Ministerio de diseño > Ciudades | Desarrollos inmobiliarios | Paseos

Ciudades Lúdicas

Ejemplos admirables de gestión urbana que nos devuelven la esperanza, y la posibilidad de soñar que es posible sino un mundo mejor, al menos una ciudad más disfrutable

Tiempo de lectura: -'

04 de abril de 2014 a las 00:00

Los americanos tienen algunas expresiones que me encantan como "pushing the envelope" o "think outside the box". Ambas sugieren ir más allá de lo estipulado o de lo impuesto e intentar probar otros territorios, salir de la zona de confort. Y eso justamente es lo que no se ve mucho en el tema de equipamiento urbano en general.

Por argumentos de infraestructura, gestión o recursos, la realidad es que muchos de ellos no requieren para nada grandes inversiones, pero sí mucha idea para cambiar el diario vivir de los transeúntes. Y qué distinto sería todo, qué divertido desde social, cultural y turísticamente. Es sólo proponérselo como lo hace mucha gente, desde concursos con ideas muy de laboratorio a otros donde se junta una comunidad para resolver un problema. Hay ejemplos admirables que nos devuelven la esperanza y soñar que es posible sino un mundo mejor, al menos una ciudad más disfrutable.

Ya hemos hablado algo del tema desde una mirada de gestión cultural de ciudades acá en general pero veamos en particular cómo puede hacerse más divertido.
_ El puente inflable para saltar rebotando sobre el Sena
Una de las ideas más impactantes por lo que nos pone a imaginar es la que ganó el 3er premio de un concurso para diseño de puentes sobre el Sena. Debieron haber pensado que no ganaban por viablidad e incluso tiene varias contras como que anula navegabilidad y puede ser peligroso, pero que queda en la mente, se queda...y así fue.
Requiere 3700m3 de aire para que quede firme, puede ser desmontable y encima, transportable o sea que hoy puede estar cruzando el Sena, mañana el Támesis , pasado el Hudson y después.... la laguna Garzón ya estaba resuelta no?
_ Una playa para el verano
Ya que estamos, eso serviría en Paris. Cuando comienza el verano se organiza un evento que se llama Paris Plages. Acá es inconcebible ya que tenemos kilómetros de playas, pero donde lo más cercano similar dista kilómetros, es una solución más que divertida y canchera, no por la solución en sí sino por la movida y onda que le ponen al tema. En agosto, vuelcan camiones y camiones de arena, reposeras, chiringuitos, eventos de música electrónica, etc. no tocarás el agua pero el espíritu es de beach boy contra el paredón, dentro de lo que permite.
_ Y sin dejar Paris también:
Nature Capitale Paris creado por Gad Weil, un creador de arte urbano a gran escala, convierte Champs Elysées en Paris en un gran jardín, en mayo, por un fin de semana en la primavera, para disfrute y asombro de turistas y locales.
_ En USA los MOMA PS1 en Queens New York, organiza todos los veranos un warm up con música, concursos de arquitectura,(Young Architects Program) que depénden del Museo de Arte Moderno y que elaboran estructuras importantes para albergar ese festival, con música, eventos, actividades al aire libre, etc
¿No les gustaría en lugar de los ex tanques del gas poder tener uno de éstos? Una plataforma de conservación medioambiental con energías alternativas, como soporte de un parque y actividades de esparcimiento. Léase, un parque vertical y uno horizontal integrados.
_ Superkilen , Copenague Topotek +BIG architects
¿Se imaginan dar vuelta una esquina y encontrarte con que todo está cubierto con moquette sintética? Bueno, éso probaron en Copenhague y es un éxito! Un proyecto para el battersea de Londres, una planta de energía en desuso, contempla actualizarla envuelta en una montaña rusa (Aterlier Zundel)
Ok, todo muy lindo, pero requiere mucha inversión. También hay otros detalles que pueden hacer una diferencia a escala más chica de equipamiento urbano. En Atenas, por ejmplo en un barrio olvidado por Dios y el municipio, de fuerte personalidad pero dudosa reputación, los vecinos se juntaron a ver cómo resolvían el tema de la iluminación, y se les ocurrió llevar cada uno una pantalla que les sobrara de su casa.
Pero en realidad, acá en nuestro país había alguien que se tomaba la diversión en serio: ya la escuela experimental de Malvín del arquitecto Scasso de 1929 tenía huerta para niños y toboganes de salida al recreo.
Y finalmente revisando todo ésto encontré un libro que ya me voy a anotar para pedir: Happy Cities. Se trata de cómo ha cambiado históricamente el cómo los habitantes disfrutan las ciudades.
Ampliación de datos y fotos en el artículo preliminar del blog Design Insider Acá

Comentarios