Mundo > Violencia de género

Dos horrendos femicidios descuadran el discurso de López Obrador

México registró 1.006 asesinatos de mujeres o niñas en 2019, un incremento de 10% con respecto a 2018, de lo que el presidente culpa a las políticas neoliberales

Tiempo de lectura: -'

22 de febrero de 2020 a las 05:00

Kirk Semple y Paulina Villegas

Los horrendos asesinatos de una mujer y una niña que ocurrieron este mes en México han impactado al país, lo que ha desatado una oleada de indignación que se ha caracterizado por la realización de manifestaciones callejeras casi diarias, comentarios de furia en las redes sociales y exigencias cada vez más tajantes de medidas por parte del gobierno en contra de la violencia de género.  

La mujer, Íngrid Escamilla, de 25 años, fue apuñalada, desollada y desentrañada, y la niña, Fátima Cecilia Aldrighett, de 7 años, fue secuestrada después de salir de la escuela, su cuerpo fue hallado posteriormente en una bolsa de plástico. La indignación que provocaron las muertes está forzando a un ajuste de cuentas en un país que desde hace mucho ha batallado con la violencia contra las mujeres, según comentan analistas y activistas.

También se está convirtiendo en una prueba importante para el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO), y sus detractores, que por momentos han calificado su respuesta como anémica, insensible y condescendiente, incluso han dicho que se está quedando corto. 

Xóchitl Rodríguez, integrante de Feminasty, una organización de activismo feminista, dijo que se ha sentido profundamente decepcionada por la respuesta de López Obrador, quien en su campaña se presentó como una figura de transformación, como alguien que defendería a las poblaciones marginadas. 

“Se suponía que él iba a representar un cambio y resulta que no es así”, dijo. “El hecho de despertar por la mañana y ver que tu presidente no puede asegurarte que va a tomar medidas específicas contra este asunto es indignante”. 

En 2019, el gobierno mexicano registró 1.006 feminicidios, el delito de asesinar a mujeres o niñas debido a su género, un aumento del 10 % con respecto a 2018. El número total de mujeres que mueren de manera violenta en México también se ha incrementado, pues llegó a 10 homicidios por día en 2019 comparados con los siete diarios que se registraban en 2017, según la sede mexicana de ONU Mujeres. 

“Las mujeres están exigiendo un cambio de paradigma, nada menos que eso”, dijo Estefanía Vela, directora ejecutiva de Intersecta, un grupo con sede en Ciudad de México que promueve la igualdad de género. “No solo son etiquetas en redes sociales. Son estudiantes que protestan en las universidades, y madres que exigen justicia para sus hijas”, aseguró. 

Sin embargo, pareciera que a López Obrador le está costando encontrar la manera correcta de reaccionar ante el problema. 

La semana pasada, en una de sus conferencias de prensa matutinas, el mandatario se molestó con los periodistas que lo cuestionaron sobre los feminicidios, y trató de orientar la conversación de vuelta a su anuncio de que el gobierno había recuperado más de US$ 100 millones en activos delictivos y que destinaría esos fondos a las comunidades empobrecidas. 

“Miren, no quiero que el tema sea nada más lo del feminicidio, ya está muy claro”, declaró el presidente. “Se ha manipulado mucho sobre este asunto en los medios”, afirmó.

Además, el lunes pasado, cuando se le preguntó sobre la muerte de Fátima, quiso atribuir la culpa de los feminicidios a lo que calificó como las “políticas neoliberales” de sus predecesores. 

Dijo que la sociedad mexicana “cayó en una decadencia, fue un proceso de degradación progresivo que tuvo que ver con el modelo neoliberal”. 

En medio de la violencia creciente y ante la ausencia de lo que consideran una respuesta efectiva del gobierno, el movimiento feminista de protesta ha cobrado fuerza desde el año pasado y se ha vuelto más violento, pues algunos manifestantes han destrozado las ventanas de estaciones de policía y también han pintado con grafiti los monumentos de la ciudad.

El viernes 14, un grupo de manifestantes, la mayoría mujeres, pintaron con grafiti las frases: “Estado feminicida” y “Ni una más” en la fachada y entrada principal del Palacio Nacional en México.

Una senadora del Partido Acción Nacional, Josefina Vázquez Mota, presentó una propuesta ante el Senado para crear una comisión especial que supervise el procesamiento penal de los feminicidios contra menores. 

Sin embargo, López Obrador ha mostrado una actitud desdeñosa. Por ejemplo, para dirigirse a las mujeres que pintaron llamados a la acción en el Palacio Nacional, dijo: “A las feministas les pido, con todo respeto, que no nos pinten las puertas, las paredes, que estamos trabajando para que no haya feminicidios”. 

Machismo estructural

Más de 40 organizaciones civiles denunciaron el  miércoles 19 que el gobierno de Andrés Manuel López Obrador no ve la violencia de género como “un tema prioritario” y exigieron implementar políticas públicas que garanticen “la seguridad y la vida de las mujeres”.
María Salguero, una geofísica que desde hace unos años elabora un mapa de estos crímenes en el país, sugiere que el presidente escuche a las mujeres en su gabinete, algunas de ellas destacadas feministas: Olga Sánchez Cordero, secretaria de gobernación (interior); Nadine Gasman, titular del Instituto Nacional de las Mujeres, y Candelaria Ochoa, Comisionada Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres.
“Que le informen por qué la violencia de género ha permeado en el país, es un machismo estructural muy arraigado, lo tenemos desde la casa, la educación, la iglesia, en el entorno social”, dice.

Frida Guerrera, por su parte,  una activista conocida en México por su trabajo para hacer visibles los feminicidios y llevar a responsables ante la Justicia, criticó la reacción del gobierno ante la crisis. 

“Él cree que con dar un apoyo a las familias y con todos estos programas sociales que está impulsado, con eso se va a solucionar todo”, afirmó. 

Los grupos feministas reclaman diferentes medidas: creación de fiscalías especiales; inclusión de penas más duras contra los atacantes de mujeres;  mayor capacitación en temas de género en la Justicia; más participación de dependencias gubernamentales en el problema; aumento de recursos para instituto de mujeres; y políticas de prevención. 

En ese crítico escenario, los diputados mexicanos aprobaron el martes 18 aumentar de 60 a 65 años la prisión para quienes cometan feminicidio, una iniciativa que aún debe aprobar el Senado. (En base a AFP)
 
 
REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...