Fútbol > LOS DE ABAJO

Jorge Zambrana, el jugador que le puso cara mala a Carrasco

El hoy jugador de Central Español recordó sus inicios con JR, el técnico que más lo marcó, y repasó su carrera

Tiempo de lectura: -'

12 de agosto de 2019 a las 05:01

Por Pedro Tristant / @pedrotristant

Jorge Zambrana le hizo una mala cara a Juan Ramón Carrasco y él lo echó del entrenamiento. Cuando no entendía alguno de los errores que le marcaba el técnico, el jugador sabía que tendría que cumplir con alguna penitencia como tener que correr afuera de la cancha. Pero pese a que a Jotaerre había que sabelo llevar, para el Poroto fue su mejor entrenador. 

Zambrana ahora entrena en Central Español, luego de pasar tres años en la tercera división del fútbol argentino, y recuerda al mediático entrenador de River Plate como alguien que ayudaba a sus dirigidos a sacar el máximo potencial. "Era muy lindo ver la manera que jugaba ese equipo", comentó el futbolista a Referí

Fue Carrasco quien mandó a Zambrana por primera vez a la cancha en 2007. El jugador llegó al club en el 2000, hizo las formativas allí y debutó con 21 años en un partido contra Nacional que finalizó 1-1. 

Jorge Zambrana el día del debut en primera división ante Nacional en el Saroldi

Aquel equipo darsendero estaría periódicamente en la prensa por su forma de juego, por su entrenador y por los resultados que conseguía. En 2009 llegó a semifinales de la Copa Sudamericana. Luego de ganarle a Liga de Quito 2-1 en la ida, en la vuelta perdió 7-1 en la altura y no avanzó a la final. 

Zambrana se incorporó este año a Central Español, el equipo que está último con cinco puntos en el torneo de la Segunda División Profesional. El palermitano tiene el objetivo de meterse en los playoffs para poder lugar por el tercer ascenso. Pero parece difícil ya que están hundidos en el último puesto de la tabla. El sábado perdieron 2-0 con Rentistas que pasó a ser el líder del certamen. 

La vuelta a Uruguay

La temporada en San Jorge -el equipo de tercera división de Argentina en el que jugaba- había terminado y Zambrana se vino de vacaciones a Uruguay pensando en volver al equipo de Tucumán.

En Uruguay empezó a ver a sus amigos de nuevo, a juntarse con sus hermanos, a pasar tiempo con su hijo de 11 años quien veía cada seis meses. Y se quiso quedar. "Mi prioridad era irme, pero me dieron ganas de quedarme", contó. 

Entonces habló con Nicolás Amodio, uno de sus compañeros de Peñarol que integra el cuerpo técnico de Central, y llegó a un acuerdo con el club del barrio Palermo. 

En el fútbol uruguayo hay carencias que en el fútbol argentino, aun en tercera, no encontró. "Las canchas no están de la forma que nos gustaría a todos para poder jugar por abajo. Pero no pasa solo en Central, incluso en equipos de la A", dijo.

A Argentina fue hace tres años y jugó en San Martín, en Concepción del Sur y en San Jorge, tres equipos de Tucumán. "Jugábamos en el estadio con 25.000 personas todos los partidos, la cancha era un billar, la ropa... Todos cosas que suman, detalles que decís ‘esto es lo lindo del fútbol’", comentó. 

Zambrana destacó que en el fútbol argentino cobraba entre el primero de mes y el diez. "Eso es muy importante porque nosotros vivimos de esto".

Cuando fue a San Martín el equipo logró el ascenso al Nacional B, luego pasó a Concepción y, antes de volver a Argentina, jugó en Rentistas. Pasó a San Jorge, equipo en el que anotó 12 goles, renovó contrato y esa fue su última parada antes de pasar a Central Español. 

El campeón uruguayo

La hinchada de San Martín de Tucumán para Zambrana es muy similar a la de Peñarol. El delantero jugó en el carbonero desde 2011, cuando se fue de River Plate y hasta junio de 2013. 

Zambrana cree que ir a Peñarol fue la mejor decisión que tomó y, además, estuvo cargada de sentimientos. Su padre era hincha de Peñarol y la primera vez que lo llevó al estadio fue a ver un partido de los carboneros. 

Para Zambrana el pasaje por Peñarol fue especial por ese recuerdo que tenía de su padre, que falleció en 2003 sin verlo debutar en Primera. 

Al veloz delantero lo convocó Diego Aguirre luego de la Copa Libertadores en la que Peñarol perdió la final contra Santos de Neymar. Pero Aguirre se fue a dirigir a Catar y llegó Gregorio Pérez que no lo tuvo tan en cuenta. 

Tras la salida de Gregorio llegó Jorge "Polilla" Da Silva a dirigir Peñarol y empezó a tener minutos de nuevo. Ese equipo ganó el torneo Apertura y luego se quedó con el Campeonato Uruguayo tras ganarle las finales a Defensor Sporting. 

En su pasaje por Peñarol hizo una buena dupla con Marcelo Zalayeta en la delantera. Zazá lo llamaban los relatores de fútbol. "Tuve la suerte de jugar con varios jugadores clase A y en el podio está Zalayeta, no solo por lo jugador sino por la clase de persona que es", dijo. 

Zambrana veía a jugar a Zalayeta primero en el mundial de Malasia 1997, cuando Uruguay perdió la final con Argentina en sub 20, y luego en Juventus de Italia. "Haber compartido esa delantera con él fue algo muy lindo". 

En ese Peñarol jugó con Antonio Pacheco, Carlos Grosmüller, Juan Manuel Olivera, Marcel Novick, Darío Rodríguez, Carlos Valdez, Alejandro González, Emiliano Albín. 

En Uruguay, además de River Plate, Rentistas y Peñarol, pasó por Fénix, Cerro Largo y Boston River. En Cerro Largo no se adaptó al interior y extrañaba mucho. En Danubio ganó su segundo título uruguayo en 2013-2014 tras ganarle las finales a Wanderers. 

De Peñarol pasó a Carabobo de Venezuela porque necesitaba un salto económico y surgió esa posibilidad. "La plata lo valía y la necesitaba, pero necesitaba porque vivimos de eso. La carrera del jugador es corta", explicó. 

El retiro, un pensamiento recurrente

Zambrana tiene que pensar mucho para elegir el podio de los mejores futbolistas con los que jugó, pero finalmente le suma otros dos futbolistas a Marcelo Zalayeta: Fernando "Petete" Correa y Antonio "Tony" Pachecho.

Con 33 años el delantero, que cuenta que perdió un poco de velocidad, sabe que está cerca del retiro. "A veces me pega eso de decir: juego este último campeonato y me retiro", dijo. 

A su edad le empiezan a costar un poco más las cosas y cuando ya no pueda más, dejará el fútbol. O dejará de jugar el fútbol porque quiere seguir vinculado de alguna manera con el deporte. 

Zambrana cree que es tiempo de estar más tiempo con su familia: "Siento que la he disfrutado poco".  

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...