Mundo > Previo a reunión con Trump

Corea del Norte cumplió la promesa y destruyó su base de pruebas nucleares

Lo hizo ante medios de prensa de China, Corea del Sur, Estados Unidos, Reino Unido y Rusia

Tiempo de lectura: -'

24 de mayo de 2018 a las 08:29

Corea del Norte derrumbó hoy con explosiones los túneles de su centro de pruebas nucleares de Punggye-ri, al noreste del país, informaron los medios internacionales invitados a presenciar las detonaciones.

Corea del Norte anunció que desmantelaría la base tras la cumbre celebrada el pasado 27 de abril con Corea del Sur, en la que ambos países se comprometieron a trabajar por la "total desnuclearización" ante la cumbre prevista el 12 de junio ente Pyongyang y Washington.

Según han indicado los reporteros surcoreanos, las detonaciones comenzaron a las 11.00 hora local en el llamado entramado Norte de galerías y han continuado unas tres horas después en los circuitos Oeste y Sur (la red Este se cree que ya quedó inutilizada tras la primera prueba nuclear norcoreana de 2006).

Más tarde se ha procedido a destruir también con explosiones barracas y otras instalaciones situadas en Punggye-ri.

Debido a la zona remota en la que se encuentra el complejo, los periodistas han indicado que no será posible transmitir imágenes de las operaciones de desmantelamiento hasta primera hora del miércoles (hora local).

Lea también: Ocho respuestas para entender el acercamiento entre las Coreas


Del mismo modo, tampoco han podido confirmar si el líder norcoreano, Kim Jong-un, ha asistido a la destrucción de las galerías de Punggye-ri.

Los periodistas surcoreanos se han contado entre la veintena de reporteros de medios de cinco países (China, Corea del Sur, EEUU, Reino Unido y Rusia) invitados a presenciar el desmantelamiento.

En Punggye-ri ha realizado Pyongyang sus seis pruebas nucleares en 2006, 2009, 2013, 2016 (en dos ocasiones) y la última y más potente en septiembre de 2017, cuando la detonación se cree que alcanzó el cuarto de megatón (unas 250 veces más potente que la primera explosión de 2006 y 15 veces más que la bomba de Hiroshima).

Esta operación se interpreta como un gesto de Corea del Norte para demostrar su voluntad real de abandonar su programa atómico previo a la reunión entre Kim Jong-un y el presidente estadounidense, Donald Trump, aunque la opacidad en torno al evento arroja dudas sobre las verdaderas intenciones del hermético régimen.

Entre otras cosas, se ha criticado la ausencia de expertos en pruebas atómicas durante el proceso, que podrían haber obtenido valiosa información sobre el alcance del programa nuclear norcoreano y el verdadero estado de estas instalaciones.



Comentarios