Economía y Empresas > EMPLEO

¿Tiene sentido el nombre "raro" de tu puesto de trabajo?

La cuestión es si esos nombres originales son solo caricaturas o responden a una nueva cultura, una forma de contratar diferente y a una exigencia de profesionales inéditos

Tiempo de lectura: -'

11 de marzo de 2019 a las 10:03

A James Mickens, un profesor de Harvard que investiga los desarrollos en la nube de internet y las aplicaciones web, Microsoft le dio el cargo de galactic viceroy of research excellence (virrey galáctico de excelencia investigadora). Y en Yahoo!, Bob Lord heredó de Alex Stamos el puesto de paranoid in chief (paranoico en jefe), que es como se denomina a aquellos que se dedican a la ciberseguridad.

Hay profetas digitales en AOL y hacker in residence en LinkedIn. Algunas compañías tienen chief heart officer (jefe del corazón), que son los que se dedican a mantener reuniones personales con los empleados y a favorecer una relación especial con ellos.

Basta con investigar un poco para descubrir a un mighty eagle (águila poderosa) -así se denominaba Peter Vesterbacka, CEO de Rovio, el creador de Angry Birds-, data detectives, profetas, evangelistas, héroes, genios y algún captain of moonshots.

La cuestión es si estos nombres -muchos en inglés y gran parte para satisfacer las necesidades de denominación del sector tecnológico- son algo más que un rosario de extravagancias.

El socio de Soymimarca, Guillem Recolons, asegura que "tiene cierta lógica que el nomenclator de nuevas profesiones surgidas a partir de la cuarta revolución industrial (inteligencia artificial, robots, 3D, internet de las cosas, blockchain) venga con acrónimos ingleses. Quien crea el cargo, conserva el derecho a inventar el nombre, y debido a la rapidez de comunicación, muchos países de habla no inglesa no se atreven a traducirlo por no descolocar a cazatalentos y profesionales de recursos humanos. Las nuevas carreras STEM (ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas) dominan el escenario de lo que solemos llamar futuro".

En todo caso, Recolons se sorprende de que muchas de las profesiones ya existentes y no vinculadas al desarrollo digital se rebauticen con nuevos nombres, la mayoría ingleses o de acrónimo inglés. Ya nadie es presidente, ahora todo el mundo es CEO. Tampoco es director de operaciones, ahora es COO (Chief Operating Officer). Ni director de marketing, ahora es CMO (Chief Marketing Officer), o director financiero, que ahora es CFO (Chief Financial Officer)".

Cabe pensar que esta nomenclatura responde a otra forma de captar a perfiles nuevos y diferentes

En todo caso, hay quien defiende que esta curiosa nomenclatura -que tiende a extenderse cada vez más por las organizaciones- no es una simple anécdota, sino que responde a una nueva cultura, a una forma de contratar distinta y a la búsqueda de un nuevo tipo de profesionales, con capacidades diferentes, para puestos nunca vistos, retadores, que generan nuevos negocios y que obtienen resultados.

Incluso una investigación de Korn Ferry International asegura que este tipo de nombres adaptados a la realidad laboral cambiante podría ser una herramienta de retención del nuevo talento.

Marketing del talento

La experta en transformación digital, Silvia Leal, opina que todo esto "es más una cuestión de marketing que otra cosa. Aunque ese marketing sea efectivo. Y hay que tener cuidado con la elección de nombre que se hace". Añade que "los profesionales, si no son 4.0 no van a ningún lado. Hay que demostrar que uno está preparado para los nuevos tiempos. Si hablamos de ninjas, podemos saber qué hace diferente a esa persona, si tiene experiencia, si es agresivo. La denominación de gurús o evangelistas transmite cierto toque de prepotencia, porque uno no se puede autodefinir como gurú. Y otros, como el director de felicidad, transmiten algo que se hace desde recursos humanos con un objetivo diferente".

A esto Guillem Recolons añade que "es importante saber cómo se denomina lo que uno hace. Hay quien trabaja en consultoría de comunicación y estrategia personal para clientes durante años sin saber que eso se llama personal branding. Y si uno es facilitador de procesos, no debe olvidar colocar en sus perfiles scrum master: el trabajo le llegará igual, pero mucho mejor pagado".

También el socio director de Recarte & Fontenla, Carlos Recarte, se refiere a la conexión con el marketing que tiene el uso de esta nomenclatura original: "Son proyectos de atracción de talento, pero no de cultura. Es propio de startup, para que éstas resulten más atractivas. Ya en el boom de las puntocom se ponían nombres interesantes para diferenciarse y llamar la atención, pero en grandes compañías esto no tiene mucho futuro. Se generan expectativas, como es el caso del responsable de felicidad. En las startup tiene el sentido de llamar la atención o cambiar la cultura. Y puede tener también sentido para las generaciones más jóvenes, pero también implica riesgos: lo importante es hacer cosas y que la gente se de cuenta de que funciona, para jóvenes y sénior, porque estamos en la época de la credibilidad".

El nombre que le damos a un puesto va más allá de la pura denominación y dice mucho de la cultura de la compañía

El socio director de Isavia, Ovidio Peñalver, cree que "el lenguaje no es inocente. El nombre que le damos a un puesto va más allá de la pura denominación y dice mucho de la cultura de la compañía y de la imagen que se quiere transmitir".

Parece claro que cada vez más organizaciones pretenden ofrecer una imagen distinta para destacar y mostrar valores diferenciales propios de otro tipo de compañía con perfiles profesionales inéditos. Aún así, Peñalver considera que "la mitad de los nombres son pura moda y esnobismo. Hay que ver si hay cambio real o no en la función de quien lo realiza".

Guillem Recolons también cree que hay una parte de esnobismo y otra de globalización: "La tendencia es a ahorrar palabras, así que los acrónimos han llegado para quedarse, y si son en inglés, mejor, de manera que quien no los entienda quede fuera del mercado, y así todo el mundo habla el mismo idioma. A veces, aunque no estén en inglés, también se han rebautizado profesiones de toda la vida como vendedor por 'ingeniero de ventas', mucho más glamuroso. También tiene un punto chic llamar back office tecnológico a los técnicos de toda la vida".

Nuevo reconocimiento

El consultor de dirección en organización y RRHH, Juan San Andrés, explica que "nuestro cerebro asocia palabras con significados concretos y con expectativas. En organizaciones que buscan nuevas maneras de ser reconocidas, de estar en el mercado y de hacer las cosas, se hace necesario enfocar el ejercicio de los puestos de maneras diferentes. Nombrar los empleos de formas distintas y creativas es un primer paso para ello. Ayuda a que se asuman las tareas ex novo, con pocos referentes del pasado. Si esto ocurre en una empresa realmente fresca y original en todos los aspectos las posibilidades de hacer las cosas de otro modo aumentan".

San Andrés añade que "crear nombres peculiares para los puestos exige que quienes buscan empleo y los reclutadores amplíen sus perspectivas. Habrá que entrar en el detalle de qué es lo esencial en ese puesto, qué aptitudes básicas son precisas, más allá de las experiencias pasadas. Uno ya no debería definir su perfil en términos rígidos sino de posibilidades: con mis actitudes, motivaciones y aptitudes, ¿qué universo de cosas podría y querría hacer? Leer los anuncios requerirá algo más de imaginación que ahora".

Uno ya no debería definir su perfil en términos rígidos sino de posibilidades: con mis actitudes, motivaciones y aptitudes, ¿qué universo de cosas podría y querría hacer?

Además, el experto sostiene que "en un escenario de empleos intrínsecamente nuevos, no solo por su nombre, sino por sus contenidos, la búsqueda de candidatos debe orientarse más al examen de las posibilidades de las personas que de sus experiencias pasadas".

Cita además un estudio de Ellen Langer y A. Benevento que muestra cómo mujeres a las que en un juego de rol les había tocado ser ayudantes o secretarias obtenían medidas de inteligencia claramente menores que otras a las que les tocaba ser directoras: "El título del puesto condicionó su rendimiento intelectual, y así una auxiliar administrativa ve limitada su responsabilidad por el mero título de su puesto. Cabe preguntarse qué pasaría si le llamáramos experto en compliance contable. El mundo está cambiando rápido, los límites de los puestos son difusos y cambiantes. En estas circunstancias, usar nuevas nomenclaturas quizá sea más una necesidad que una extravagancia".

Diccionario de cargos extravagantes
Profeta digital: identifica nuevas tendencias en los mercados.
Paranoid in chief: se dedica a la ciberseguridad.
Filósofo in-house: resuelve problemas de ingeniería desde una perspectiva humanística.
Hacker in residence: crea prototipos para herramientas internas y transforma los diseños de ciertos productos.
Galactic viceroy of research: investiga los desarrollos en la nube de Internet y las aplicaciones web.
Evangelistas: de moda, producto o de marca, se encargan de las campañas de publicidad y arrastran seguidores.
Chief of happiness officer: gestiona la felicidad en el trabajo y su influencia en la productividad.
Chief of culture: vigila y preserva la cultura corporativa.
Mighty eagle: básicamente es el CEO, el que manda.
Genios y héroes: ayudan a los compradores a resolver dudas y problemas técnicos.
Ninjas: vendedores extraordinarios. Los ninja contables ofrecen consejo financiero y gestión.

Fuente: Expansión - RIPE

 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...