Cargando...
El Instituto Plan Agropecuario presentó los resultados de las carpetas verdes.

Agro > CARPETAS VERDES

Año ganadero récord: hasta 80% más de ingresos y más producción de carne

La productividad de las empresas ganaderas aumentó 4% con respecto al ejercicio pasado pese a un escenario adverso en cuanto al clima

Tiempo de lectura: -'

17 de noviembre de 2022 a las 14:19

Pese a que el clima jugó en contra en primavera y verano con un déficit hídrico que afectó diferentes zonas, en el ejercicio ganadero 2021/22 (julio a junio) se produjeron 4% más kilos de carne y hubo más ingresos, de hasta el 80% en algunos casos.

En promedio los ganaderos tuvieron un ingreso de US$ 129 por hectárea según develaron lo resultados de las carpetas verdes del Instituto Plan Agropecuario. 

El que pasó fue “el mejor año de los 21” que el instituto lleva registro, comentó el director general del mismo, Carlos Molina, durante la presentación de los datos.

“Más producto, más costos, más ingresos, más kilos producidos, más precio”, destacó Molina de las 150 empresas que participaron del Programa de Monitoreo del Plan Agropecuario. Todas las empresas ganaderas analizadas (de ciclo completo y de cría) han mostrado un crecimiento a largo plazo, con subidas y bajadas en la productividad directamente relacionadas con eventos climáticos adversos, explicó Molina.

Solidez de las empresas

En las empresas de ciclo completo que se desarrollan en el norte del país, en zona de basalto, por primera vez los costos crecieron 21% de un ejercicio al otro, en ese escenario y pese a que la relación insumo-producto cayó 9%, los ingresos fueron de US$ 134 por hectárea, 46% más que en 2020/21, cuando fueron US$ 92 por hectárea. Los ingresos de aquellos productores arrendatarios crecieron 63%, ubicándose en US$ 101 por hectárea, con una renta de US$ 85.

En un área de 1.600 hectáreas, los desempeños de las empresas se mantuvieron estables con respecto al ejercicio anterior, a pesar de que sufrieron los efectos del clima, por la falta de agua. La marcación vacuna se ubicó en 84% y la señalada de los lanares en 80%, con una tasa de extracción del 40%.

En el norte los ganaderos que hicieron ciclo completo durante 2021/22 lograron producir 97 kilos de carne vacuna por hectárea, manteniendo estable la productividad. Según destacó Molina, “haber mantenido la productividad en ese escenario climático sin dudas muestra solidez de las empresas”.

Además de un aumento en la productividad, los precios también subieron. El valor de los vacunos aumentó 29% y se ubicó en US$ 2,22 en promedio por kilo, mientras que el de los lanares subió 13%, promediando US$ 2,10 por kilo. 

En el caso de la lana, como pasó también en otras zonas del país, el valor bajó 30%.

Para saber

Los US$ 129 por hectárea son el mayor valor de la serie de registros que el Plan Agropecuario lleva desde 2001. Para alcanzar esos resultados se han repetido aspectos clave que le han permitido a los productores enfrentar escenarios que son por un lado favorables (como un mejor precio del ganado) y por otro adversos (por el clima, la suba de los costos productivos, la inflación y la baja del dólar) destacó el director del instituto, Carlos Molina. “No hay una decisión mágica”, para obtener buenos resultados, explicó, sino que se trata de una secuencia de decisiones tomadas  con información y en tiempo. “La clave es gestionar el pasto”, resaltó.

Resultados

Después de dos años mejoró la productividad

Aquellos ganaderos de ciclo completo que produjeron en el este del país tuvieron un producto bruto de US$ 251 por hectárea, 49% más que en el ciclo pasado, “el producto más importante para estas empresas en toda la serie”. 

El ingreso de capital creció 80% en este caso y alcanzó los US$ 133 por hectárea, pese a que los costos productivos subieron 23%. En términos relativos, en estas empresas fue donde crecieron más los costos, indicó Molina.

Si bien el valor de las rentas aumentó y se ubicó en US$ 83 por hectárea, los productores arrendatarios tuvieron un crecimiento del 120%, se informó: de US$ 46 en el ejercicio anterior, pasaron a generar US$ 103 por hectárea.

En un área de 1.100 hectáreas que en el ejercicio anterior fueron muy golpeadas por la seca, luego de dos años de caída por el clima, la productividad aumentó 5%, llegando así a un promedio de US$ 107 kilos por hectárea. Los resultados fueron positivos, destacó Molina, pero la productividad está lejos todavía de los 115 kilos por hectárea del ejercicio 2018/19, que fue “el mejor año”. En total, entre vacunos y lanares, la productividad total creció un 4%.

El precio del ganado vacuno subió 24% en esa zona y 60% el de los lanares, mientras que el valor de la lana (Corriedale en esa parte del país) cayó 22%.

Ingeniarse para producir más

Además de analizar datos de establecimientos donde se hace ciclo completo, el Plan Agropecuario mostró información aportada por criadores. Los que se ubican en el norte (los que tienen más ovinos en todo el país) tuvieron un crecimiento de la productividad tanto en vacunos como en lanares, pese a las condiciones adversas del clima, en promedio en 3%. La marcación vacuna subió 2% y la señalada en ovinos alcanzó el 89%.

“Se las ingenian para crecer en productividad”, resaltó Molina sobre los productores que generaron 67 kilos de carne vacuna por hectárea y alcanzaron ingresos de US$ 121 por hectárea, US$ 89 en el caso de los arrendatarios. En estas empresas fue en las que menos crecieron los costos productivos (9%).

En el caso de los criadores del este del país, que son los que más vacas entoradas tienen, según informó Molina, la productividad aumentó 5%. El ingreso de capital llegó a US$ 129 por hectárea tras crecer 84%, y a US$ 106 en el caso de los arrendatarios, pese a que las rentas estuvieron 12% más caras que en el período anterior. Según comentó Molina, en estas empresas el ingreso neto creció por la mayor productividad y la mayor valorización del producto vendido, dado que el precio del ganado vacuno subió 24% y el del ovino 39% con respecto al ejercicio pasado.

Con una toma de decisiones basada en una combinación de tecnologías, información, asesoramiento y gestión del pasto, se “generan empresas con más capacidades de adaptación y más resilientes”, indicó Molina, quien sostuvo que las empresas son cada vez más “como resortes”, porque, “cuando la cosa aprieta, aprietan”, y cuando la situación afloja, tienen más capacidad de adaptación.

En el ejercicio ganadero 2021/22 (julio a junio) se produjeron 4% más kilos de carne y hubo más ingresos.

Tras un año excepcional, un inicio complicado

Junto a los resultados de las carpetas verdes de la campaña 2021/22, el director del Plan Agropecuario habló sobre el nuevo ejercicio ganadero.

“Luego de un 21/22 excepcional se complica el inicio del 22/23”, dijo y explicó que esa situación se dio porque los precios de la hacienda gorda retrocedieron, mientras que los de los insumos no (algunos se mantuvieron  mientras que otros subieron). A eso se le sumó un pronóstico Niña que “agrega una complicación” porque es “otra primavera perdida”, sostuvo.
Para enfrentar la situación actual Molina recomendó prestarle atención a información importante, por ejemplo dónde estuvo el ingreso extra en el ejercicio anterior, y entender que “hay que tener claro siempre que los precios excepcionales no son para siempre”.

 

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...