Economía y Empresas > CORtOCIRCUITO

Sindicato de domésticas en medio de divisiones políticas y dudas por manejo de fondos

Quien lideraba el gremio dice que fue porque quiso promover una auditoría financiera

Tiempo de lectura: -'

22 de agosto de 2018 a las 05:00

Este domingo se conmemoró el día de la trabajadora doméstica. El sector tiene desde hace años su sindicato y hace ya una década firmó su primer convenio colectivo dentro de los Consejos de Salarios.

El viernes, dos días antes de la celebración, el Ministerio de Trabajo (MTSS) mostró números importantes sobre el crecimiento del salario en este grupo, además de otros avances. En ese contexto, la intención periodística inicial al abordar este tema era saber si el gremio había mejorado su nivel de afiliación, tomando en cuenta que hay negociación colectiva y el sector tiene más de 76 mil empleadas registradas en el Banco de Previsión Social (BPS), además de otras 40 mil que aún lo hacen bajo la informalidad.

Sin embargo, todo devino en el conocimiento de una dura interna en el Sindicato Único de Trabajadoras Domésticas (SUTD), que cuenta con apenas 350 afiliadas en todo el país.

El viernes pasado, el PIT-CNT colgó en su portal un artículo sobre el aniversario de este sindicato y la entrevistada fue la presidente del SUTD, Laura Rivero. Sin embargo, una fuente del PIT-CNT indicó a El Observador que la dirigente fue sancionada y separada de su cargo.

Al respecto, la secretaria general del SUTD, Adela Sosa, consultada por El Observador confirmó que "la compañera Laura (por Rivero) está suspendida por un tiempito de su cargo". Añadió que no podía comunicar las razones porque eran temas propios del sindicato. Pero el asunto llegó hasta el Secretariado Ejecutivo del PIT-CNT, su órgano máximo de conducción, donde se busca asesorar a la dirección del gremio para llegar a una solución.

Para entender un poco la interna del sindicato hay que remontarse a las elecciones de cargos de dirección que se efectuaron en abril del año pasado. En ese momento, la lista de Rivero ganó por dos votos, pero la otra lista intentó impugnar el acto y las nuevas autoridades recién pudieron asumir en junio.


Rivero es trabajadora de Cerro Largo, donde el SUTD tiene una de sus once filiales. Superado el trance, el sindicato continuó adelante pero hubo un tema que hizo estallar las diferencias y fue en mayo durante un acto que desarrollaron en Durazno.

La suspendida Rivero brindó a El Observador su versión de los hechos. "Quería que se aclarara el tema de las finanzas que siempre estuvo enredado, que se hiciera una auditoría y cuando lo pedí fue una hecatombe", dijo. Lo siguiente fue que un grupo de integrantes de la dirección del SUTD le pidió la renuncia.

"Todo viene desde las elecciones cuando las quisieron anular: les molesta que seamos del interior", añadió. "Dicen que soy blanca porque acá en Melo siempre conseguimos cosas con la intendencia y Sergio Botana (jefe comunal por el Partido Nacional) siempre nos apoyó", dijo.

"No soy blanca, lo que no quiero es que dentro del sindicato se hable de política, porque hay trabajadoras blancas, coloradas y frenteamplistas", afirmó la presidenta desplazada.

Luego del episodio de Durazno, Rivero contó que al finalizar una mesa representativa ampliada del PIT-CNT planteó el tema al presidente Fernando Pereira y al secretario general Marcelo Abdala. Desde la central sindical se le informó unos días después que se le había pedido a Laura Alberti (integrante del Secretariado Ejecutivo de la central sindical) que se reuniera con las dirigentes del SUTD para buscar una solución.

"Es intentar darles una mano, es un asesoramiento para intentar organizar", dijo Alberti.

Rivero relató que tras negarse a renunciar le efectuaron un planteo para adelantar las elecciones del sindicato que deben realizarse en marzo próximo. "En una reunión que se hizo al final dije que sí, que si querían las adelantábamos", recordó. "Se pidió firmar un acta porque dijeron que era un acuerdo político", añadió.

Según cuenta Rivero para anticipar las elecciones se fijó una asamblea nacional de delegadas para el pasado 21 de julio. Allí hubo representación de nueve de las 11 filiales del SUTD. Pero durante la discusión hubo representantes de cuatro de ellas que no estuvieron de acuerdo con adelantar el acto eleccionario, por tanto no se pudo resolver por un tema de votación. "Entonces me dijeron que si yo no aceptaba lo de las elecciones, algo que había firmado en el acuerdo político, se me tenía que suspender", narró.

La decisión se aprobó con cinco votos a favor. La suspensión marcada fue por seis meses. Ahora, la dirigente desplazada pretende presentar en los próximos días una denuncia ante el Ministerio de Educación y Cultura (MEC).

Generalmente, las fracturas en los sindicatos se observan en aquellos con fuerte poder de movilización. Es ese poderío el que lleva a los dirigentes a tener disputas internas, impulsadas muchas veces por diferencias políticas o ideológicas. Y tener posición de primacía dentro del gremio se transforma en una parcela de poder. Pero en este caso, la división llegó hasta un sindicato pequeño, con cerca de 300 afiliadas, varias de ellas del interior del país, sobre más de 76 mil registradas ante el BPS.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...