Nacional > CRÓNICA

La oferta de venezolanos al PIT-CNT para que vivan "el socialismo en Venezuela"

A dos cuadras de distancia, en pleno centro de Montevideo, se realizaron dos manifestaciones sobre Venezuela: una antiimperialista y a favor del diálogo organizada por el PIT-CNT  y otra en busca del "cese de la usurpación" y elecciones libres convocada por la diáspora del país caribeño.   

Tiempo de lectura: -'

07 de febrero de 2019 a las 21:52

Faltan cinco minutos para las siete de la tarde. El discurso que dará inicio a la manifestación que convocó el PIT-CNT en la Plaza Libertad a favor del diálogo y la paz en Venezuela y contraria a la "injerencia extranjera" está a punto de empezar. La zona ya está repleta de banderas uruguayas, venezolanas, comunistas y hasta del Frente Amplio. Un cartel, entre tantos, resume lo que reclaman: "Sí al diálogo por la paz en Venezuela, no a la intervención extranjera".

Una señora, ajena a la marcha, que cruzaba la plaza con normalidad, se disgustó al ver la movilización y no dudó en expresar a viva voz lo que pensaba: "¡Qué dialogo ni qué diálogo! Y el hijo del presidente (Javier Vázquez) robando", gritó. Enseguida exclamó con más fuerza: "¡Viva Guaidó, viva Guaidó, viva Guaidó!". Los sindicalistas hicieron caso omiso a las increpancias y algunos se decían entre sí, riéndose: "Parece que la mujer se equivocó de marcha".

A dos cuadras de distancia, en la Plaza del Entrevero (Plaza Fabini), el grupo Venezuela Somos Todos convocó a una protesta en busca del "cese de usurpación, gobierno de transición y elecciones libres", contraria al régimen de Nicolás Maduro y a favor del presidente encargado por la Asamblea Nacional, Juan Guaidó.

En las dos plazas, a la misma hora, el escenario era muy diferente. En una, la organizada por los sindicalistas, era casi nula la presencia de venezolanos, según constató El Observador. En la otra, los caribeños eran mayoría.

"Nos preocupa y ocupa Venezuela. Queremos la paz para ese país por sobre todas las cosas y rechazamos cualquier alternativa que facilite el camino a la guerra. La historia, antigua y reciente, nos brindan vastos ejemplos de las gravísimas consecuencias de los ofrecimientos de 'ayuda humanitaria' o en 'defensa de la libertad' de los mismos actores que hoy se relamen por entrar a Venezuela", decía una proclama que el escritor Ignacio Martínez se encargó de leer micrófono en mano.

"Queremos la paz para ese país por sobre todas las cosas y rechazamos cualquier alternativa que facilite el camino a la guerra", continuó luego de mencionar casos de "desestabilización de la democracia en América Latina".

En algunos carteles, al igual que en unos folletos que distribuyeron jóvenes comunistas y militantes de Unidad Popular, no solo pedían "solidaridad con el pueblo" sino también con "el gobierno de Venezuela".   

Aún no había terminado la marcha a favor de Guaidó, pero Marta y Roberto, una pareja de venezolanos exiliados, decidió retirarse de una plaza para ir a la otra, para ver si encontraban a algún ciudadano venezolano en la movilización convocada por el PIT-CNT. "Queremos ver si realmente hay venezolanos allá, porque no entendemos cómo eso puede pasar", dijo uno de ellos a El Observador. "Es increíble cómo nosotros estamos luchando por todo esto y personas que están desconociendo lo que realmente está pasando en Venezuela apoyen a un dictador. Viendo que nosotros estamos acá, que hemos migrado, ellos no pueden apoyar algo, sin haber ido a Venezuela, simplemente por ideología política sin saber cuál es la situación que se vive allá", agregó.

En el mismo sentido, Samuel Lemos y Carlos Marín, otros dos venezolanos que participaron de la movilización en la Plaza del Entrevero, apuntaron sus dichos a los sindicalistas. "Les doy mi casa y mi carro y que vayan a vivir el socialismo allá en Venezuela y soporten un mes allá", declaró uno de ellos a El Observador. 

Cuando se terminó la protesta de los venezolanos, muchos se cruzaron en Plaza Cagancha con los sindicalistas. Algunos se animaron y gritaron: "¡No queremos a Maduro, que se vaya a Cuba!".

Al grito de "¡Viva el pueblo venezolano!" y "¡No a la injerencia extranjera y a la guerra!", Martínez culminó su discurso en una de las plazas.

En la otra, también gritaron ¡Viva el pueblo venezolano!", pero la frase no continuó de la misma forma.

Los venezolanos coincidían en lo mismo: "El diálogo es oxígeno a la dictadura".

 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...