Nacional > UNASEV

Creció el número de fallecidos en el tránsito y cortó con tres años consecutivos a la baja

En Montevideo hubo 25 muertes menos que en 2016, cuando no había fiscalización con cámaras

Tiempo de lectura: -'

23 de diciembre de 2017 a las 05:00

Entre el 1° de enero y el 15 de diciembre de este año, murieron 435 personas en accidentes de tránsito en todo el país, lo que implica un aumento de 3,6% respecto a 2016, según cifras presentadas este viernes por la Unidad Nacional de Seguridad Vial (Unasev). De esa forma, se cortó la racha de tres años consecutivos a la baja en la mortalidad en el tránsito.

A su vez, Unasev proyecta que al cierre del año la cifra de fallecidos se ubicará en 460, un 21% por encima de los objetivos para el decenio de Naciones Unidas, a los que Uruguay adhirió. Según ese programa de 2010 para bajar la mortalidad en el tránsito, la meta para Uruguay en 2017 era terminar con un máximo de 380 fallecidos. Solo en 2012 (con 510 fallecidos) la mortalidad estuvo por debajo del máximo fijado. El objetivo, para el año 2020, es no superar los 278 fallecidos, la mitad que en 2010.

De todas formas, el presidente de Unasev, Fernando Longo, destacó que el número de muertes se mantuvo por debajo de los niveles previos a 2011. "Eso se da porque ha existido una campaña grande de promoción y fiscalización, que genera cambios de conducta", dijo.

En números

Si a la cifra de fallecidos en 2017 se suman los heridos leves y heridos graves, se constata un total de 26.336 personas lesionadas por siniestros de tránsito en todo el país, un aumento de 2% respecto al año anterior. Del total de lesionados, el porcentaje de fallecidos es de 1,6%. Por otro lado, 85,5% fueron lesionados leves y 12,9% fueron lesionados graves.

De los fallecidos, el 58,4% murió en el lugar del siniestro, un 26,5% lo hizo dentro de las siguientes 24 horas y el 15,2% falleció más de un día después de ocurrido el accidente.

La incidencia del alcohol en los siniestros de tránsito se mantuvo en niveles similares a años anteriores, con 93,4% de espirometrías negativas en 16.397 controles. Es decir, del total de conductores que participaron en siniestros de tránsito, solo a un 6,6% se le detectó presencia de alcohol en sangre.

También se mantiene la correlación entre el consumo de alcohol durante los fines de semana y la participación en siniestros fatales. Mientras que en los días hábiles los conductores con alcohol representan el 3,9% del total de siniestrados, el porcentaje trepa a 11,3% los sábados y a 17,9% los domingos.

Por otra parte, se evidencia un cambio en la distribución de los fallecidos según jurisdicción. Las muertes en siniestros de tránsito ocurridos en ciudades y caminos departamentales bajaron a un 45,7%, mientras que las rutas nacionales fueron el escenario del 54,3% de los accidentes fatales.

Longo aprovechó la ocasión para pedirle a la población, en vísperas de las fiestas, que tenga cuidado en las rutas. "Apelamos a que en la ruta se tenga paciencia. Hoy salimos al este y se ve que en las caravanas de coches alguno se pone nervioso. Estamos de vacaciones, hay que calmarse", afirmó el presidente de Unasev.

Hombres, jóvenes y en moto

Casi 8 de cada 10 fallecidos eran hombres y cerca de un tercio (30,6%) tenía entre 15 y 29 años. Los mayores de 70 años representan el 15,2% de los fallecidos, mientras que los jóvenes de entre 20 y 24 años representan el 14,5%.

Además, se mantiene la relevancia de las motos en la mortalidad del tránsito. Del total de fallecidos, casi la mitad (46,8%, que representa a 203 personas) circulaba en una moto. Longo dijo que "es fatal el tema de las motos", sobre todo porque "los que fallecen son gente joven". "Tenemos que seguir profundizando el trabajo", señaló.

Si el análisis se restringe exclusivamente a las ciudades y los caminos departamentales, los motociclistas alcanzan el 58,8% de los fallecidos, los peatones el 23,1% y los ciclistas 5,5%. Sumadas las tres poblaciones representan el 87,4% de los fallecidos en esa jurisdicción.

En cambio, en rutas nacionales los principales protagonistas de los accidentes fatales son los ocupantes (conductores y pasajeros) de autos y camionetas, alcanzando el 46,8% del total de fallecidos.

Además, en el caso de los motociclistas se detecta un descenso en el uso del casco protector en el momento del siniestro, ubicándose en 75%, similar a los niveles previos a 2016. Ese año se había producido un leve aumento en el uso del casco, llegando a 78,6%.

Como en años anteriores, se percibe una fuerte diferencia entre departamentos. Mientras que en Rivera, por ejemplo, el porcentaje de utilización de casco en motociclistas siniestrados asciende a 93,6%, en Cerro Largo apenas llega al 18,4%.

Otra realidad

En Montevideo, las cámaras de fiscalización electrónica fueron de las protagonistas del año. Según había anunciado la Intendencia (IMM) este jueves, la instalación del nuevo sistema de movilidad, sumado a la ley de alcohol cero en el tránsito, provocaron un descenso de 37,6% en la mortalidad del tránsito capitalino.

Para ello se comparaban los datos de 2017 con el promedio de los tres años anteriores (de 2014 a 2016) y surgía que habían fallecido 48 personas menos que en esos años.

Este viernes, el intendente Daniel Martínez publicó en su cuenta de Twitter una infografía que decía que "fallecieron 48 uruguayos/as menos que el año pasado".

Embed

Sin embargo, si se comparan las cifras de este año con las de 2016 (las cámaras empezaron a funcionar a comienzos de diciembre del año pasado), la reducción de muertes fue de 24%, lo que equivale a 25 menos que el año pasado. Según datos de Unasev, en 2016 fallecieron 104 personas en siniestros de tránsito ocurridos en la ciudad (sin contar las rutas), frente a las 79 víctimas fatales de este año.

Si se toma todo el departamento, sumando los siniestros ocurridos en los accesos (fuera de la jurisdicción de la comuna), la reducción fue de 9,6%. Es decir, en sentido contrario a los números globales del país.

Comentarios