Mundo > Otro exilio

Así es el retorno de miles de migrantes venezolanos a su país en medio de la pandemia

Se quedaron sin trabajo por el coronavirus y ahora a pie o en autobús intentan llegar a la frontera de su país desde Colombia y Ecuador

Tiempo de lectura: -'

22 de abril de 2020 a las 05:01

En menos de un año es su segunda fuga. Primero, le corrió a la pobreza en su país y ahora a la muerte en Ecuador a causa de la pandemia. Jesús Peña emprendió la marcha del retorno a una Venezuela todavía en crisis. 

"Queremos regresar porque de verdad no queremos morirnos", asegura este hombre de 49 años a su paso por Cali, la ciudad colombiana adonde llegó después de 12 días de viaje, con largos trayectos a pie, desde territorio ecuatoriano. 

Aunque por momentos se queja de la hinchazón de los pies, Peña se siente aliviado. Confía en que dentro de poco saldrá junto a su esposa, hijo y cuñada en uno de los buses fletados por la alcaldía de Cali para llevar venezolanos hasta la frontera, a 957 kilómetros de ahí. 

En la espera lo acompañan decenas de venezolanos que también resolvieron volver a su país. Están los que llegaron de Ecuador y otros países sudamericanos burlando los cierres fronterizos o aprovechando cordones humanitarios, y también los que quisieron rehacer sus vidas en Cali. 

Todos van de vuelta porque se quedaron sin opciones de subsistir en la informalidad o por temor a que la pandemia sea un motivo de discriminación. 

Peña llevaba nueve meses en Loja, una ciudad del sur de Ecuador, y comenzó a tener miedo: donde estábamos "la gente se está muriendo, no se cuidan, no se ponen el tapabocas y no quieren hacer caso, todo el mundo (está) en la calle", relata.

Y además, se pregunta, ¿dónde hubiera recibido atención si él o uno de los suyos se enfermaba? En un hospital "no van a sacar un ecuatoriano para meter un venezolano", afirma. Así que "la mejor manera (de vivir) es regresar a nuestro país", agrega. 

Más de 35.000 venezolanos han cruzado territorio colombiano para regresar a su país hasta la semana pasada, según Felipe Muñoz, gerente oficial de la frontera entre ambos países. La cifra incluye a migrantes que estaban en Colombia y los que venían de otras naciones.

Sin comida y techo 

En Colombia hay alrededor de 1,8 millones de venezolanos que huyeron en los últimos años del colapso de la economía petrolera. En el mundo la cifra alcanza los 4,9 millones de migrantes de ese país.

El gobierno de Iván Duque, que como Estados Unidos no reconoce a Nicolás Maduro como presidente de Venezuela, pidió ayuda internacional para atender a la población venezolana en medio de la emergencia sanitaria y financiera por la propagación del covid-19. 

Colombia ya supera los 3.700 contagios, muy por encima de los más de 250 reportados por Venezuela, mientras que Ecuador, con 10.000 casos, es el país sudamericano con más muertes por la pandemia después de Brasil y México.

Y aunque los datos de su país sobre el nuevo coronavirus son cuestionados por los opositores de Maduro, Jesús Peña se prepara para lidiar con varios males juntos. "No hay comida, no hay agua, no hay gasolina, pero ¿qué más vamos a hacer?". 

Colombia alega que los venezolanos están saliendo por voluntad propia y se ocupa de examinar su temperatura antes de traspasar la frontera. 

Luis Plazas, de 24 años, está de suerte. Este vendedor ocasional de frutas, su esposa e hijos de ocho años y ocho meses abordaron un autobús desde Cali hacia Cúcuta, en los límites con Venezuela. 

Plazas decidió irse después de dos años, uno en Bogotá y otro en Cali, antes de que el hambre apretara más. Desde que comenzaron las medidas de confinamiento, su familia pasó a comer una sola vez al día, según cuenta a la AFP. 

"Si uno come una vez al día, pues ya uno de grande aguanta, pero ¿cómo le dice uno a un niñito que no hay? Es muy difícil", dice por teléfono mientras avanza en su viaje de retorno. 

Plazas quedó atrapado en la misma fragilidad que afecta al 47% de los colombianos que subsistían en la informalidad y que de repente dejaron de trabajar por la pandemia. 

Pero la tragedia fue peor para él. "Se me hacía muy difícil (sobrevivir) y ya nos habían sacado a la calle", agrega. 

En los primeros días de la emergencia, en varias partes de Colombia se replicó el mismo fenómeno: el desalojo de migrantes y colombianos que pagaban a diario por dormir bajo un techo. El gobierno prohibió luego las expulsiones de esas personas.

El viernes Plazas llegó a la frontera. Debió esperar unas horas antes de cruzar hacia su país por el toque de queda en Venezuela. Espera que el negocio de arepas de su mamá aleje el fantasma del hambre. 

Rumbo a Perú

En Ecuador, el brote de la enfermedad ha devastado la economía del país petrolero y ha abrumado a las autoridades sanitarias en Guayaquil, la ciudad costeña de 2,7 millones de habitantes y epicentro del contagio, donde algunos cadáveres permanecieron durante horas en sus hogares o en las calles.

Los inmigrantes venezolanos trabajaban en su mayoría en empleos informales como vendedores en calles y parques. Los cierres de negocios en la región han eliminado sus escasas fuentes de ingresos.

"Estuvimos en Guayaquil, hemos trabajado y nos devolvemos a Perú para ver si nos va mejor", dice José Román, de 19 años, mientras intenta parar algún vehículo en la carretera junto a su primo Jeison Rodríguez para apresurar su viaje.

"Aquí ya no podemos trabajar y no tenemos donde vivir", añade Román, quien era operador de un lavado de autos y tenía como objetivo llegar a Perú en las próximas semanas.

Rodríguez, de 20 años y quien se desempeñaba en la construcción, comenta que "pensamos irnos con plata de Guayaquil para poder ayudar a la familia en Caracas, pero no pudimos hacer nada, sólo dar gracias a Dios porque nos vamos con vida y con salud".

Algunos venezolanos han muerto en Ecuador por el covid-19, señala Daniel Regalado, de la Asociación Civil Venezolanos en Ecuador, mientras que otros han sido desalojados de sus viviendas.

"Hambruna es lo que están pasando los venezolanos en Ecuador y es muy lamentable", refirió Regalado. "Desde la semana pasada están llegando personas desde Guayaquil caminando a Quito para regresar a Venezuela", explica.

En Guayaquil, que registra más de 5.300 casos, hay grupos de venezolanos, algunos con niños, que se juntan para emprender el viaje, cargando sus maletas y pertenencias en busca de transporte bajo las duras restricciones de movilidad impuestas en el país andino.

Los venezolanos que esperan hallar mejores oportunidades en otros países latinoamericanos se enfrentarán a fronteras terrestres que fueron cerradas en un intento por frenar la propagación del virus.

Aquellos que logren volver a casa, cruzando por pasos fronterizos irregulares o consiguiendo un lugar en transportes humanitarios, probablemente deberán pasar una cuarentena en refugios improvisados ​​a lo largo del límite entre ambos países.. 

(Con información de AFP y Reuters)

¿Negociaciones en Caracas?

Aliados de Nicolás Maduro y Juan Guaidó, líderes del oficialismo y la oposición en Venezuela, han comenzado conversaciones exploratorias preocupados por el impacto que puede provocar el brote de coronavirus en el país, dijeron fuentes de ambos sectores.
Los contactos, que se han producido entre algunos miembros del grupo más cercano a Maduro y piezas clave en los principales partidos políticos opositores, surgen por la preocupación de las partes conforme crecen los contagios y se agudiza la escasez de combustible y la hiperinflación en el país.
También por la búsqueda de supervivencia de un sector oficialista, dijeron las fuentes.
Reuters no pudo determinar cuándo comenzaron las conversaciones, dónde o cómo se están llevando a cabo, y cómo Maduro y Guaido las ven. Siete fuentes de la oposición y el oficialismo confirmaron, sin embargo, los acercamientos
"No hay negociación, sí hay acercamientos (...) Hay factores clave dentro del oficialismo que quieren negociar para salvarse ellos", dijo un diputado de la oposición que conoce de los contactos.
Una fuente del oficialismo reconoció la comunicación. "Hay propuestas de aquí para allá desde todos los niveles" entre oficialistas y miembros de los principales cuatro partidos políticos, señaló. 
El gobierno y oposición estuvieron el año pasado en una mesa de diálogo bajo la mediación de Noruega en la que su propuso un consejo de transición, pero las conversaciones se suspendieron por el retiro de los delegados de Maduro molestos tras una medida de Estados Unidos.
El Ministerio de Información del gobierno de Venezuela y el equipo de Guaidó no respondieron de inmediato a peticiones de comentarios. Maduro dijo el fin de semana en la televisión estatal que "estamos listos para dialogar, entenderse y lograr un acuerdo humanitario para atender el coronavirus".
(Reuters)
 

 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...