Latinoamérica 21 > LATINOAMÉRICA21

Bolivia, entre el autoritarismo o la libertad

Las dudas crecen porque entre lo que contó una empresa en el boca de urna y los resultados oficiales que se muestran son grandes 

Tiempo de lectura: -'

01 de noviembre de 2019 a las 05:03

Por Jorge Dulon*

Ha pasado más de una semana después de celebrada la elección general en Bolivia. El Tribunal Supremo Electoral (TSE), mediante una conferencia de prensa, comunicó los resultados finales en medio de un conjunto de protestas sociales. Según éstos resultados,  el Movimiento al Socialismo (MAS) de Evo Morales, obtuvo el 47,08% mientras que su adversario opositor, Carlos Mesa de Comunidad Ciudadana (CC), obtuvo el 36,51%. Es decir, el MAS según los datos oficiales estuvo por encima de CC con una diferencia de 10,57 puntos. La norma boliviana establece que para ganar en primera vuelta, la Organización Política debe obtener cincuenta por ciento más uno, o bien más de cuarenta por ciento y una diferencia de diez puntos con el segundo. En este caso, el MAS habría cumplido con los requisitos de haber obtenido más de cuarenta por ciento y una diferencia de un poco más de diez puntos con el segundo. No obstante, las cosas no son tan sencillas ya que en el proceso electoral se produjeron muchas irregularidades que provocaron desconfianza en gran parte de la población boliviana y en la comunidad internacional, comenzando por los veedores internacionales. ¿Qué pasó? La entidad electoral boliviana arribó a las elecciones generales del 20 de octubre muy deslegitimada por varios errores cometidos, entre renuncias de sus autoridades, despidos a funcionarios estratégicos, cuestionamientos por no saber manejar los sistemas de bases de datos del padrón, entre otros. Dos días antes de las elecciones generales, sus propias autoridades reconocían ante la Organización de Estado Americanos (OEA) que la gran mayoría de los bolivianos no creía en ellos.

Decidieron entonces implementar una herramienta que podía “salvarlos” y hacerles recuperar algo de credibilidad, el TREP (Transmisión de resultados electorales preliminares). Un sistema de información no vinculante, que permitiría transparentar el resultado de las elecciones dando a conocer, en el menor tiempo posible, los resultados preliminares de las votaciones realizadas. Este sistema era clave para que la ciudadanía, los medios de comunicación y los candidatos, dispongan con anticipación la información de los resultados. Adicionalmente a esa medida, el Tribunal autorizó a una empresa para que realice el ejercicio de conteo en boca de urna para tener resultados comparables entre hrs. 19:00 y 21:00.  Llegado el momento de la verdad, la empresa autorizada “Vía Ciencia”, mostró resultados del conteo rápido al 100% de los votos escrutados que aseguraban una segunda vuelta: Evo Morales (43,9), Carlos Mesa (39,4). Había 4,5 puntos de diferencia entre el primero y el segundo. Casi paralelamente, el TREP debía iniciar la transmisión de resultados a las hrs. 19:00 y, “casualmente” se demoró casi cuarenta minutos en iniciar dicha transmisión. Pero eso no fue todo, cuando había transmitido los resultados al 83%, se produjo un “apagón” del sistema. Dos días después el Vicepresidente del TSE, Antonio Costas renuncia a su cargo, aduciendo que hubo una “desatinada decisión de la sala del Tribunal Supremo Electoral de suspender la publicación de los resultados preliminares electorales -TREP". Tal como se señaló, actualmente tenemos a un Presidente que se proclama ganador con un resultado del 47,08%, quedando Carlos Mesa en segundo lugar con un 36,51%.

Las dudas persisten y crecen ya que la diferencia es demasiado grande entre lo que sacó la empresa “Vía Ciencia” en el conteo en boca de urna y los resultados oficiales que se muestran ahora. Por otra parte, la gran mayoría de los bolivianos nos preguntamos por qué dejó de funcionar el TREP, sistema en el que todos confiábamos. El Tribunal Supremo Electoral hasta la fecha, ha tratado de dar explicaciones sin mucho sustento que a veces rayan en lo ridículo.

A partir de las susceptibilidades y dudas descritas, la población en desacuerdo ha desarrollado una serie de manifestaciones en contra de los resultados de las elecciones generales, aduciendo que no cesará en las medidas de movilización, hasta que el presidente tome una decisión política que tenga que ver con: 1. Ir a segunda vuelta, tal como lo recomendó la OEA y la Unión Europea o 2. Anular elecciones y refundar el TSE para que, en un tiempo prudente se puedan celebrar nuevas elecciones legítimas. Conforme pasa el tiempo, el nivel de conflicto crece y las demandas cambian. De hecho hay voces que comienzan a pedir la renuncia del Presidente. Sin embargo, se percibe que Morales mide permanentemente la situación política y está dispuesto a quedarse a como dé lugar pensando inclusive en producir una confrontación entre bolivianos.

*Jorge Dulon es Administrador Público, politólogo, profesor y asesor político.

www.latinoamerica21.com, un proyecto plural que difunde diferentes visiones sobre América Latina.

https://www.facebook.com/Latinoamerica21

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...