Salud > Debate

Cigarrillos electrónicos son efectivos como terapia para dejar de fumar, según estudio

Un informe concluyó que ayudan casi dos veces más que otros tratamientos de reemplazo de nicotina

Tiempo de lectura: -'

02 de febrero de 2019 a las 15:06

Un estudio publicado por la revista médica The New England Journal of Medicine, concluyó que los cigarrillos electrónicos son casi dos veces más efectivos que los demás tratamientos de reemplazo de nicotina, como parches y chicles. 

Durante un año se siguió a 886 fumadores asignados al lazar para utilizar cigarrillos electrónicos o terapias tradicionales. Como resultado, se obtuvo que el 18% de los usuarios de cigarrillos electrónicos dejó de fumar, mientras que la cifra fue de 9,9% para usuarios de otros métodos. 

Sin embargo, los reguladores en Estados Unidos, Inglaterra y otros lugares no han aprobado su comercialización como herramientas para dejar de fumar.

Los resultados dejaron la puerta abierta a un debate que se centra en varias preguntas: ¿los médicos podrán recomendar el uso del cigarrillo electrónico? ¿Se debería regular su comercialización? ¿Qué sucedería, en ese caso, con el acceso de niños a estos productos?

La tercera cuestión surge a partir de otros datos que fueron relevados por la Agencia Federal de Alimentos y Fármacos de Estados Unidos (FDA), que alertó en 2018 que el consumo de cigarrillos electrónicos entre adolescentes había alcanzado "una proporción epidémica". En 2016 se constató que mientras que el 3,2% de los adultos de Estados Unidos habían usado cigarrillos electrónicos en los últimos 30 días, la cifra en estudiantes de secundaria fue de 11,3%, y que su uso entre los jóvenes aumentó un 900% entre 2011 y 2015. 

Según The New York Times, estas evidencias sugieren que los cigarrillos electrónicos, tal como se consumen hoy, son una puerta de acceso al consumo de tabaco entre jóvenes más que un método que ayude a dejar de fumar a la mayoría de sus usuarios. 

"Hay una tensión inevitable entre proteger a los niños de los cigarrillos electrónicos y dejar de fumar, que también es muy importante", dijo a The New York Times el jefe de farmacología de la Universidad de California en San Francisco, Neal Benowitz.

 

El estudio, realizado en Inglaterra, fue financiado por el Instituto Nacional de Investigación de Salud e Investigación del Cáncer del Reino Unido. 

¿Método seguro?

Uno de los autores del estudio, Peter Hajek, señaló que si bien los profesionales de la salud se han mostrado reacios a recomendar su uso debido a la falta de pruebas claras, "es probable que esto cambie ahora". 

Otra autora del estudio, Dunja Przulj, apuntó que los profesionales de la salud se sentirán más cómodos al recomendar los cigarrillos electrónicos como herramienta para dejar de fumar. "Esto puede acelerar aún más la reducción del hábito de fumar y de las enfermedades relacionadas con el tabaco", señaló, según publicó el diario español ABC.

Por otro lado, un editorial del New England Journal escrito por Belinda Borrelli, un experto en salud del comportamiento y el neumólogo George O'Connor, señalaba que el 80% de los participantes del estudio que habían dejado de fumar usando cigarrillos electrónicos, seguían "vapeando" (usando el método), mientras que solo el 9% del grupo de terapia de reemplazo de nicotina seguía usando productos con esta sustancia. Afirmaron que no hay suficientes datos para crear pautas formales con respecto a recomendaciones específicas sobre la dosificación y la seguridad. También expresaron su preocupación tanto por la adicción sostenida a la nicotina como por las consecuencias desconocidas para la salud del uso prolongado de cigarrillos electrónicos. Además, se recomendó que estos dispositivos sean consumidos únicamente cuando otros métodos, incluída la asesoría conductual, hallan fallado. 

A su vez, la Organización Mundial de la Salud (OMS), el Ministerio de Sanidad y las Conserjerías de Sanidad de España desaconsejaron la utilización del cigarrillo electrónico para dejar de fumar, publicó ABC. Otras sociedades científicas de ese país también señalaron que cualquier productos relacionado con el tabaco sigue siendo potencialmente perjudicial. Recomendaron dejar de consumirlos, sean cigarrillos convencionales o electrónicos, o cannabis, y apuntaron que el electrónico es un dispositivo capaz de liberar nicotina. 

Con respecto a sus efectos adversos, un estudio reciente presentado por la Conferencia Internacional de Accidentes Cerebrovasculares de la American Stroke Association 2019, mostró que el uso de cigarrillos electrónicos aumenta las probabilidades de sufrir un derrame cerebral, un ataque cardíaco y una enfermedad coronaria. 

 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...