Espectáculos y Cultura > ENFERMEDAD

Demencia, la causa de la muerte de Robin Williams

La viuda del actor reveló que esa enfermedad le causó depresión y ansiedad

Tiempo de lectura: -'

04 de noviembre de 2015 a las 09:04

Cuando el actor estadounidense Robin Williams fue encontrado muerto en agosto de 2014, se supo que luchaba contra la depresión, el mal de Parkinson y la ansiedad. Sin embargo, Susan Schneider, viuda del artista, reveló este martes que no fue ninguna de esas enfermedades la que llevó a Williams al suicidio.

Schneider aseguró que el actor estadounidense de 63 años, al momento de su suicidio, sufría demencia de cuerpos de Lewy (DCL), una enfermedad neurodegenerativa que altera el estado de ánimo, el movimiento y provoca alucinaciones. Se la considera como una de las causantes del mal de Alzheimer.

"La depresión no mató a Robin. La depresión fue uno de los 50 síntomas que padecía", explicó Susan Schneider a la revista People. Schneider reveló además que al actor solo le quedaban tres años de vida, y que de no haberse suicidado eventualmente habría sido internado.

Los primeros trastornos comenzaron a ser visibles en noviembre de 2013.

"Aparecían como una máquina de pinball. No sabías exactamente hacia dónde mirar", explicó su viuda.

Las cosas empeoraron los meses previos a su fallecimiento. Williams sufrió ataques de ansiedad que le provocaban rigidez y también calculaba mal las distancias.

Schneider lo encontró en una ocasión con los músculos completamente agarrotados y la cabeza ensangrentada porque había chocado contra una puerta.

Los doctores le realizaron cientos de pruebas para determinar su dolencia, pero la respuesta no llegó hasta la autopsia. Esto es algo frecuente, ya que el diagnostico certero de la DCL no puede hacerse hasta luego de la muerte del paciente.

"Vivíamos una pesadilla", aseguró su viuda en otra entrevista concedida el martes al canal estadounidense ABC.

Schneider también aseguró que Williams sabía perfectamente que "estaba perdiendo la cabeza". Intentaba sobrellevarlo, pero el último mes todo se desmoronó. "Es como si se hubiese roto la represa", describió.

Las autoridades aseguraron que Williams, ganador de un Óscar en 1998 por En busca del destino, falleció por asfixia. Su asistente le encontró con un cinturón alrededor del cuello y cortes en su muñeca izquierda.

Comentarios