Economía y Empresas > EQUIDAD DE GÉNERO

Arbeleche: “El verdadero logro para avanzar en la igualdad está en impulsar un cambio cultural”

La ministra de Economía dice que la equidad de género no solo es cuestión de más recursos y que todos los eslabones de la sociedad deben empujar

"El verdadero logro para avanzar en la igualdad de oportunidades está en impulsar un cambio cultural".

Tiempo de lectura: -'

06 de marzo de 2021 a las 05:04

Azucena Arbeleche asumió la responsabilidad y el desafío de ser la primera ministra de Economía y Finanzas (MEF) de Uruguay bajo el gobierno de coalición de Luis Lacalle Pou, un viejo conocido de su etapa como estudiante en The British Schools porque sus hermanos compartieron aulas. Forjó su carrera profesional bajo un modo de trabajo disciplinado y ordenado. Esa ha sido una de las características más salientes al frente del MEF, algo que ya había mostrado con un perfil (bastante más bajo) cuando dirigió  la Unidad de Gestión de Deuda durante los primeros dos gobiernos del Frente Amplio (FA). 

“No soy tímida, pero no me gusta hablar porque sí. Si no tengo algo que decir no voy a hablar de entrada. Creo que siempre fui dura. Quizás porque las ideas las transmito con firmeza, es mi forma de ser. Lo que digo generalmente está estudiado y estoy convencida”, dijo en una entrevista con la revista Galería. 

Su profesionalismo en el manejo de la deuda del Estado fue elogiado en más de una oportunidad por distintos analistas económicos y también desde filas de la actual oposición. A finales de 2014 aceptó transformarse en la referente del equipo económico de Lacalle Pou, que perdió la elección en esa oportunidad. Cinco años más tarde tuvo la revancha y Arbeleche era la candidata cantada para asumir al frente del ministerio de la calle Colonia y Paraguay.

Hace dos semanas –en medio del reclamo de los socios de la colación y el FA por más recursos para atender la emergencia sanitaria– el presidente Lacalle Pou respaldó a Arbeleche ante su gabinete ministerial y la definió como la ministra de Economía más “sensible de los últimos años” y destacó su mirada “humana” por el equilibrio que mostró entre el manejo de las cuentas públicas y la atención a las personas más golpeadas por la crisis. En medio de la conmemoración por el 8M, la ministra respondió a El Observador vía correo electrónico un breve cuestionario sobre su mirada personal sobre el tema. 

Le tocó asumir en un gabinete ministerial con una fuerte presencia de hombres. ¿Qué balance puede hacer de este primer año de gestión desde una mirada de género?  ¿Se pudo avanzar? 
Me cuesta mucho establecer una mirada específica en un año que fue disruptivo en todo sentido. Asumimos el 1° de marzo de 2020 con un programa de gobierno y 13 días después la realidad del país cambió por una pandemia que afectó al mundo todo desde finales de 2019. 

¿Qué acciones en concreto se desplegaron desde el Poder Ejecutivo para avanzar con la equidad de género? ¿Hay margen para destinar más recursos?
Las acciones económicas y sociales del Poder Ejecutivo tuvieron como foco atender a los colectivos más afectados por la pandemia: los hogares con mayores carencias, los trabajadores con riesgo de perder el empleo o, incluso, los desempleados y las micro, pequeñas y medianas empresas. En estos colectivos, las mujeres tienen un lugar preponderante. De hecho, hay un mayor porcentaje de personas carenciadas en hogares con jefatura femenina que en hogares encabezados por hombres. Por  tanto, las políticas sociales destinadas a la población más vulnerable tuvieron como destino mayoritario hogares encabezados por mujeres. Pero además de esas medidas con foco en lo social, basta repasar la Memoria Anual que el gobierno envió al Parlamento para ver cómo el tema género está presente en todas las unidades que componen el gobierno.

Se trabajó de manera coordinada entre diferentes organismos para unificar esfuerzos en este sentido. Por ejemplo, se instalaron unidades de género en distintos ministerios, algo que la Ley N° 19.846 de diciembre 2019 (Igualdad y no discriminación en base al género entre mujeres y varones) preveía pero que no se había puesto en práctica en todas las dependencias públicas. Inmujeres tuvo un rol muy activo en este primer año. El sistema de respuesta a la violencia doméstica adquirió un papel relevante en la pandemia. A poco de iniciada la emergencia sanitaria se hizo una campaña de difusión sobre el tema que llegó a que se incrementaran las consultas y denuncias por violencia. En este sentido, también se destaca lo que sucedió en el Ministerio del Interior, donde en la ley de urgente consideración se creó la Dirección Nacional de Políticas de Género. Además, se sumaron 500 tobilleras para atender la violencia de género, lo que permitió llegar a un total de 1.700, un mecanismo de custodia fundamental para las víctimas de este flagelo. Además, en la ley de Presupuesto Quinquenal, hubo un acuerdo político que permitió dotar de recursos al Poder Judicial para crear tres juzgados de género en el norte del país donde este problema es dramático. Reafirmamos el compromiso del gobierno de destinar recursos y programas para combatir la violencia contra la mujer.

Pero hay un tema en el que personalmente he insistido mucho: la posibilidad de vivir libremente, de gozar libremente sin violencia de género, es un derecho de todos, pero también es una responsabilidad de todos. Es un asunto de hombres y mujeres, de ahí el concepto de la corresponsabilidad ciudadana. Pero no solo se trabajó en temas de violencia de género. Se puede mencionar, por ejemplo, lo que se hizo a través del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca, donde se decidió crear un Plan Nacional de Género en las Políticas Agropecuarias, como forma de incorporar la mirada de género específicamente en el agro y el sector rural.

Finalmente, y más allá de los recursos previstos en las leyes, es importante mencionar que cada institución puede reasignar recursos y tomar medidas para destinarlos a políticas de género.

¿En el Ministerio de Economía y Finanzas cambió la gestión? ¿Qué presencia tienen las mujeres en los cargos de responsabilidad de su cartera?
El Ministerio de Economía y Finanzas cumplió con lo previsto en la ley de 2019  y creó su Unidad Especializada en Género. Es un artículo que hemos puesto en la ley de Presupuesto y estamos muy conformes de darle una mirada institucional a este tema. Es muy importante que así sea, que todos tengamos presentes el tratamiento y la igualdad de oportunidades que hombres y mujeres tenemos que tener. Es un proceso en marcha, en el que estamos avanzando día a día. Respecto a la presencia de las mujeres en este Ministerio, es la primera vez que se tiene tantas mujeres en puestos destacados con capacidad de decisión. Hago un repaso: Marcela Bensión – directora de Política Económica–; Magela Manfredi – Contaduría General de la Nación; Nicole Perelmuter – directora de Asesoría Macroeconómica-; María Pía Biestro – directora de Asesoría Tributaria–; Silvina Panizza –directora de la Unidad de Participación Público-Privada; Ana Alfie –directora del Área Zonas Francas- y Margarita Faral – directora de la Dirección General Impositiva–. Todas estas personas están en sus cargos por su idoneidad técnica y es en este sentido que el país todo debe seguir avanzando: en educación y empoderamiento para que las mujeres tengan cada vez más acceso a la igualdad de oportunidades.  

Azucena Arbeleche es la primer ministra de Economía y Finanzas que tuvo Uruguay.

¿Qué siente que todavía falta para romper ese techo de cristal que hoy tienen muchas mujeres para acceder a cargos de responsabilidad en el Estado uruguayo? ¿Alcanza solo con una expresión de deseo o se requieren políticas más contundentes? Salvo en caso de la presidencia de UTE, no hay muchos otros ejemplos. 
Me remito a la respuesta anterior en la que mencioné varios ejemplos de mujeres que accedieron a cargos de responsabilidad en el Estado uruguayo, concretamente en el Ministerio de Economía, por su capacidad técnica. El verdadero logro para avanzar en la igualdad de oportunidades está en impulsar un cambio cultural.

La brecha salarial entre hombres y mujeres en Uruguay sigue siendo elevada. ¿Puede la próxima pauta salarial -que elevarán los ministerios de Economía y Trabajo este semestre- acortar esa distancia? 
Insisto en que el tema de la desigualdad de género no es exclusivamente un asunto de cifras o de legislación. También tiene un fuerte componente de aspectos culturales e idiosincráticos en los que debemos seguir avanzando. Para avanzar en la igualdad de oportunidades es necesario tomar consciencia y trabajar desde el sistema educativo, empresarial, social y, fundamentalmente, familiar.

Hay un porcentaje importante de tareas del hogar no remuneradas como limpieza, cuidado de niños y personas mayores que recaen en su gran mayoría sobre las mujeres. ¿La reforma de la seguridad social debería buscar algún mecanismo de recompensar este trabajo no remunerado de las mujeres?

Creo que tenemos que terminar con los estereotipos, creo que tenemos que ser conscientes de que el cuidado de los hijos es una obligación y un privilegio tanto de hombres como de mujeres. No me corresponde opinar sobre un trabajo que está en curso y que está llevando adelante un conjunto de expertos en la materia.

 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...