Economía y Empresas > En 2018

Otro récord en el consumo de cervezas; ¿qué pasó con el resto de las bebidas?

La demanda de cerveza superó los 108 millones de litros, de la mano con un nuevo impulso de las importadas

Tiempo de lectura: -'

09 de marzo de 2019 a las 05:01

El  consumo de cerveza volvió a crecer en 2018 y alcanzó un nuevo récord de 108 millones de litros en el mercado uruguayo, donde siguen ganando espacio las marcas importadas. Otros datos que se destacan en el año que pasó son el nuevo descenso en el consumo de bebidas cola y refrescos, que cayó por cuarto año consecutivo, y el aumento en el consumo de agua mineral que ya lleva siete años ininterrumpidos de expansión.

Dentro del rubro cervezas, entre enero y diciembre del año pasado las ventas crecieron 1,4% comparado con el año previo, de acuerdo a los datos de volumen físico comercializados en la plaza local y declarados por fabricantes e importadores ante la Dirección General de Impositiva (DGI), para la determinación del Impuesto Específico Interno (Imesi).

Ese leve crecimiento alcanzó para que se batiera una nueva marca en el consumo de cerveza, que se explicó por un mayor dinamismo en el consumo de bebidas importadas. La cerveza fabricada en el exterior que se vendió en el país alcanzó un volumen total de 31,3 millones de litros y trepó al 29% del total colocado en los comercios del país, con un crecimiento de 7,2% (ver gráfico).

La importación de cerveza se expande de manera ininterrumpida desde 2008, cuando eran apenas 1,4 millones de litros y su porción del mercado era de tan solo el 1,5%. Hoy tres de cada diez litros vienen del exterior, con consumidores que demandan con asiduidad productos premium, pero también variedades más económicas por unidad.

 

De hecho, el crecimiento en el volumen de cerveza vendida ha venido acompañado en los últimos años de un incremento en el valor promedio por litro comercializado, más allá del ajuste que las distribuidoras suelen hacer para acompañar la suba general de los precios.

Por ejemplo, entre 2014 y 2017 el segmento de cervezas premium pasó de tener una participación de 12% a 21%, según datos de idRetail. También hay que tomar en cuenta el boom de las cervezas artesanales.

El grueso de los productos tuvo como origen a Argentina, Brasil y México, y en mucha menor medida a Alemania y Estados Unidos, según datos aduaneros.

Whisky uruguayo en picada
 

Y mientras el consumo de cerveza crece el de whisky sigue cayendo. El año pasado se pagaron impuestos por 4,9 millones de litros y el volumen declarado fue 6% inferior en la comparación interanual.

Entre quienes prefieren esta bebida siguen  liderando las marcas importadas. El consumo de whisky uruguayo cayó a casi la mitad respecto a 2017, con 950.000 litros, la cantidad más baja en la serie histórica que publica la DGI y que se inicia en 1987.

Y en el segmento de vinos el consumo se ha mantenido en los últimos dos años. El 2018 cerró con 64,5 millones de litros, apenas 0,3% por debajo de 2017, según datos del Instituto Nacional de Vitivinicultura (Inavi).

Por encima de los vaivenes puntuales en el mercado de bebidas, este sector de la producción uruguaya ha tenido una expansión importante favorecida por el desempeño de la economía, que se encamina a 16 años consecutivos de crecimiento

Más agua, más jugos y menos refrescos
 

Entre los uruguayos se observa mayor consumo de agua mineral. En el último año fueron 359,9 millones de litros comercializados. La serie histórica de DGI muestra un crecimiento exponencial desde 2011, cuando los volúmenes declarados eran de unos 209millones de litros.

Una explicación posible  pasa por los cambios en los hábitos de consumo de la población a favor de productos  más sanos como suelen recomendar los nutricionistas. También hay que tener en cuenta los problemas  repetidos que se han dado en el último tiempo con el agua potable de OSE. En muchos hogares ha dejado de consumirse  y se sustituye con aguas envasadas.

Los números también permiten ver mayor preferencia por los jugos y menos gusto por las gaseosas.

Entre las bebidas sin alcohol, hay una tendencia marcada hacia un menor consumo de bebidas colas y otros refrescos. Los números de la DGI muestran que este segmento registra una caída de 12% en 2018 respecto a los volúmenes de 2014.  El año pasado se declararon 298,4 millones de litros y cuatro años atrás eran 337,7 millones de litros.

Y las bebidas a base de jugos, aunque tuvieron un pequeña caída, también tienen mayor demanda entre los consumidores. El año pasado se consumieron 213 millones de litros, más del doble que en 2011 cuando todavía no se llegaba a 100 millones de litros. En esta categoría están las bebidas con un 10% como mínimo de jugo de frutas, o 5% si se trata de limón, según la clasificación de la  DGI.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...