Economía y Empresas > SALUD Y ESTUDIOS

¿Cuál es el doctorado que puede ocasionar problemas mentales?

Según un estudio de Harvard, los niveles de ansiedad y depresión entre los aspirantes al doctorado en economía son similares a los de las poblaciones carcelarias

Tiempo de lectura: -'

06 de noviembre de 2018 a las 12:36

Los estudiantes del doctorado en economía tienen un nivel de problemas de salud mental mucho mayor al promedio de la gente de Estados Unidos, señaló un informe del Departamento de Economía de la Universidad de Harvard, que comparó los niveles de ansiedad y depresión con los que alcanzan las poblaciones carcelarias.

El estudio fue realizado por el especialista en conducta mental Paul Barreira y los aspirantes al doctorado -el de mayor prestigio en el sistema anglosajón- en economía Matthew Basilico y Valentin Bolotnyy, que analizaron a quienes asisten a los doctorados que ofrecen el MIT y las universidades de Columbia, Harvard, Michigan, Princeton, Berkeley, San Diego y Yale.

Los resultados fueron alarmantes. Cerca del 18% de los estudiantes señaló experimentar severos síntomas de depresión o ansiedad.

A nivel nacional, los problemas de depresión afectan al 5,6% en el resto de la población estadounidense, mientras que el valor oscila entre el 3,4% y el 3,6% para aquellos que tienen entre 25 y 34 años, franja de edad de la mayoría de los aspirantes. En tanto, la ansiedad impacta al 5% de los norteamericanos, consignó el estudio.

Por su parte, el 11% de los estudiantes (56 personas) reportó haber tenido pensamientos suicidas en las últimas dos semanas. Al 25% de los estudiantes le han diagnosticado algún problema de sanidad mental en algún momento de su vida. Al 13% se lo diagnosticaron antes de comenzar el doctorado, mientras que a otro 12% se lo diagnosticaron después de empezar.

Al 25% de los estudiantes le han diagnosticado algún problema de sanidad mental en algún momento de su vida. Al 13% se lo diagnosticaron antes de comenzar el PhD, mientras que a otro 12% se lo diagnosticaron después de empezar.

De aquellos que experimentaron síntomas de depresión, solo el 27% se sometió a tratamientos, en tanto que apenas el 21% de los que sufren de ansiedad lo hizo. De los que manifestaron haber pensado suicidarse, sólo el 27% recurrió a un profesional médico.

"La prevalencia de los síntomas de depresión y ansiedad entre los estudiantes de doctorado de Economía es comparable con el registrado en las poblaciones carcelarias", indicaron los investigadores.

Agravamiento en el tiempo

Los grupos de estudiantes más avanzados tienen peor salud mental que los más jóvenes. El 14,5% de los que cursan el primer año sufren depresión o ansiedad, en tanto que los síntomas alcanzan al 25% de quienes llevan cinco años en el programa.

Los pensamientos suicidas recientes afectaron al 7% de los que están en el primer año, mientras que la proporción entre los que llevan más tiempo en el programa llega al 13%. El 27% de ellos dijo estar arrepentido de haber comenzado el doctorado.

Los mayores problemas reportados fueron la soledad y el aislamiento, al punto tal de que el promedio de los estudiantes se siente más solo y aislado que la población económicamente retirada de EEUU.

Las mujeres y los estudiantes extranjeros mostraron una mayor prevalencia que los aspirantes varones y los norteamericanos.

El mayor arrepentimiento de los estudiantes de economía giran en torno a cómo organizan su tiempo y como marchan sus estudios. "Este es un gran contraste con los aspirantes del doctorado en ciencias naturales, cuyos mayores arrepentimientos son respecto a su área de estudio y sus asesores", remarca el estudio.

Cinco claves para mejorar

El informe no se quedó con las alarmantes cifras sino que también esbozó una serie de recomendaciones a los docentes y asesores para combatir los desórdenes mentales en los aspirantes al doctorado. Los cinco consejos más destacados fueron:

  • Alentar a los estudiantes a tomar actividades que les den sentido y utilidad a su vida diaria.
  • Medir el éxito en diferentes formas para vencer los sentimientos de inseguridad que puedan tener los estudiantes sobre el mercado de trabajo.
  • Comunicarse con los estudiantes de forma clara y frecuente.
  • Alentar y promover las iniciativas de los estudiantes para mejorar las condiciones de trabajo.
  • Desestigmatizar tanto las conversaciones sobre el fracaso, sea grande o pequeño, como los pedidos de ayuda.

Fuente: El Cronista - RIPE

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...