Estilo de vida > Ilustración en Uruguay

"Todo el mundo puede dibujar. Podés hacerlo más realista o menos, pero todos lo hacemos y es lo lindo"

Dani Scharf, uno de los ilustradores que viajarán a la Feria del Libro Bologna, explicó el trasfondo de su dibujo

Tiempo de lectura: -'

24 de marzo de 2018 a las 05:00

¿Cómo define el estilo de su ilustración?

Tengo el concepto, el valor de la idea, consolidado. Aprendí a contar algo sin mostrarlo explícitamente. Ese es uno de mis grandes valores. Mi estilo se enfoca en la conceptualización más allá de lo estético. La conceptualización como uno de los pilares de lo estético. Eso viene de mi gusto por lo análogo. Hice muchos años serigrafía y grabados, y eso me marcó. A lo largo de los años pasé por muchas etapas, probé muchas cosas y es un recorrido de muchos años que sigue evolucionando. En mi época de estudiante usaba colores muy fuertes, era un estilo rígido y lo hacía en computadora. Después volví a lo analógico y me quedé con el poder de los colores. Empecé a mezclar texturas. Y después me fui moviendo por muchos formatos que se nutrieron entre sí.

¿Qué valor, para usted, tiene la ilustración?

Es algo increíble. Dentro de la ilustración hay diez millones de cosas. Yo encuentro mi estilo y me conecto con mi niño interior, me ayuda a aceptar mis deformidades y eso termina conformando mis dibujos.

¿Qué características tiene su ilustración cuando se enfoca en la ilustración infantil?

La ilustración para niños y para adultos da para mucho. El tema es cómo utilizo las herramientas que tengo para dar los mensajes que quiero. Uno cuando ilustra juega con la información que tiene el lector, no le das todo masticado. Entonces, puedo jugar con diferentes mensajes si sé que un adulto va a entender tal cosa y va a saber interpretarlo, y si sé que un niño no. Por eso creo que mis proyectos son para niños de cero a trescientos años. Lo pueden disfrutar todos.

24lu11 poster 1col.jpg
Parte del poster de Dani Scharf para Museos en la noche 2017
Parte del poster de Dani Scharf para Museos en la noche 2017

¿Quiénes son sus referentes?

Siempre se sigue a los grandes maestros. Y en esto, como en las grandes cosas de la vida hay que mirar de todo y experimentar de todo porque todo sirve. Desde películas, hasta muestras de arte, o lecturas que nunca leerías. Del medio local hay muchos, hay grandes históricos, como Carlos Palleiro, Maca, el grupo que formaba la imprenta As, que son de una época muy linda. De los extranjeros me gusta mucho Saul Bass, Milton Glaser, también me gusta (Joan) Miró. Algunas épocas de Picasso. Warhol. Hay ciertas paletas cromáticas de la cultura pop que comparto. Todos estos nombres son bien distintos pero influyen.

¿Prefiere el trabajo analógico o en computadora?

En general se mezcla. Si bien se piden archivos digitales a la hora de entregar un proyecto, siempre trabajo con texturas, capas y bocetos. Antes, siempre hago conceptualizaciones en un cuaderno, escribo mucho y después dibujo. Pongo en papel las ideas y los temas para después hacer los bocetos.

Lea también: El gran momento de la ilustración infantil en Uruguay

A sus dibujos los rodean un montón de ideas de antes, entonces.

Claro. Pienso mucho antes de llegar al dibujo. Creo que la parte de la idea es muy importante. A veces surgen de ideas muy simples, nada rebuscadas. Pero a veces una idea rebuscada se plasma de forma muy sencilla. Y el poder de síntesis también es muy difícil de conseguir en la ilustración.


24lu11 ilustración 2col.jpg
Vida de perro, de Dani Scharf
Vida de perro, de Dani Scharf

¿Cómo ha variado su estilo a lo largo de su carrera?

No es un estilo rígido ni súper definido. No quiero sonar egocéntrico, pero me han dicho que es reconocible. Que es ilustración de autor. Pero voy cambiando las formas de decir las cosas, de mostrar las ideas. Mi estilo visual también se construye con simbología dentro del universo, entonces de repente sí hay elementos que se mantienen y que están presentes de distinta forma. Así generan un hilo conductor en todas mis obras. Mi deformidad siempre está presente. Soy muy honesto conmigo mismo, con mi niño interno. Eso me hace muy feliz. Mi interior está agradecido con todo lo que me está pasando. En teoría, convertí una limitante en un valor agregado, porque si alguien me pide algo hiperrealista no sé si puedo hacerlo. Por eso cuando doy talleres no me gusta que me digan que no saben dibujar. Todo el mundo puede dibujar. Podes hacerlo más realista o menos, pero todos lo hacemos y eso es lo lindo. A mí me pasaba que no era el mejor de la clase en dibujo, que me decían que era malo, y seguí. Y acá estoy.
REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...