21 de mayo 2024 - 11:43hs

Fabulosa. Javier Milei, el presidente argentino de visita extraoficial en Madrid, dijo que la reunión con los empresarios españoles con intereses en su país había sido sencillamente fabulosa. Poco trascendió del contenido pero eran esas ocasiones en las que el poder de la foto es lo que políticamente vale.

Intercalados en sutil semicírculo de apoyo, traje oscuro obligado, semi-sonrisa pero no mueca, manos sujetas adelante la gran mayoría, 16 empresarios lo escoltan a cada lado (es fácil reconocerlo por las patillas). Era una asistencia filosa que quizás acarrearía costos oficiales por la osadía de este encuentro en plena andanada de insultos y fricción combustible con su contraparte española Pedro Sánchez.

Pero más tarde, el discurso de Milei en el acto de Vox -con alusiones directas a la mujer del mandatario español como corrupta- hizo escalar la controversia al nivel de un conflicto diplomático. Su mera presencia en el evento partidario hubiera bastado como provocación.

Más noticias

Con el correr de las horas los empresarios se dieron cuenta de que la retórica innecesariamente incendiaria de Milei y la reacción desmesuradamente revanchista de Sánchez los habían dejado en un lugar inoportuno y muy pero muy incómodo. Podían tener interés en hacer más negocios en Argentina pero era el momento de volver a ganar el favor de Sánchez.

Al menos eso intentaron. Llovieron los comunicados con expresiones de rechazo por los exabruptos de Milei, con llamamientos a la moderación y la calma y hasta explicaciones de que el encuentro que mantuvieron fue una inocente reunión de una hora en la que cada uno repasó más o menos lo que viene haciendo en la Argentina.

Al frente se puso Antonio Garamendi, presidente de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE) y varias grandes empresas españolas como Telefónica, Iberia, Abertis o Naturgy, y bancos como Santander y BBVA.

Incluso el español Sánchez, aún antes del inflamado discurso, ya molesto por la concurrencia de los ejecutivos, había intentado descalificarla asegurando que ninguna empresa había enviado a la primera línea.

Más indignación que otra cosa, si consideramos que estaban, por ejemplo, el flamante CEO de Iberia, Marco Sansavini, el responsable de América del Sur de BBVA, Jorge Sáenz de Azcunaga, o el presidente ejecutivo de Telefónica en Hispanoamérica, Alfonso Gómez, por citar algunos ejemplos. "No todos eran CEO", insistía Sánchez como quien se reivindica.

Pero más allá de este lamentable cruce de agresiones y amenazas, que no están a la altura de la investidura presidencial, y que empieza a tener ribetes de sainete, lo cierto es que hoy existe la expectativa de que pronto se podrá volver a invertir en Argentina.

La mochila de los empresarios y el trauma de Repsol

España es como un ex que todavía duele recordar. Pero uno sabe que no tiene derecho. En los noventa, había inversiones por más de 40.000 millones de euros pero la relación se resquebrajó hasta que el imperio de la inseguridad jurídica de los K dejó traumas como Repsol que quebraron la relación (y la economía).

La Argentina es hoy el noveno destino de la inversión española con un 3,29% del total. Desde la pandemia, los flujos son de 200 millones de euros anuales.

Ese desplome viene de la mano de un éxodo corporativo que hizo que en cuatro años el número de empresas españolas pasaran de 300 a 136.

Quedan, de todos modos, grandes corporaciones, como Telefónica, Santander, BBVA, Iberdrola, Naturgy, Acerinox, CAF, Dia, Mapfre, Meliá, Prosegur o Indra.

Después del fracaso del macrismo, el año pasado, un personaje ignoto ganaba en segunda vuelta en la Argentina. Le decían “el Loco de la Motosierra”. Para las empresas españolas, el panorama era, como mínimo, inquietante.

En aquel entonces, los analistas se preguntaban si podría hacer una corrección macro tan dura (o sea un ajuste tan brutal) y estabilizar luego la situación a tiempo, con el apoyo del arco político y la cintura para contener el inevitable malestar social que se respiraría en las calles.

Negocios que buscan ser multinacionales

Desde ya que todavía es muy pronto para que se hayan concretado inversiones. La Argentina todavía está en el medio de una transición muy compleja, intentando reordenar su economía e implementando un plan de estabilización que empieza a dar resultados.

Pero la expectativa es enorme. Y mira que hablo con todo el mundo y me la paso viajando”, dice Marcelo Elizondo a El Observador España.

Elizondo, especialista en negocios internacionales, está muy involucrado en la International Chamber of Commerce donde es miembro del Board Mundial, director para toda América y presidente de Comité Argentina.

A las empresas les atrae el discurso ideológico de Milei. La idea de que la Argentina dejó de ser populista. Las impresiona que haya bajado la inflación en dos tercios de 25% a 8% sin controles, por razones de mercado”, comenta.

Elizondo repara en un dato interesante. Hasta ahora, las empresas españolas en Argentina se han concentrado en el sector de servicios y no en la economía real.

Los grandes nombres corresponden a bancos, aseguradoras, empresas de telefonía, Internet. Si todo sigue su curso, en la era Milei, eso podría cambiar.

La cuestión de energías renovables es el tema más importante que los europeos tienen en la agenda en la Argentina. Los españoles en particular y el hidrógeno verde, específicamente. No sólo quieren hacer negocios acá sino que quieren exportar energía y convertirse en empresas líderes a nivel mundial”, comparte.

“Algún empresario -añade- me dijo una vez: nosotros empezamos a tener multinacionales españolas gracias a que las empresas empezaron a instalarse en América latina. Ahí tienen un modelo para aplicar en materia energética”.

La lógica de Milei y lo que todavía falta

¿Qué falta entonces para que puedan empezar a llegar las inversiones? Con Elizondo repasamos. Es fundamental eliminar por completo el cepo.

Esto implica que haya un tipo de mercado (y no una multiplicidad), que exista la garantía de que se puede disponer de dólares para importar y que al exportar los dólares recibidos pueden ser girados nuevamente al exterior en concepto de utilidades.

Nada que hoy pueda llevarse a cabo o bien realizarse sin algún tipo de restricción o traba burocrática.

Por otro lado, Elizondo agrega a la agenda la aprobación de la Ley Bases y el llamado Régimen de Incentivos a las Grandes Inversiones o RIGI, que permite justificar inversiones importantes en infraestructura, minerales, energía, petróleo.

Y agrega: “RIGI es clave por las condiciones que ofrece pero además por las señales que emite si se aprueba. Más allá de que el Gobierno sea minoría, quiere decir que hay otros bloques partidarios que pueden acompañar y eso es gobernabilidad”.

Finalmente, le pregunto a Elizondo si a Milei puede perjudicarlo “codearse” con figuras de derecha o ultraderecha ya que fue tan vilipendiado por esa cercanía.

Milei es una figura que está siendo analizada en el mundo porque se cree que puede tener influencia más allá de la Argentina. El está reunido con la centro derecha porque sabe que está creciendo en todo el mundo y está pidiendo una oportunidad de posicionamiento político y de agenda”, explicita.

“Lo sé por su entorno -aclara- que él considera que no tienen definido todavía si van a ser nacionalistas o liberales. Entonces dice: yo quiero estar ahí para que sean liberales”.

Temas:

empresarios Españoles Milei sánchez

Seguí leyendo

Las más leídas

Más noticias

Más noticias de Argentina

Más noticias

Más noticias de Uruguay

Más noticias de Argentina

Más noticias de Estados Unidos