convocatorias del ahora delantero de Barcelona. 

Ahora el objetivo de Vigneri es ascender con Villa Teresa a Primera división. También está cerca de recibir el título de entrenador. "Mir muchísimo fútbol y me tengo fe", dijo sobre su futuro rol. 

El deseo de Vigneri es retirarse en Fénix, el club en el que creció. El delantero quiere revancha con esa camiseta, aunque sabe que no es fácil por tener 36 años. La dirigencia quería que continuara en el club, pero el técnico creyó que se cumplió un ciclo. Aunque, quizás, esa relación pueda tener un nuevo capítulo. Otro más de tantos. 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...