Rugby > RUGBY

Así planean Los Teros subir otro escalón en los próximos años

El director de alto rendimiento de la URU, Guzmán Barreiro explicó el plan para los próximos años: ascender al Mundial Juvenil A, clasificar al Circuito Mundial de Seven, repatriar jugadores, extender a cuatro años la gran preparación al Mundial, entre otros puntos

Tiempo de lectura: -'

18 de diciembre de 2019 a las 10:00

Volver a clasificar de forma directa al Mundial en 2023, estabilizarse en el puesto 14-15 del ranking, y sobre todo, replicar en los próximos cuatro años la preparación de primer nivel mundial que tuvieron Los Teros en los cuatro meses previos al Japón 2019. Pero además, clasificar al Mundial juvenil A y mantenerse allí, estabilizarse en la máxima categoría del torneo provincial argentino en categoría M18, lograr en dos o tres años la clasificación al Circuito Mundial de Seven, y lograr repatriar a buena parte de los Teros en el exterior para jugar en dos franquicias uruguayas de la Super Liga Americana. Esos son los objetivos del rugby uruguayo en los próximos años, para lograr la meta de fondo: fortalecerse en su proyecto de alto rendimiento y que la histórica actuación del Mundial de Japón sea apenas el piso mínimo a partir del cual proyectarse. En definitiva, seguir subiendo escalones para acercarse más a los países top.

Se trata de un plan sumamente ambicioso. Demasiado, dirán algunos. Pero no era menos ambicioso el “shockear al mundo” que se plantearon Los Teros en Japón, cuando lograron al vencer a Fiji contra todos los pronósticos. Para eso hubo un trabajo inédito, en inversión, en horas y calidad de recursos técnicos y humanos destinados. Ahora la idea es replicar eso, y extenderlo a todos los escalones que conforman el Centro Charrúa, pero no solo en la selección mayor: también en Los Teritos M18 y M20, el Seven, la franquicia Peñarol Rugby. 

De cumplir todo eso, en cuatro años el mapa del rugby uruguayo habría cambiado radicalmente, y necesariamente debería estar acercándose a países que hoy son referencia y punto de mira: Estados Unidos Georgia, Fiji, Samoa… y un poco más allá, Japón.

En ese sentido, World Rugby volvió a destacar en los últimos días el trabajo de Uruguay fuera de la cancha. Fue en una reunión en Los Ángeles, EEUU, donde participaron integrantes de los cuerpos técnicos de todos los países Tier 2 que participaron del reciente Mundial de Japón. Por Uruguay asistieron  el entrenador de Los Teros Esteban Meneses y el nuevo  director de High Performance de la URU, Guzmán Barreiro, quien contó a El Observador que la URU fue puesta como ejemplo para el resto de los países del segundo escalón mundial. Más que por los resultados concretos, por cómo, con recursos limitados (que serán uno de los principales desafíos de los próximos años, cabeza a cabeza con lo deportivo), montó un plan de alto rendimiento para cumplir con los objetivos trazados. Pero además, le mandó deberes a Uruguay, deberes que ya estaban anotados en la libreta uruguaya: replicar en cuatro años el gran trabajo de los últimos meses.

De hecho, Los Teros ya están trabajando en eso. Para eso, una novedad clave fue la designación de  Guzmán Barreiro es el nuevo director de High Performance de la URU. Es decir, el responsable de coordinar y supervisar todas las áreas del floreciente Centro Charrúa. 

Eso es la especialidad de Barreiro. Joven (36 años), extremadamente metódico y fanático y del trabajo. Quienes han estado cerca de él destacan no solo lo que sabe sino cómo lo transmite, y su capacidad de armar proyectos y equipos. Básicamente fue la cabeza al frente del proyecto que transformó el rugby de Old Christians, para transformarlo en el club que mejor trabaja en el rugby uruguayo actual.

Sobre los planes para los próximos años, sobre cómo se estructurará el trabajo, sobre los objetivos intermedios, sobre la evaluación que hizo World Rugby del Mundial de Los Teros, pero también sobre el nerviosismo de los clubes amateurs uruguayos sobre este cambio de era, Guzmán Barreiro habló con El Observador.

¿Cómo vivís esta nueva etapa?
Me sorprendió bastante el rol. No por las tareas sino porque imaginaba mi carrera de otra forma. Fue subir dos escalones, me imaginaba antes algo más en la parte técnica, en la cancha. Hoy estoy arriba de muchas áreas y en cancha voy a estar en algunas específicas.

El cargo es de Director de High Performance.
Director de Alto Rendimiento, o Head Coach High Performance. Acá tenemos tres grandes columnas: Teros, rugby profesional y la Academia. Cada una tiene cabezas. Los Teros tiene a Esteban Meneses, el rugby profesional de la franquicia a Pablo Bouza, en la parte técnica de la Academia está Gonzalo Camardón y yo estoy encima de ellos, si se puede decir, trabajando con ellos en el alto rendimiento. Como somos una unión chica se da la particularidad que voy a estar en cancha trabajando con el Mono, también con Pablo. Estuve trabajando con el seven, juveniles. Estoy en un cargo jerárquico alto pero también trabajando con los jugadores en la cancha.

Para eso se necesita mucha sinergia, para que haya una línea común, cosa que no pasó en otros momentos. ¿Ayuda a eso tu buena relación con Meneses?
Lo mejor es que cuando fuimos charlando para alinear la estrategia, primero nos juntamos los tres. Porque no es una situación normal, yo estaba abajo del Mono y ahora estoy arriba, de alguna manera. Pero lo hablamos con el Mono, tenemos una relación de amigos y dijimos 'esto va a salir porque está todo bien'. Lo más importante que se logró de la mano del Mono en estos cuatro años es que los egos están afuera, lo único que nos mueve es cómo mejoramos al jugador y al sistema, que los planteles sean cada vez más competitivos. Pablo, Cochi (Durán), Mono, yo estamos en esa línea. Tenemos claro a dónde queremos llegar.

La idea es definir una línea de juego para todos los seleccionados.
Exactamente. Lo bueno es que está todo alineado. La parte de sistema de juego venía muy bien encarada, ahora trabajamos todo en la misma línea, no solo lo técnico y táctico que cada equipo puede tener particularidades por los jugadores que tiene, sino hacia dónde queremos ir: Formar más y mejores jugadores, más jugadores para Los Teros y que el resto de los planteles sean competitivos y tengan sus propios logros.

¿Cuáles son esos logros intermedios?
Para nosotros llegar al Mundial la preparación le pusimos un nivel de detalle y una calidad extremadamente alta. Nunca se había visto algo así y los asesores externos hablaron de algo notorio que no habían visto. ¿Cómo hacemos para trasladar esa calidad de trabajos a los próximos cuatro años? Es imposible competir si tenemos estos bloquecitos solo cada cuatro años. Necesitamos esa consistencia en el trabajo durante cuatro años para clasificar a los mundiales, tener ventanas internacionales más exitosas. Ya conocemos donde está la vara, una preparación de calidad tremenda, con desarrollo altísimo técnico y físico. Esa consistencia que quizás no tuvimos en el ciclo pasado. Tocamos picos muy altos, como las victorias de visitantes ante Canadá, Rumania, EEUU, las Nations, pero después tuvimos España, Namibia, la ventana de noviembre 2018, que no fueron buenas. Ahora sabemos cuál puede ser el piso nuestro. Y al mismo tiempo, con esta posición, como logramos formar en el resto del Centro más jugadores que enseguida puedan entrar a Teros.

Ya conocemos donde está la vara, una preparación de calidad tremenda, con desarrollo altísimo técnico y físico. Esa consistencia que quizás no tuvimos en el ciclo pasado. Tocamos picos muy altos, como las victorias de visitantes ante Canadá, Rumania, EEUU, las Nations, pero después tuvimos España, Namibia, la ventana de noviembre 2018, que no fueron buenas. Ahora sabemos cuál puede ser el piso nuestro 

Replicar lo de Los Teros en el resto de las selecciones
Sí, obviamente considerando edades y etapas de desarrollo. No podemos esperar que Los Teros lleguen a un Mundial para competir con los Tier 1. Los más chicos tienen que lograr competir a ese nivel. Por ejemplo, la M18 ganó el Provincial B argentino y ascendió. Necesitamos mantener ese nivel de competencia, nos va a hacer muy bien. Con la M20 tenemos que lograr el Trophy y ascender. Estamos armando un plan para lograrlo en este ciclo. Necesitamos que nuestros jugadores no se enfrenten al primer nivel cuando lleguen a Teros en una ventana. Si logramos asentarnos en en un torneo de primer nivel en M20, es otra historia y ya el pathway te va llevando. Porque para estar a la altura de un Mundial A es un nivel impresionante y además todos los años. 

Aunque la franquicia ayuda, es difícil mantener una estructura como la del Mundial durante 4 años.
La franquicia nos va a dar muchas cosas. Lo primero es jugadores profesionales. Los contratos también vienen atados a que los jugadores tengan becas de universidad, que es esencial para nosotros. Tenemos que darles esa oportunidad para que sigan creciendo para lo que viene después. En cuanto al staff ya nos fuimos preparando. En la parte técnica va a estar Pablo, el Mono va a venir frecuentemente a trabajar, estoy yo, está Cochi, en la parte física está Fede Izeta y Guille Selves, vendrán dos internos británicos para la parte física como estuvieron antes del Mundial, Craig White va venir 100 días al año, Ben Pollard va a volver para hacer capacitaciones en el trabajo del gps, una semana en enero y más adelante. Estamos armando un staff completo para todas las áreas de juego.

También se necesita competencia de calidad, subir un escalón.
En cuanto a la franquicia, la Super Liga Americana está armando equipos realmente competitivos. Tenemos jugadores ahí, en la MLR que está dando pasos muy fuertes, y en Francia. El primer semestre está muy asegurado. El segundo semestre, la Nations está virando el enfoque, en lugar de segundos equipos, la idea es que sea íntegramente de selecciones Tier2. Tenemos la Americas Rugby Championship que en 2021 y 2022 será Qualy del Mundial, lo que le da otro valor y otra calidad, y después las ventanas. La de noviembre sigue siendo la vedette, se está trabajando mucho para cerrar una muy buena ventana.

Hace unos días viajaron con Esteban Meneses a EEUU para una conferencia de World Rugby con los entrenadores de las selecciones Tier 2 que jugaron el Mundial. ¿Cuál fue la devolución?
Fue una evaluación en cuanto a varias situaciones de juego, estadísticas, factores clave de éxito. Fue muy bueno, muchos trabajos de equipo con otros entrenadores. Había cosas muy dispares, está Japón que es casi un Tier 1, Georgia que es un monstruo, Tonga que solo ve a los jugadores seis semanas por año... World Rugby habló muy positivamente del trabajo de Uruguay. La previa, las performances en cancha. Uruguay fue nombrado como alguien de referencia, nos pidieron compartir experiencias. Al no tener la cantidad de recursos deJapón, que tuvo los jugadores 20 semanas antes, el proyecto de Uruguay es replicable en otros lados.

¿Y sobre los puntos a corregir?
Son genéricos para todos. Algunas cosas las sabíamos: nos enfrentamos a un nivel de competencia que no conocíamos, y la falta de roce la sentimos. O la falta de profundidad del plantel, de hecho cuando tuvimos dos partidos en corto periodo  se hicieron pocos cambios. Es algo a trabajar y viene atado a lo anterior, los juveniles, el pathway para tener planteles más grandes que puedan competir cuando hay menos tiempo de descanso. También se habló mucho de la parte de estadísticas. Hay algunas que conocíamos, y otros que te cambian un poco la forma de atacar los partidos. Por ejemplo, cuáles son las estadísticas que más dominaron los ganadores. 

¿Y cuáles son?
El equipo que más metros gana con pelota es la mayor correlación en la victoria de un partido. Todos hablamos la importancia de ganar la línea de ventaja. Ese es el factor más determinante en una victoria. Nosotros explicamos que como somos equipo más chico, teníamos que ser más creativos. Japón dijo que tenía claro eso y usaron una estrategia para aplicar eso.

El equipo que más metros gana con pelota es la mayor correlación en la victoria de un partido. Todos hablamos la importancia de ganar la línea de ventaja. Ese es el factor más determinante en una victoria

De hecho Japón fue el que más se salió de la norma en cuanto al juego, con muchísimo volumen de juego.
Japón ató su preparación a eso. La preparación física de Japón tuvo números que nunca se habían visto. Quizás decir que lo tenemos como norte es demasiado, pero lo importante que queremos tomar nota acá es que pensaron: ¿qué es lo que tiene Japón que el resto no? Saben que no son más grandes, pero sí que son más rápidos y que tienen una disciplina que nadie tiene. Entonces planificaron cinco bloques de entrenamiento por día, corrían 40 kilómetros a la semana, la cantidad de entrenamientos a alta intensidad duplicaba al resto. Todos hablan de los 40 minutos de pelota en juego, ellos llegaban a replicar 59 minutos de juego en entrenamientos. Lo llevaron  a otro nivel, y con una disciplina única, por ejemplo en el pase. A un japonés le decis, pasa la pelota a ese punto 1000 veces y no va a tener problema. A los latinos nos cuenta más.

¿Y en cuanto a la defensa? Algo de lo que se habló en el Mundial fue que Uruguay hacía muchos tackles pero también fallaba muchos.
De la parte defensiva lo que más  se ata a la victoria es contacto en la línea de ventaja, ganarla lo más adelante posible. La cantidad de tackles completados no está asociado directamente con la victoria, y tampoco los errados. Sí los porcentajes. Uruguay tuvo un porcentaje de tackle completado bastante alto. Contra Fiji se hicieron 140 tackles y se erraron 40, fue un porcentaje alto. Pero la defensa no estaba tan asociada a los factores para ganar.
Nosotros sabíamos que íbamos a tener grandes problemas con eso. Nunca nos habíamos enfrentado a nivel defensivo tan alto. El dia de mañana tendremos que entrenar con el equipo que defienda casi en offside, por ejemplo. Nunca vamos a poder tener el nivel de competencia de Japón, entonces tenemos que replicar situaciones en entrenamiento que nos permitan imitar ese nivel de competencia

¿Hace cuatro años, quienes fueron a esa reunión se trajeron un mensaje de World Rugby: lo del Mundial 2015 había sido muy bueno considerando las circunstancias, pero había que dar un paso al frente. Hoy, con qué mensaje de World Rugby se volvieron vos y Meneses?
El título es el que te dije la principio. Logramos una buena preparación, cuatro años de picos y valles. La clave ahora pasa por replicar lo del mundial a lo largo de los próximos años.

Logramos una buena preparación, cuatro años de picos y valles. La clave ahora pasa por replicar lo del mundial a lo largo de los próximos años

¿Como evalúan que muchos jugadores hayan decidido quedarse en la MLR? Les cambió la planificación  para 2020?
Te contesto de dos formas. Una, en este año de adaptación a la Super Liga, y otra 2021 y 2022, cuando juguemos la Qualy. Ahí lo analizaría de otra forma. En este primer año, que algunos hayan decidido ir a EEUU me parece una decisión lógica. Yo quiero que se queden acá porque nuestro proyecto está acá. Pero los entiendo por lo económico, lo personal y lo deportivo. Este año la salida de ellos nos permitió sumar más gente para seguir desarrollando. De cara a los próximos dos años, si me hacés esta pregunta en 2020 y la situación sigue siendo con la misma cantidad de jugadores afuera ya mi análisis seguramente no sea tan positivo. Espero que muchos vengan acá

¿Por qué?
Siempre que puedas entrenar la mayor cantidad de tiempo con el equipo, es mejor. Podés probar estrategias, ajustar, trabajar en conjunto con objetivo claro. Sí, los jugadores en Francia inyectan energía, fuerza, pero es importante que la base esté acá. Porque el proyecto está acá y es ser consecuente y pasar el mensaje a los chicos de acá.

¿La MLR aún no aporta el roce de un Prod2 de Francia?
En dos o tres años la MLR se estará posicionando en niveles muy buenos, ahora hubo nombramiento de gerentes, está creciendo el tema televisión. Claramente va hacia ahí, pero el nivel de competencia aún es un poco irregular y los equipos difieren mucho en infraestructura, entrenadores, disponibilidad. Lo que hay hoy en el Charrúa no sé cuántos equipos de la MLR lo tienen. Además, hay que sumar la pata del estudio que tenés acá. Si me preguntas a mí esto es Disney. Obviamente a la gente se quiere ir afuera y son experiencias de vida. Pero estar acá es Disney. Me resulta difícil ver mejores opciones. Estar en casa, con un centro de primerísimo nivel mundial que todo el mundo envidia y quiere y con más competencia. La MLR va a seguir creciendo pero la SLAR también.

Lo que hay hoy en el Charrúa no sé cuántos equipos de la MLR lo tienen. Además, hay que sumar la pata del estudio que tenés acá. Si me preguntas a mí esto es Disney.

¿Es indispensable una segunda franquicia?
Si la estrategia avanza a una segunda franquicia nos va a permitir tener más jugadores, que nos enriquezcan y pongan a prueba. Eso va a generar competencia, más voces. Si hay segunda franquicia todo se va a duplicar, pero si no el modelo ya está bastante armado

¿Todos los que se van al exterior van a seguir siendo citados?
Nosotros tenemos que evaluar el primer semestre de cada jugador y de ahi en mas prepararnos para la segunda mitad del año.

¿Pero habrá una política al estilo Jaguares, con prioridades para los que están acá?
No. Después del primer semestre evaluaremos. El Mono va va mirar lo que pasa afuera, Nosotros también vamos a seguir mucho a los jugadores. En ese sentido estamos bien.

¿Hasta donde se puede llegar en estos cuatro años? ¿Alcanzar a Georgia, llegar al puesto 14-15?
En líneas generales el foco pasa por la qualy a Francia 2023, mantener la clasificación directa al mundial. Eso nos tiene que guiar. Si logramos ser consistentes en los cuatro años, y aprovechar las ventanas, vamos a acercarnos mucho a  puesto 14, 15, que es donde podemos estar posicionados. Pero lo principal pasa por clasificar, ser consistentes en estos cuatro años. Lo que más nos va a ayudar es ver cómo logramos en estos cuatro años mantenernos en alta competencia. La M18 en el argentino A, la M20 si logramos el paso al mundial A. Esas generaciones van a tener otra preparación y otra competencia. Esa es la base para que podamos alimentarnos de jugadores que ya saben lo que es el alto rendimiento.

Si logramos ser consistentes en los cuatro años, y aprovechar las ventanas, vamos a acercarnos mucho a  puesto 14, 15, que es donde podemos estar posicionados

¿Y el Seven? ¿Tiene objetivos en ese plan?
La Qualy cambió y se hace mucho difícil. A corto plazo tenemos que lograr un mix de jugadores experimentados que no son parte de Teros, jugadores de Teros que ayudan a subir el nivel y jugadores jóvenes que necesitan fogueo. Y el objetivo de resultados es clasificar a Hong Kong, y si puedo soñar un poco, en dos, tres años pelear la Qualy al Circuito. Pero cuando digo lograr pelear es con un plan consistente. En el corto plazo clasificar a Hong Kong, hacer buen papel, y en 2022-2023 estar preparados para pelear. Pero la qualy ya es un buen desafío.

Si en este momento se clasificara al Circuito sería difícil encarar eso al mismo tiempo que el XV. 
Totalmente, pero son lindos problemas. La Qualy a Hong Kong es un Circuito en sí, tremendamente competitivo. Viene Japón, que va a ser Olímpico y va a jugar todo el año en el circuito A. 

¿Qué balance hacés de la actuación de la M20 en el Sudamericano? Se logró la clasificación, pero se vio menos volumen de juego que otras generaciones anteriores.
El principal aspecto que moldea la performance de este equipo fue el tiempo de preparación. Los años anteriores hubo mucho tiempo y fue determinante. Este equipo se juntó cuatro semanas antes, por cómo cambio la Qualy este año (se jugaron dos sudamericanos en un año). Fueron partidos duros, y también es un tema de camadas, que es algo que necesitamos cambiar para que dependa del trabajo y no de las camadas. Pero lo principal es el tiempo. En setiembre es el Mundial, en junio tenemos Americas Rugby Championship M20, hay 9 meses para trabajar. Ahí va a poder crecer el equipo. El Trophy de 2020 es realmente difícil, está Escocia en nuestra serie, pero tenemos un plan armado y nueve meses para trabajar. 

Pero hay juveniles que llevan muchos años en el Centro. ¿Es un tema de tiempo trabajando juntos como equipo?
Sí, y también lo que pasó fue que en el Trophy 2019 se jugó con categorías 99-2000. La 99 fue muy numerosa, entonces el año chico (que fueron año grande en el Sudamericano de noviembre) no tenía tantos jugadores que participaron del Mundial. Pero lo clave fue el poco tiempo de trabajo, además de un staff técnico nuevo.

¿Y el Sudamericano M18? Más allá de la derrota con Chile sorprendió el 67-0 con Argentina en 40 minutos.
La M18 es la categoria 2001. Este año jugamos el Provincial argentino, que ganamos y ascendimos. Es de la sprimeras categorías que viene de abajo con trabajo en el Centro, es una buena categoría. Ascendieron siendo m17, lograron dos ascensos seguidos. Y en mayo jugaron el Sudamericano en el Charrúa. El torneo M18 de la semana pasada se jugó con un plantel 100% M17, contra las M18 de otros países. Fuimos con año chico, fue un buen aprendizaje, y queremos mantenerlo. Pero para ser competitivos con año chico tenemos que cambiar un poco la planificación. Tuvimos reuniones de feedback, que nos servirán para saber cómo proceder en los próximos años.

¿Por qué se fue con la M17 siendo el torneo M18?
La M18 ya tuvo este año el Provincial, el Sudamericano a  mitad de año, y la 17 tiene Provincial argentino el año que viene. Necesitaban un sacudón para lo que viene. El nivel del Provincial A es realmente diferente. Este año fui al Concentrado de la UAR y cuando vimos la final del A era como un torneo de adultos. En cuanto a físico, a juego, otro nivel. Viendo para lo que nos teníamos que preparar dijimos vamos, démosle un fogueo.

¿Cómo ves el nerviosismo de los clubes respecto a los cambios que se vienen?
En primer lugar, siempre traté de mantener lo más separado posible el trabajo en el Centro con mi club. Porque esto es muy chico y cada decisión que tomo se puede ver como que está beneficiando o perjudicando a mi club. Obviamente se viene una nueva etapa. Yo lo veo con otros ojos, como que los jugadores ya están en el Centro, ya son parte de los seleccionados. Los chicos que van a tener contrato ya estaban en los seleccionados, no es que el rugby los va a sacar para siempre. El nerviosismo es entendible, los jugadores están saliendo y quizás los clubes quieren un retorno o ver como podrán manejarlo. Es una situación muy difícil de manejar y hay que intentar buscar lo mejor para las dos partes. Más allá de clubes o  selección, soy un fiel creyente de buscar qué es lo mejor para el jugador. Y las oportunidades de la franquicia, de contratos profesionales, de poder estudiar, de tener un primer semestre de franquicia y segundo de seleccionado, al jugador lo va a mejorar, y si mejoran a los jugadores mejora a los seleccionados.

¿Como puede volcarse algo de todo este crecimiento a los clubes?
En lo que estamos trabajando y está en mi poder es asegurarnos que  desde el Charrúa podamos ayudar a formar más y mejor jugadores, y lo que yo puedo formar es más y mejores entrenadores. Fuimos a Estados Unidos a la evaluación de World Rugby y una de las cosas que remarqué es que en esa reunión solo habíamos dos entrenadores  locales, el resto eran extranjeros. Queremos formar más entrenadores, muchos recursos para volcar a los clubes y que los clubes vuelvan a sus jugadores. Eso es lo que quiero hacer.

¿A los clubes les falta hacer el click hacia el alto rendimiento que se hizo en la URU?
Yo creo que en la mayoría de los clubes la forma de trabajar y entrenar ya es prácticamente de alta competencia. Todos tiene una metodología, entrenan. Obviamente la cantidad de entrenamiento no son como en la URBA, por ejemplo, capaz que se sigue entrenando martes y jueves, pero la forma de entrenar y la preparación de los entrenadores está acorde y deriva en que cada vez haya más y mejor rugby en los clubes.
 

    REPORTAR ERROR

    Comentarios

    Registrate gratis y seguí navegando.

    ¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

    Pasá de informarte a formar tu opinión.

    Suscribite desde US$ 245 / mes

    Elegí tu plan

    Estás por alcanzar el límite de notas.

    Suscribite ahora a

    Te quedan 3 notas gratuitas.

    Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

    Esta es tu última nota gratuita.

    Se parte de desde US$ 245 / mes

    Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

    Elegí tu plan y accedé sin límites.

    Ver planes

    Contenido exclusivo de

    Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

    Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

    Cargando...