Opinión > EDITORIAL

Silencio atronador

Es momento de que el FA recapacite 

Tiempo de lectura: -'

22 de marzo de 2019 a las 05:00

Cada día que pasa es mayor la vergüenza que sienten los uruguayos demócratas y defensores de los derechos humanos por el silencio cobarde del gobierno e integrantes del Frente Amplio (FA) ante las continuas violaciones a los derechos individuales por parte del régimen dictatorial liderado por Nicolás Maduro en Venezuela.

La izquierda latinoamericana y varios sectores del FA y del movimiento sindical no deberían nunca más mirar a los ojos al resto de los uruguayos que si defienden el Estado de Derecho y los DDHH ante cualquier atropello, sea del signo ideológico que sea.

No es válido denunciar a los cuatro vientos las aberrantes torturas a los detenidos de la prisión estadounidense de Guantánamo y callar ante la represión sangrienta perpetrada por los cipayos del sátrapa Maduro en Venezuela. El dolor y la barbarie es exactamente la misma.

La evidencia no por abundante logra que varias organizaciones políticas, estudiantiles y sindicales uruguayas cambien su discurso genuflexo ante el dictador Maduro. A esta altura ya es un capricho diabólico o la demostración fehaciente de que las palabras de amor y respeto a la democracia son una hipocresía de la peor.

Nadie puede dudar de la condición de mujer de izquierda de Michelle Bachelet dos veces presidente de Chile. No se puede decir que la Alta Comisionada de los Derechos Humanas de las Naciones Unidas sea una persona manipulada por Estados Unidos. Todo lo contrario. Pues la propia Bachelet no pudo evadir la evidencia y denunció al régimen de Maduro “por la magnitud y la gravedad de la repercusión de la crisis actual sobre los derechos humanos, que constituye además un inquietante factor de desestabilización regional”.

Bachelet denunció que, en enero y febrero pasados, su oficina documentó “numerosas violaciones y abusos de derechos humanos perpetrados por las fuerzas de seguridad y los ‘colectivos armados progubernamentales’, incluyendo el uso excesivo de la fuerza, asesinatos, detenciones arbitrarias, torturas y malos tratos en condiciones de detención, así como actos de amenaza e intimidación”. 

De la misma manera, indicó que se investigan 242 denuncias de posibles ejecuciones extrajudiciales, que habrían ocurrido hasta enero de 2019 siguiendo, al parecer, un patrón: “Ocurren durante allanamientos ilegales de domicilio realizados por las Fuerzas de Acciones Especiales y posteriormente estos órganos notifican el fallecimiento como resultado de una confrontación armada, aunque los testigos declaran que las víctimas no portaban armamento alguno”. 

Lamentablemente la izquierda en Uruguay ha quedado presa de la retórica divisionista de la revolución bolivariana que lideró Hugo Chávez. Tan presa que se ha vuelto cómplice del saqueo del país, la represión sangrienta, la pulverización del imperio de la ley y la justicia, el hambre de un pueblo y hasta las violaciones de los DDHH. 

Pesada carga para llevar en los hombros atada por un lazo enfermizo con componentes ideológicos, favores económicos y lealtades a fuerza de vaya uno a saber qué códigos oscuros. Es de esperar que la mayoría de los uruguayos se ubiquen en la vereda de enfrente de aquellos que callan y miran para el costado de la pobre Venezuela y que el FA recapacite de una vez. 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...