Omedia > Para la Universidad Católica del Uruguay

Abogacía y Notariado en la UCU: profesionales formados para el mercado y no de espaldas a él

El nuevo plan de ambas carreras tiene una visión moderna, internacional e innovadora que alienta a los futuros profesionales a que sumen trayectorias en negocios, tecnología o ciencias sociales

La apertura al mundo y poder conocer cómo funcionan los sistemas de otros países es siempre una parte esencial en la formación universitaria.

Tiempo de lectura: -'

06 de noviembre de 2020 a las 05:03

Mario Spangenberg da clases en la Universidad Católica del Uruguay (UCU) desde hace más de 20 años. “Entré con 18 años a estudiar Derecho y no me fui más”, dice siempre. En el camino se convirtió también en un reconocido abogado penalista pero nunca dejó de caminar los pasillos de la Universidad. En estas décadas fue profesor, integró el Departamento de Derecho Público de la UCU y en 2018 asumió como decano de la Facultad de Derecho.

Mario Spangenberg da clases en la Universidad Católica del Uruguay (UCU) desde hace más de 20 años.

Desde ese entonces puso especial preocupación en que los estudiantes de Abogacía y Notariado se abrieran al mundo. Así fue que en los últimos años las aulas de Derecho recibieron —primero presencialmente, y ahora de manera virtual— a más de 100 profesores extranjeros que nutrieron a los futuros profesionales con sus experiencias. En 2019, además, la Facultad fue aceptada por la European Law Faculties Association (ELFA) y se convirtió en la única de Sudamérica que participa en la reunión anual de Southeastern Association of Law Schools (SEALS).

Spangenberg —que desde mediados de 2020 está al frente de la nueva Facultad de Derecho y Ciencias Humanas— no se cansa de decir que para estar en la frontera del conocimiento, lo primero que se debe hacer es saber lo que está pasando fuera de los límites de Uruguay y, para lograrlo, no alcanza con mirar desde la ventana; para él hay que mirar desde adentro. Con esa idea como faro y con la certeza de que no se puede imaginar su día a día sin la vida en la Academia, el decano lideró —en este año tan excepcional— el proceso de transformación de las carreras de Abogacía y Notariado.

El nuevo plan de ambas carreras tiene una visión moderna, internacional e  innovadora que alienta a los futuros profesionales a que sumen trayectorias en negocios, tecnología o ciencias sociales.

¿Cuáles son los grandes cambios que experimentarán las carreras de Abogacía y Notariado a partir de 2021?
Es claro que en Uruguay y en el resto del mundo, la profesión de abogado y la de escribano han venido transformándose en muchos y muy importantes aspectos. Los cambios en las carreras pretenden colocar a nuestros graduados a la altura de esas transformaciones. Que alcancen a ser excelentes profesionales, pero en la profesión que van a tener ellos y no en la que existía hace 25 años. En ese sentido, el enfoque en el aprendizaje sobre casos, la incorporación del asesoramiento –junto al litigio– como parte central de ambas carreras, una fuerte apertura a otras disciplinas, la internacionalización, y el aprovechamiento de las innovaciones tecnológicas, son algunos de los ejes de esta transformación.

¿De qué manera esta transformación hace eco, entonces, de las necesidades del mercado? 
Los cambios en las carreras de Abogacía y Notariado son la respuesta a una pregunta que no estamos acostumbramos a hacernos en la Academia, pero que es –al mismo tiempo necesaria y urgente y, por cierto, muy sencilla– la siguiente: ¿Qué es lo que hacen en su actividad profesional abogados y escribanos?. Y de la respuesta a esa pregunta es que construimos la transformación. En ese sentido, la transformación en las carreras apunta a que nuestros graduados tengan las habilidades y competencias para desarrollar su tarea profesional con excelencia, rigor y pertinencia. Abogados que sepan litigar y asesorar y no abogados que sólo sepan leyes. Por eso queremos darles la tranquilidad de que se están formando para el mercado y no de espaldas a él.

¿Cuál es el perfil del graduado de las carreras de Abogacía y Notariado?
En ambas carreras, el perfil del graduado se basa en la práctica de las capacidades y habilidades necesarias para ejercicio de la profesión, desde una visión moderna, internacional e innovadora, pero no de cualquier modo, sino éticamente. Es decir, con lealtad hacia los clientes, hacia la contraparte y hacia el Tribunal y con un marcado compromiso por el respeto al Estado de Derecho y la promoción de los derechos humanos.

De ahora en más, los graduados tendrán la posibilidad de sumarle a su título un certificado que dé cuenta de la trayectoria seleccionada. ¿Por qué esta novedad será un aporte para los futuros abogados y escribanos?
Esta es una de las grandes innovaciones de las nuevas carreras en la UCU. Vamos a tener abogados y escribanos que, además del título clásico, tendrán certificaciones de trayectorias en múltiples áreas: como negocios, tecnología, ciencias sociales, comunicación o arte.  En definitiva, profesionales que a lo largo de su carrera han sabido comenzar a profundizar también en otras áreas; lo que, al final del día, les permitirá trabajar con naturalidad con otros profesionales.

Los profesores son un punto muy sólido de la propuesta de Abogacía y Notariado en la UCU. ¿Cómo se compone el staff docente y qué es lo que valoró a la hora de formar ese equipo cuando asumió como decano de la antigua Facultad de Derecho?
El equipo docente de estas carreras es un verdadero orgullo. En su formación académica y profesional, pero también en su notable compromiso con los estudiantes y su proceso de aprendizaje. Diría que estamos cerca de un mix perfecto, con profesores muy experimentados y de reconocido prestigio, junto a profesores que son jóvenes brillantes y que ya están comenzando a deslumbrar en el mundo jurídico.

Más allá de fomentar el intercambio estudiantil, las carreras de Abogacía y Notariado tienen un fuerte énfasis en internacionalización. Hay profesores extranjeros que vienen a dictar cursos, los estudiantes también tienen la posibilidad de viajar a la región para tomar clases puntuales. ¿Por qué es tan relevante para los estudiantes tener estas posibilidades y de qué manera estos encuentros son transformadores para ellos?
La apertura al mundo y poder conocer cómo funcionan los sistemas de otros países es siempre una parte esencial en la formación universitaria. Y también, y muy especialmente, en el Derecho. En los hechos, nuestra apuesta es a que nuestros estudiantes realicen un semestre en el exterior. Pero no sólo eso. La internacionalización y la apertura al mundo, es algo que se trabaja cotidianamente en las clases.

También existe la posibilidad de sumar otro título de grado como, por ejemplo, contador o economista. ¿Por qué el mercado valoraría un perfil así?
La doble titulación es, sin lugar a dudas, uno de los aspectos centrales de la transformación y es el siguiente paso —de transversalidad— al de las trayectorias. Nuestra oferta de doble titulación, en ese sentido, permite a nuestros estudiantes recibir una formación acorde a las más modernas ofertas universitarias de Europa y de Estados Unidos y eso me llena de orgullo.

REPORTAR ERROR

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...