Opinión > HISTORIAS Y CAMPAÑAS SUCIAS

Sanguinetti enfermo, atentado contra colorados, balazos contra frenteamplistas y la amante del senador

Se viene una campaña electoral en la que la primera víctima es la verdad y todo vale por un voto

Tiempo de lectura: -'

26 de febrero de 2019 a las 05:03

Intolerancia entre pobres en la periferia. Intolerancia entre quienes viven lejos de la periferia. Intolerancia entre los de la periferia y los otros. Intolerancia entre obreros y patrones. Intolerancia entre familiares, entre amigos, entre vecinos y compañeros de trabajo.

Y se viene una campaña electoral en la que, cada vez más, como en las guerras, la primera víctima es la verdad y todo vale por un voto. Insultar, insinuar, denunciar sin pruebas. Y, por si fuera poco, todos los intolerantes que antes se mantenían al margen obligados por los obstáculos que tenían para participar del debate público, ahora, de la mano democratizadora de las redes sociales, suman su lacra, no importa si son personas reales, bots, robots, etc.

El ambiente se presta para que la campaña electoral vaya a tono con el resto de la sociedad. Pero antes de abrir un juicio definitivo, capaz que ayuda a entender la realidad en su contexto histórico y ver si tiempos pasados fueron mejores, o al menos buenos.

“Es un señor muy mayor el doctor Batlle. Cinco años es mucho tiempo cuando la gente es tan grande. A mí me pone muy nerviosa que vaya a terminar de presidente un vicepresidente”, declaró en las elecciones de 1999 la frenteamplista María Julia Muñoz, que siempre anda cerca de donde comen las hienas en política.

Este pueblo, que según dicen ahora está decaído en su educación pero que supo no estarlo en el pasado, que tiene fama de politizado y que esa politización la vivió al mango en las décadas de 1960 y 1970, recibió de los partidos tradicionales un mensaje de campaña electoral digno de quien aparentemente se lo merecía: si gana el Frente Amplio sus hijos serán llevados a la Unión Soviética y se hará un muro que, como el de Berlín, separará Montevideo del interior. A algún joven le parece broma pero esto ocurrió hace no más de 50 años. Pregúntenle a algún veterano que les dirá la verdad. No se si les dirá la verdad acerca de si se lo creyó o no.

En esa época, pero incluso luego de recuperada la democracia en 1985 tras 12 años de dictadura, los dirigentes frenteamplistas que hacían campaña electoral en el interior eran corridos a balazos. El líder histórico de la izquierda, Líber Seregni contó que incluso una vez se detectó un intento por asesinarlo. Uruguay.

El ex presidente colorado y cinco veces candidato Jorge Batlle también confesó que en una campaña electoral iba en ruta, de noche y lloviendo, y en una curva un árbol estaba cortando el paso de lado a lado. No había motivo para que estuviera allí. Si fue verdad o no la conclusión de Batlle no lo sé, pero la dejó caer: “Fue un atentado. Me quisieron matar”. Nada menos.

Más acá en el tiempo, a Batlle lo quisieron matar de otra forma en una campaña electoral. “Es un señor muy mayor el doctor Batlle. Cinco años es mucho tiempo cuando la gente es tan grande. A mí me pone muy nerviosa que vaya a terminar de presidente un vicepresidente”, declaró en las elecciones de 1999 la frenteamplista María Julia Muñoz, que siempre anda cerca de donde comen las hienas en política. Batlle asumió la presidencia con 72 años de edad. En 2009 Muñoz apoyó a Mujica que asumió con 74, pero obvio que de eso no habló. Es la política.

Sobre muertos y enfermedades, en la campaña electoral de 1994, corrió muy fuerte el rumor de que Julio Sanguinetti, el candidato colorado, sufría una grave enfermedad. Cuando pasó la elección y Sanguinetti se convirtió en presidente, consideró que el rumor era una cuestión de Estado y le ordenó indagar a los servicios de Inteligencia;  llegó hasta el origen de la farsa: un médico del Hospital Militar había comenzado con la mentira.

También surgieron rumores de una enfermedad degenerativa que supuestamente sufría Tabaré Vázquez, a quien en las campañas se intentaba de una u otra forma vincularlo a la dictadura militar.

Cuando Jorge Batlle ganó las elecciones de 1999, al final de los festejos en la Casa del Partido Colorado y cuando el presidente electo abandonaba el lugar, hubo disparos de arma de fuego; aquella noche el caos tomó por asalto la avenida 18 de Julio y unos mutantes de izquierda, derrotados en las urnas, rompieron todo a su paso: vidrieras y huesos.

Y espere, quién le dice que todo sea cosa del pasado y que la grandeza se imponga en esta campaña electoral, que los expertos advierten será la más pareja y disputada de las últimas décadas

En la campaña de 2009 al ex militante de izquierda Samuel Feldman se le encontró un arsenal en una casa de Ciudad de la Costa. Feldman resistió a sangre y fuego hasta que fue abatido. Ese mismo día, con el cadáver aún tibio de Feldman, dirigentes del Partido Nacional llamaron a la redacción de El Observador para sugerir que el candidato frenteamplista, José Mujica estaba atrás del asunto. Cuando los tupamaros estaban por dar una paliza en las urnas y tenían todo para ganar, se suponía que se descolgaban como un arsenal para hacer la revolución armada. Ay. Se los sacó cortitos, pero en el interior circuló una campaña televisiva financiada por sectores nacionalistas que vinculaban a Mujica con aquel baño de sangre.

Versiones sobre que un candidato blanco le pegaba a su mujer, que uno frenteamplista era gay y que más valía no apoyarlo porque se iba a ver perjudicado, que otro era violento con sus hijos y pasaba de amante en amante.

Basura. Con la sociedad más o menos polarizada, buena parte de los hombres públicos, en quiénes debería recaer una responsabilidad mayor de poner paños fríos en los ánimos ciudadanos, nunca estuvieron a la altura de las circunstancias.

Ahora que la tensa y violenta situación de la nación los llama a la ponderación, ¿alguien piensa que lo harán si con eso pueden perder un voto?

Quizás deba advertir que cubrí como periodista todas las campañas electorales que siguieron a la recuperación democrática en 1985. Que ví a casi todos los políticos en paños menores. Que a veces me siento quemado en mil batallas y con ganas de reírme del maestro Ryszard Kapuscinski acerca de que “los cínicos no sirven para este oficio” de informar.

Por eso no repare en mis insinuaciones. Apenas lea la columna como un repaso de cosas que ocurrieron. Y espere, quién le dice que todo sea cosa del pasado y que la grandeza se imponga en esta campaña electoral, que los expertos advierten será la más pareja y disputada de las últimas décadas. Nunca tuve tantas ganas de equivocarme en lo que vislumbro.
 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...