Mundo > CRISIS REFUGIADOS

Difícil acuerdo europeo sobre las olas migratorias que llegan desde África y Medio Oriente

Este domingo la Unión Europea realizará una cumbre para debatir políticas comunes

Tiempo de lectura: -'

24 de junio de 2018 a las 05:00

Una semana dominada por la crisis de los inmigrantes en Estados Unidos y la difusión de datos que muestran un aumento histórico del número de refugiados en el mundo, termina este domingo con una minicumbre europea para intentar lo imposible: un acuerdo sobre las políticas de acogidas del bloque, uno de sus principales fracasos.

Es que Hungría, República Checa, Eslovaquia y Polonia anunciaron el jueves 21 que no participarán en la cumbre comunitaria informal de este domingo en Bruselas, en la que se tratará de consensuar políticas en materia migratoria, una iniciativa del presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, a fin de abordar el asunto de la inmigración de cara al Consejo Europeo de la próxima semana.


"La minicumbre del domingo es inaceptable, nosotros no participaremos, quieren volver a presentar una propuesta que ya rechazamos", subrayó el primer ministro polaco, Mateusz Morawiecki, luego de una reunión con sus homólogos húngaros, checo y eslovaco –el grupo Visegrad– en Budapest.
En la reunión de este domingo confimaron la participación la canciller alemana, Ángela Merkl; el presidente francés, Emmanuel Macron; el jefe del gobierno español, Pedro Sánchez, y el primer ministro maltés, Joseph Muscat, confirmaron su asistencia a la reunión prevista en la sede de la Comisión Europea en Bruselas, según sus gobiernos.

El telón de fondo de la cita es la crisis del Aquarius, un barco fletado por una ONG con más de 600 migrantes socorridos en el mar a bordo y que tuvo que desembarcar finalmente en España ante la negativa de Italia y Malta, que refleja el nivel de tensión entre los países europeos.

Los participantes en la reunión de Bruselas propondrán el refuerzo de las obligaciones impuestas a los demandantes de asilo, para tratar de calmar las tensiones entre Estados miembros.

Según un documento de trabajo provisional, los participantes en la reunión se comprometerán a acelerar los reenvíos de demandantes de asilo de un país de la UE hacia otro, según el acuerdo de Dublín.
Pero el texto prevé también la instalación de un "mecanismo de solidaridad eficaz" con cuotas de repartición obligatorias de los migrantes entre los diferentes países miembros, asunto candente para los países de Visegrad que rechazan categóricamente tal iniciativa desde hace más de dos años.


Según un proyecto de conclusiones de la cumbre del 28 de junio, los europeos estudian la creación de estas "plataformas regionales de desembarco", que permitirían "distinguir entre migrantes económicos" y aquellos que pueden optar a la "protección internacional" en la UE.

Merkel y Macron coincidieron en una reunión bilateral, el martes 19, en que es necesario consensuar una política migratoria, aspecto este que ha acrecentado su protagonismo estos días, tanto a escala europea en general como alemana en particular.Esa necesidad "no es algo que haya surgido la semana pasada", aseguró Macron, en alusión a la situación creada por la flotilla del Aquarius.

"Tenemos que reforzar las fronteras exteriores de la UE", señaló Merkel, quien anunció el propósito de aumentar en 10 mil efectivos la dotación de la Agencia Europea de Fronteras (Frontex), mientras Macron incidía en la necesidad de "revisar" el sistema de Dublín, según el cual el país por el que un refugiado entra en la UE debe gestionar su petición de asilo.

El sistema no funciona, en la práctica, y es "difícil" que pueda alcanzarse un consenso entre los 28 miembros de la UE para un reparto equilibrado de los refugiados, admitió Merkel.

La política sin concesiones en materia migratoria del grupo Visegrad, y del gobierno de Austria, que lidera el conservador Sebastian Kurz, parecen mostrar que será muy difícil un acuerdo migratorio como aspiran Merkel y Macron en la cumbre europea de fin de mes. (Agencias)

Comentarios