Mundo > VENEZUELA

Primer año de la Asamblea Constituyente de Maduro

Un instrumento del chavismo para neutralizar a la oposición

Tiempo de lectura: -'

05 de agosto de 2018 a las 05:00

Alexander Martínez y Alex Vasquez / Agence France-Presse

La Asamblea Constituyente de Venezuela cumplió un año de gestión durante el cual ayudó a perpetuar al presidente Nicolás Maduro y a neutralizar a la oposición, sin que se conozcan avances sobre su principal objetivo: una nueva carta magna.

Con su legitimidad en duda por la forma en que fue elegido, este órgano oficialista opera como un suprapoder que convoca elecciones, destituye funcionarios y dicta decretos-ley. ¿Cuál es el balance y hacia dónde apunta esta instancia que consolidó la hegemonía chavista?

Paz a la fuerza

La instalación de la asamblea el 4 de agosto de 2017 calmó las agitadas aguas. Maduro enfrentaba cuatro meses de protestas opositoras que exigían su salida y dejaron unos 125 muertos y cientos de heridos y presos.

"Desarticuló la protesta", dijo el analista Mariano De Alba. Alegando que la Asamblea Constituyente instauraría una "dictadura comunista", la dirigencia opositora quemó las naves para evitar su elección, pero fracasó y sus bases abandonaron las calles decepcionadas.

"Con la Constituyente triunfó la paz", repite Maduro, que recuperó así la iniciativa política pese a un enorme rechazo popular. La primera decisión de los asambleístas fue destituir a la fiscal Luisa Ortega, quien se había apartado del oficialismo tras acusar a Maduro de un quiebre constitucional. Ortega se exilió en Colombia.

Oposición aplastada

La Constituyente también despejó pronto las sospechas de que desplazaría al Legislativo, único poder que controla la oposición. El 18 de agosto asumió las "competencias para legislar" y "dictar actos parlamentarios en forma de ley".
La oposición lo denunció como un "golpe de Estado".

Se creó "un organismo que está encima de todos los poderes (...) y asumió las funciones del Parlamento", indicó De Alba. La Constituyente sesiona en un salón alterno al hemiciclo legislativo.
El Parlamento continúa en ejercicio, pero sus decisiones son consideradas nulas por el poder judicial, que lo declaró en desacato tras instalarse en 2016.

Los asambleístas aprobaron además una ley que castiga hasta con 20 años de prisión los "delitos de odio" y revocaron la inmunidad al parlamentario opositor Freddy Guevara, refugiado en la embajada de Chile en Caracas. "Se ha convertido en un organismo para aplastar a la oposición", señaló el politólogo Luis Salamanca.

Maduro atornillado

Aprovechando las divisiones en la opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) y tras fracasar una negociación entre esta y el gobierno, la Constituyente adelantó las elecciones presidenciales, que se celebraron el 20 de mayo pasado. Debían realizarse en diciembre próximo. La MUD boicoteó los comicios por "ilegítimos", pero al final Maduro logró un segundo período hasta 2025. Su reelección es desconocida por gran parte de la comunidad internacional.

En 2017 los constituyentes también convocaron a elecciones de gobernadores y alcaldes. En ambas arrasó el oficialismo, si bien la oposición se marginó de las municipales. Un gobernador opositor que se negó a subordinarse a la Constituyente fue destituido y el órgano convocó a nuevas elecciones en las que triunfó un chavista.

"La Constituyente fue el inicio del aplastamiento del sufragio democrático", apuntó Salamanca.
Con Maduro reelegido, los asambleístas hicieron un gesto de "reconciliación" tramitando la liberación de unos 120 opositores presos. "Hace lo que quiere al servicio de la revolución", dijo el analista Luis Vicente León.

Período indeterminado

No está claro si la Constituyente reformará la carta magna de 1999 o redactará un nuevo texto, y en todo caso no hay debates públicos sobre temas para elevar a rango constitucional. El politólogo Salamanca cree que una nueva carta magna se redacta "en secreto".

Además de su avasallante control, esta asamblea le dio al gobierno una "ficha adicional de negociación" ante sus adversarios, opina De Alba. "Es imposible pensar en una resolución política de la crisis que no involucre el desmantelamiento de esa instancia".

También es un escenario para equilibrar fuerzas en el chavismo y evitar un quiebre que ponga en riesgo a Maduro, en medio de una grave crisis económica en la cual la hiperinflación llegaría a 1.000.000% este año, según el FMI.

La reciente designación de Diosdado Cabello como presidente del órgano así lo demostraría. Cabello es considerado en la práctica el jefe del partido de gobierno y se le atribuye más ascendencia que Maduro entre los militares, para muchos el principal sostén del mandatario.

"Si algo se pudiera producir en relación con Maduro sería una salida negociada para poner a Cabello u otro cercano a él que intente recuperar la economía. Pero no creo que vayamos a ver un quiebre en los próximos meses", afirma Salamanca.

Cabello dice que la Constituyente podría funcionar hasta cuatro años más y no dos como se preveía. "Su período se extenderá hasta que la élite en el poder así lo decida o hasta que esa élite salga", apuntó De Alba.

Protesta de agricultores afines al chavismo

Campesinos venezolanos que caminaron unos 500 kilómetros hasta Caracas se plantaron el jueves 2 frente al presidente Nicolás Maduro para denunciar con desenfado la corrupción que carcome a la llamada "revolución bolivariana" en sus regiones.

"Nos preocupa, señor presidente, la corrupción, la ineficiencia, la incapacidad, la indolencia y el tráfico de influencias", dijo Arbonio Ortega durante una reunión de decenas de agricultores con Maduro, transmitida en cadena de radio y televisión.

En un salón del palacio presidencial de Miraflores, Ortega añadió que gran parte de 210 predios "recuperados" bajo la figura Unidades de Producción Agropecuaria (UPA) "son un cementerio de maquinarias y tierras improductivas". Ello, subrayó, "ha fomentado un latifundio de Estado".

El vocero recriminó que la marcha fuera vilipendiada y estigmatizada como opositora. "¿Quién de aquí no es chavista? ¿Quién no está con la revolución? ¿Quién no está con el presidente Maduro?", exclamó entre aplausos.

"Nos han tomado fotografías a diestra y siniestra (...) el amedrentamiento (ha sido) a diestra y siniestra",
soltó Ortega, quien le entregó al presidente un documento en el que pide declarar en emergencia al sector agrícola.

Maduro, por su parte, indicó que la "marcha era necesaria para despertar la conciencia nacional de lo que está sucediendo en el campo". Unas 5.300 protestas hubo en el país durante el primer semestre de 2018, según una ONG.

Comentarios