Nacional > AUFgate

Documentos muestran que Ministerio del Interior mintió y sí direccionó elección de cámaras de la AUF

La asociación, con el asesoramiento de ITC, empresa de ANTEL, se había decidido por otra compañía más barata pero debió cambiar por pedido del ministerio

Tiempo de lectura: -'

11 de agosto de 2018 a las 21:01

El Ministerio del Interior jugó un rol clave en la elección de la empresa que le vendió el sistema de identificación facial a la Asociación Uruguaya de Fútbol. La cartera direccionó la decisión, ya que forzó a la AUF y a ITC, firma de Antel que asesoró en el proyecto, a cambiar la empresa que había sido elegida, según surge de una serie de documentos de la compra a los que accedió El Observador.

Tras más de dos años de trabajo, la AUF había llegado en octubre de 2016 a elegir a una empresa para comprarle el sistema de identificación facial para el Estadio Centenario, el punto central de una estrategia elaborada junto al Ministerio del Interior para erradicar a los violentos de las canchas. Tras ese proceso, la Asociación había elegido a la empresa Servinfo, una de las cinco que habían pasado a la instancia final tras un exigente examen de las ofertas y de la solidez de las empresas, que incluyó una prueba técnica en el Estadio Centenario. Era la mejor evaluada en calidad-precio según el análisis que había hecho la consultora ITC.

"Como es de su conocimiento, la AUF comunicó al Ministerio del Interior (MI) que la propuesta presentada por la empresa Servinfo, quedó en primer lugar, luego del proceso de evaluación técnico-económico realizado por ITC para la AUF", aseguró la consultora en una carta enviada a la asociación.

Lea también: Empresa que ganó licitación de las cámaras dice que no tiene vínculo con la familia Vázquez

Sin embargo, una reunión el 31 de octubre entre miembros de la consultora y el Ministerio del Interior fue clave para torcer esa decisión: dejar por el camino a Servinfo y recomendar a DDBA, una empresa cuya oferta era alrededor de US$ 173 mil más cara que la de Servinfo , pero que para el ministerio era la más idónea técnicamente.

Según el comunicado que ITC envió a la AUF con el resumen de esa reunión, para el ministerio "la falta de experiencia" de Servinfo era "un riesgo" que ponía "en duda" el éxito del proyecto, por más que la empresa había pasado todas las pruebas técnicas realizadas entre ITC y la cartera. Por el contrario, el ministerio destacó "su total satisfacción" con la oferta de DDBA, "no solamente con la calidad de la propuesta y la solución presentada, sino también con la experiencia de la empresa y los equipamientos ofrecidos".

Eso se contradice con el comunicado que emitió este jueves el ministerio, donde entre otras cosas expresa que "la cartera jamás insinuó ni direccionó la contratación de ninguna de las empresas que participaron del llamado", y que "en todo momento se informó a las autoridades de la Asociación -en la persona de su entonces Presidente, Esc. Wilmar Valdez, que dicha decisión era de absoluta y exclusiva competencia de la AUF, dueña del procedimiento de selección de la mejor propuesta". En el comunicado el ministerio también se pone a la orden de la fiscalía, ya que la compra de las cámaras es parte de los audios que destaparon el escándalo del AUFGate. En esos audios, Valdez le dice al empresario Walter Alcántara, que participó en el proceso como representante de una de las empresas, que el ministerio cobraría una "cometa" por las cámaras. Valdez dijo que no creía eso y que lo dijo para sacarse de encima al empresario.


La historia

El análisis que realizaron la AUF e ITC de la empresas finalistas había concluido que la ganadora debía ser Servinfo. De hecho, en una carta al subsecretario Jorge Vázquez el 28 de octubre de 2016, el entonces presidente de la AUF Wilmar Valdez sostenía: "Del informe confeccionado por ITC SA resulta que las empresas Servinfo y DDBA son las que reúnen las condiciones técnicas solicitadas en el pliego redactado en acuerdo con su Ministerio. De ambas propuestas resulta que el costo de la empresa Servinfo es un 16% inferior a la de la empresa DDBA".

Valdez aclaraba que "entendiendo la importancia del tema", debía escuchar una opinión final del ministerio: "Consideramos que su aporte, opinión y recomendación serán de fundamental importancia para tomar la decisión final".

Lea también: AUF y empresas sospechaban que el Ministerio del Interior direccionó compra de cámaras de seguridad

Fue así que el 31 de octubre técnicos del ministerio y de ITC realizaron una reunión técnica, donde la empresa asesora de Antel volcó sus conclusiones. Allí el ministerio especificó sus diferencias con Servinfo y su beneplácito con DDBA, que ya había manifestado en otras oportunidades.

Así, ese mismo día, ITC envió un comunicado a la AUF en el que destaca que, si bien Servinfo había pasado todas las pruebas y era el que mejor relación calidad-precio daba, la opinión del ministerio terminaba siendo clave teniendo en cuenta que serían los técnicos de la cartera los que operarían el sistema.

La carta indica que contra Servinfo "se recibieron en diferentes oportunidades, tanto formales como informales, numerosas objeciones y observaciones de parte del equipo técnico del ministerio hacia esta propuesta, indicando la no aceptación de la misma".

ITC destacó que la mayoría de las objeciones fueron levantadas, pero que el ministerio siguió insistiendo en el cambio de rumbo. "A través de diferentes instancias con el MI se fueron aclarando dudas y levantando observaciones técnicas referidas a la propuesta presentada por la empresa Servinfo. Si bien las principales objeciones técnicas se fueron aclarando a lo largo del proceso, el equipo técnico del MI mantuvo su posición respecto a la falta de experiencia de la empresa Servinfo en reconocimiento facial y el riesgo que esto representa para el éxito el proyecto", destacó ITC.

De esa manera, la empresa asesora destacó que debía seguirse la recomendación del ministerio basándose en el hecho que serían sus técnicos los que ejecutarían el sistema, no sin antes reiterar que la oferta de Servinfo era 16% más económica que la de DDBA y cumplía lo establecido en el pliego. "Ante esa situación, considerando que el principal operador del sistema será el Ministerio del Interior, es de suma importancia obtener su total apoyo y compromiso con la solución que seleccione la AUF. Es que si bien el proceso de evaluación técnico económica de la ofertas presentadas concluyó que la oferta de la empresa Servinfo cumple con las especificaciones técnicas requeridas y es un 16% más económica que la oferta de DDBA ajustada, recomendamos a la AUF adjudicar a la empresa DDBA la compra del sistema de Videovigilancia y Control de Acceso por Reconocimiento Facial para el Estadio Centenario, Ministerio del Interior y Unidades Móviles".

Lea también: Alcántara: lo hice por el fútbol uruguayo

Con ese escenario la AUF aceptó la opinión del Ministerio del Interior pero le exigió una nueva rebaja a DDBA. La oferta de Servinfo, tras dos "remates a la baja" (en los cuales las empresas reducían su precio sin saber el del rival pero sí en qué puesto quedaban colocados), era de alrededor de US$ 1.081.000, contra US$ 1.254.000 de DDBA. Con varios ajustes (infraestructura, mantenimiento y soporte del software), DDBA terminó fijando su costo en alrededor de US$ 1.156.700, bajando de 16% a 7% la diferencia (aproximadamente US$ 75.600 de diferencia) con Servinfo , que lógicamente no pudo establecer una oferta final porque fue eliminada de la competencia tras la opinión del Ministerio del Interior.

Según fuentes empresariales consultadas por El Observador, ese procedimiento de baja final es común con las empresas que ganan una licitación (o una compra, como es en este caso al ser la AUF una asociación privada). Sin embargo, no suele darse que ese proceso ocurra con una empresa que no había finalizado en primer lugar en la competencia.


La instancia anterior

DDBA había sido elegida en la primera instancia de compra, en 2015, cuando ofertó en el entorno de US$ 2,5 millones. Sin embargo, en ese momento la AUF estaba al borde de la cesación de pagos, por lo que suspendió el proceso.

Con varios ajustes en el pliego negociados entre la AUF y el Ministerio del Interior, en 2016 se lanzó un nuevo proceso de compra, abierto a todas las empresas que quisieran presentarse. Lo hicieron 16, entre ellas DDBA, que fue eximida de realizar las pruebas técnicas porque ya las había hecho en 2014. Ese punto generó en su momento fuertes choques entre la AUF y el Ministerio del Interior.


La evaluación

En la evaluación del llamado de 2016, DDBA había sido considerada "recomendable", mientras que Servinfo había sido considerada "recomendable con observaciones". En el apartado final de Observaciones, ambas son incluidas como “Recomendables” junto a las empresas Sonda y Todosoft-Telefax. Securitas entra en la siguiente categoría: “No descartada pero no recomendable”. El resto de las ofertas son catalogadas como “descartadas”. El informe de ITC consideró la oferta de DDBA como “muy buena”, y entre otras cosas destacó que se identificó "un vínculo muy fuerte con las empresas proveedoras de los diferentes componentes de la solución, quienes estarán directamente involucradas en la instalación y puesta a punto de los componentes".

"La prueba piloto realizada en el año 2014 arrojó un resultado satisfactorio. En virtud de de que la propuesta ahora presentada contempla la misma solución y, en muchos casos, las nuevas versiones del equipamiento considerado en la versión anterior, no se entendió necesario volver a realizar una prueba piloto", dice el informe de ITC.

Mientras tanto, sobre Servinfo sostuvo que la propuesta presentada era "aceptable", que se “proveen referencias de la empresa o casos relevantes de uso de las diferentes tecnologías propuestas en diversos contextos con necesidades similares a las planteadas en el pliego". El informe también advirtió que las cámaras presentadas por Servinfo eran "day-only", pero que la empresa aseguraba que el funcionamiento sería el esperado según los requerimientos del pliego. También sostiene que "la propuesta cumple de manera satisfactoria con los requisitos técnicos del pliego de condiciones particulares".

Pese a que el ministerio aseguraba que una de las contra de Servinfo era la falta de experiencia, esa empresa ya había trabajado para la AUF entre 2010 y 2016, con el anterior sistema de cámaras de videovigilancia, en coordinación con el Ministerio del Interior.

Comentarios