16 de mayo 2024
Dólar
Compra 37,60 Venta 40,00
27 de junio 2023 - 13:54hs

El senador de Cabildo Abierto, Guido Manini Ríos, hizo hincapié en que no haya "nunca más dictadura en todas sus formas", pero señaló entre las causas para el golpe de estado de 1973, la guerrilla que protagonizaron los tupamaros, la influencia de las "dos potencias" de la Guerra Fría y que la clase política "fue cayendo paulatinamente en el mayor de los descréditos hasta provocar que no hubiera reacción popular alguna a la hora de la caída de las instituciones", durante su discurso en la sesión especial en la Asamblea Nacional por el 50° aniversario de disolución de las cámaras en 1973.

"Quiero dejar bien claro que compartimos lo expresado en cuanto a la determinación de que nunca más haya dictadura en este país, de que siempre se respeten las instituciones democráticas y los pronunciamientos populares y que nunca haya más terrorismo, venga de donde venga. Cuando existe terror en la sociedad, poco importa las víctimas de dónde provienen. Es terror y afecta a los ciudadanos especialmente a quienes no tienen otra defensa que la que les deben proporcionar las instituciones del Estado", sostuvo.

De todas formas, cuestionó "qué tan sincero es eso de no repetir el triste y duro camino ya transitado" respecto a la oposición. En este sentido, señaló los "repetidos discursos justificando la violencia que llevó al baño de sangre" que terminó en la "declaración del estado de guerra interna" cuando en 2022 se recordó en el Senado los 50 años de la declaración del estado de guerra interno.

Más noticias

"Podrá decirse que todos los que se levantaron en armas estaban presos, que ya había concluido la guerra anti subversiva. Es cierto. Pero también es cierto que ellos y también quienes a su manera fueron cómplices por su aplauso, su apoyo más o menos directo desde distintos ámbitos, fueron los que propiciaron la aparición de un nuevo actor en el escenario político: las Fuerzas Armadas", aseguró el excomandante en jefe del Ejército.

Los motivos según Manini Ríos

En su discurso, Manini mencionó diferentes factores que a su criterio llevaron al golpe de estado de 1973. "No pasó que a un grupo de uniformados en complicidad con un montón de civiles se les ocurrió cerrar el Parlamento. Los sucesos de hace exactamente medio siglo fueron sin duda el corolario de un proceso de deterioro de las instituciones democráticas que comenzó más de una década antes", sostuvo.

El excomandante en Jefe del Ejército apuntó a la Guerra Fría. "Donde las grandes potencias dirimían sus diferencias promoviendo conflictos de menor intensidad a lo largo y ancho del planeta". "Acá existió un secretario de Estado norteamericano, el señor Henry Kissinger, que apadrinó la represión en la región como forma de generar circunstancias de fracturas irreversibles en nuestra sociedad. Un señor Kissinger que aún vive y que ningún juez pidió la extradición", alegó.

El senador también se refirió al "influjo de la triunfante revolución cubana" a partir del que "surgen movimientos con el objetivo de alcanzar el poder con las armas".  "En nuestro país se registran acciones armadas en los primeros años de la década del 60. Toda nuestra sociedad asiste sorprendida y atemorizada a secuestros, asesinatos, robos con fines políticos y a una creciente hostilidad y clima de odio que se instala en el accionar político de la época", continuó. 

Manini Ríos aludió a las medidas prontas de seguridad que "desde 1959 comienzan a aplicarse" y que "a partir de junio del 68 pasan a ser un estado permanente". "Más allá de la constitucionalidad innegable con que se hayan aplicado, un país que vive en estado de excepción es un país que demuestra graves fallas en su institucionalidad", afirmó el líder de Cabildo Abierto.

La caída de la clase política y la "indiferencia" de la población

Además, el senador aseguró que hubo "una clase política que fue cayendo paulatinamente en el mayor de los descréditos hasta provocar que no hubiera reacción popular alguna a la hora de la caída de las instituciones". "Políticos que llevaron a la pérdida de calidad de vida de los uruguayos siendo funcionales a intereses muchas veces ajenos a los del ciudadano común. Hubo corrupción en la clase política. También hubo presión extranjera", dijo Manini Ríos,

Sobre la "indiferencia" de la ciudadanía en aquellos años ante las instituciones, el senador sostuvo que “en febrero del 73 los mandos militares desconocen una decisión del presidente de la República en un episodio donde la inmensa mayoría del sistema político buscó sacar su propio beneficio y le dio la espalda al presidente".

"Cuando éste convocó al pueblo a la Plaza Independencia el 9 de febrero concurrió un escaso centenar de personas a apoyar la institucionalidad democrática. Cuatro días después del desconocimiento de la autoridad presidencial el propio presidente de la República pacta con los mandos militares y acuerda crear un verdadero cogobierno entre la autoridad de origen constitucional y los mandos militares. Es bueno reiterar la indiferencia en esos días del pueblo uruguayo. Tanto en febrero como en junio el día de la disolución de las cámaras no hubo manifestaciones populares de apoya las instituciones democráticas", continuó.

El pasado que "sigue golpeando las puertas del presente"

“Sin duda el llamado pasado reciente, aunque hablemos de ya hace más de 50 años, sigue golpeando las puertas del presente incidiendo y afectando de distintas formas el quehacer de los uruguayos. Solo la disposición de toda la sociedad de dejar atrás el pasado podrá establecer las bases para una convivencia democrática madura y pacífica que permita transitar los caminos necesarios para encontrar las soluciones que nuestra gente necesita en un mundo que sigue su marcha y que inexorablemente se nos alejara cada vez más si seguimos empantanados en nuestros odios y resentimientos generosamente estimulados por quienes a espalda de los intereses de nuestro pueblo siguen lucrando con la fractura instalada en plena guerra fría", dijo Manini.

En la conclusión de su discurso, el senador reiteró por tercera vez la determinación de Cabildo Abierto "de que nunca más haya dictadura ni terrorismo".

"Nunca más un grupo de iluminados llevándose por delante a las instituciones democráticas. Nunca más el desconocimiento al pronunciamiento del pueblo uruguayo en las urnas. Nunca más el resquebrajamiento de la Constitución de la República. No a la dictadura del pensamiento único en donde una aplanadora mediática, política o social se lleva por delante al que piensa diferente tergiversando, ocultando, distorsionando, ignorando aquel que tiene una posición diferente al relato impuesto. Nunca más a la dictadura de los poderosos que manejando enormes recursos actúan a espaldas de los intereses de los pueblos. Nunca más dictadura en todas sus formas".

Temas:

Golpe de Estado 50 años del golpe de Estado Guido Manini Ríos

Seguí leyendo

Te Puede Interesar