Economía y Empresas > RENDICIÓN DE CUENTAS 2017

¿Qué espera el gobierno para las principales variables de la economía de 2018 en adelante?

Corrigió al alza previsiones de inflación y prevé menor suba real de los salarios; la recuperación del empleo quedaría para 2019

Tiempo de lectura: -'

01 de julio de 2018 a las 05:00

Pese a un contexto regional y mundial con un mayor grado de incertidumbre, el equipo económico confía en corregir algunos desequilibrios que muestra la economía uruguaya como el rojo de la cuentas públicas. Es optimista en elevar los niveles de inversión y empleo a partir de 2019, así como las exportaciones de bienes y servicios, según se desprende de la exposición de motivos del informe económico-financiero de la Rendición de Cuentas que presentó el Ejecutivo este sábado al Parlamento.


Tal cual ya había trascendido, el equipo económico mantuvo para esta Rendición de Cuentas su proyección de crecimiento de 2,5% del PIB para este año, pero elevó de 3% a 3,3% la prevista para 2019 y fijó en 3% la estimación para 2020. Por otro lado, redujo su estimación de expansión de la inversión proyectada para este año de 4,5% a 2,4%, aunque la elevó para 2019 de 5,6% a 6,6%. En cambio, para la dinámica del consumo privado mantuvo incambiada su previsión de un crecimiento de 2,7% para 2018, pero la redujo en tres décimas para 2019 a 3% frente a su estimación previa. En el caso de las exportaciones de bienes y servicios medidas en volumen físico, los técnicos del equipo económico redujeron en un punto porcentual la suba prevista para 2018 (a 3%), pero la elevaron para 2019 de 4% a 4,8%.

Asimismo, las autoridades proyectan una inflación algo por encima de lo previsto en la Rendición de Cuentas anterior. Ahora prevén una suba promedio de los precios de 6,8% para 2018 y de 5,9% para 2019, frente a un pronóstico anterior de 6% y 5,1%, respectivamente.

"Para lo que resta del período, los precios recuperarían su trayectoria descendente en ausencia de fuertes sobresaltos en el tipo de cambio y una política de ingresos ordenada", dice el documento oficial.


En el caso del tipo de cambio, el Ministerio de Economía maneja una suba promedio de 6,6% para 2018, pero bastante más prounicada para 2019 (9,7%). "A los efectos de la programación que respalda esta Rendición de Cuentas, se proyecta el tipo de cambio evolucionando algo por encima de la inflación, lo que es consistente con un proceso de gradual recuperación de la competitividad precio del país", explica.

En tanto, para la suba real de los salarios prevé una desaceleración. De un pronóstico de crecimiento de 1,7% para 2018, ahora fijó 1,3% y de 1,8% para 2019 (frente a una estimación previa de 2,2%). Finalmente, para el mercado de trabajo las autoridades se mostraron más pesimistas para 2018 con una caída de 0,3%en los niveles de ocupación -respecto a una expansión anterior de 0,5%-, aunque proyectan una recuperación de 0,6% para 2019 y de 0,8% en 2020. La pérdida de dinamismo del mercado laboral es una de las principales ocupaciones de las autoridades de gobierno, que trabajan en un plan de estímulos para promover la contratación de mano de obra. En tanto, a principios de año había aprobado cambios el régimen de promoción de inversiones apuntando a ese mismo objetivo.

"La recuperación del nivel de empleo, luego de tres años de caídas, constituye uno de las principales preocupaciones del gobierno y una de las principales variables a monitorear. Con este propósito, el gobierno se encuentra analizando un conjunto de medidas para la implementación de nuevas medidas para estimular el aumento de la ocupación, incluyendo un proyecto de ley para flexibilizar algunos aspectos de la ley de Empleo Juvenil y la creación de un subsidio transitorio para estimular la generación de puestos de trabajo en el ámbito privado", recuerda el gobierno.


Por su parte, se estima que el gasto del gobierno crezca a un menor ritmo, en el marco de una política fiscal que reduzca gradualmente su déficit.

"Tensión" fiscal

El gobierno no cumplirá con la meta de llevar el rojo de las cuentas públicas al 2,5% en 2019 como se había comprometido en el Presupuesto quinquenal, aunque dice que llegará a ese guarismo en 2020. Para este 2018, espera que el rojo de las cuentas públicas cierre en 3,3% del PIB, en 2019 caiga a 2,8%, para converger finalmente en la meta el siguiente año. El déficit fiscal cerró en los 12 meses en mayo en 4%, siete décimas por arriba del objetivo trazado para este año.


"Las cuentas fiscales continúan tensionadas. El déficit fiscal del sector público consolidado cerró 2017 en 3,5% del PIB, por encima de la meta para 2019 de 2,5% consistente con estabilizar la trayectoria de la deuda pública. Si bien el país construyó fortalezas que le permiten transitar por una senda de disminución gradual del déficit, es relevante tener presente que de no hacerlo se estaría arriesgando la continuidad de un conjunto de políticas públicas prioritarias", advierten las autoridades. Pese a estas luces amarillas el gobierno accedió a incrementar el gasto en áreas que considera prioritaria como la educación y la salud.

"El escenario macroeconómico global y regional ha tenido cambios relevantes desde la última instancia presupuestal. Las condiciones financieras internacionales se han vuelto más volátiles resultado de las expectativas de que la normalización de la política monetaria de la Reserva Federal de EEUU podría ser más acelerada de lo previsto", alerta.

Según el gobierno, este cambio de contexto contribuye a que los flujos de capitales que hasta hace algunos meses llegaban a buen ritmo a las economías emergentes se hayan enlentecido, y que incluso se hayan revertido en aquellos países con mayores vulnerabilidades macroeconómicas.

"Así, tomando en cuenta el contexto económico actual y el esperado para el período, la situación de las finanzas públicas y la posición financiera del Estado, la trayectoria esperada de las cuentas fiscales mantiene como eje fundamental la sostenibilidad fiscal", asegura.

El gobierno prevé alcanzar un equilibrio del resultado primario este año (0%), y un superávit de 0,6% del PIB en 2019 y 2020. En tanto, proyecta que la deuda bruta como porcentaje del PIB pase de 64,2% en 2018 a 65,9% en 2020. Mientras que la deuda neta (excluyendo encajes) cerraría el 2018 en 40,2% del PIB, 41,4% en 2019 y 41,6% del PIB en 2020.

Emitirá deuda por US$ 3.143 millones en 2019

Las necesidades totales de financiamiento del gobierno central para el año en curso ascienden a US$ 3.443 millones, de los cuáles US$ 1.676 millones corresponden al pago de intereses y US$ 1.712 millones a pagos de amortización de capital. Dada la evolución prevista de precios y del tipo de cambio, para el 2019 el Ejecutivo estima necesidades de financiamiento por US$ 3.143 millones, de las cuales aproximadamente la mitad corresponden a pagos de amortización de capital. El fondeo requerido en los mercados de bonos locales e internacionales se proyecta en US$ 2.950 millones para el año próximo.

Atención especial sobre Argentina

En el informe económico-financiero de la Rendición de Cuentas que presentó el Ejecutivo hay una claro mensaje de cautela y mayor incertidumbre sobre el desempeño de las economías de la región y el mundo.

"La situación de la economía argentina constituye el foco de preocupación más importante", reconoce el gobierno uruguayo.

En ese sentido, aclara que las proyecciones que se manejan en la Rendición suponen que las medidas adoptadas por el gobierno de Mauricio Macri "logran estabilizar las expectativas y que la economía argentina logra retomar su senda de crecimiento, aunque a un ritmo más lento al previsto en la anterior Rendición de Cuentas.

Por su parte, sobre Brasil dice que si bien verificó en 2017 un repunte en su actividad económica, lo que se espera que continúe ocurriendo en 2018, "la incertidumbre política se ha recrudecido de cara a las elecciones de octubre de este año, lo cual deja al próximo gobierno la implementación de medidas para alcanzar la sostenibilidad fiscal de modo de hacer más robusto el crecimiento a mediano y largo plazo".

"Las economías vecinas tienen en su agenda la corrección de desequilibrios macroeconómicos que de acentuarse podrían afectar aún más sus desempeños. Debe destacarse que si bien la economía uruguaya ha experimentado un fenómeno de "desacople" regional, no debe minimizarse la influencia de la economía argentina, particularmente en lo que refiere al comercio de servicios turísticos", recuerda el Ejecutivo.

Por último, el gobierno menciona que las tensiones comerciales de EEUU con China, la Unión Europa y sus socios en el Nanfa, "con el consecuente riesgo de un giro hacia políticas más proteccionistas que afecten la inversión y el flujo de comercio internacional, constituyen otro foco de preocupación".

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...