Cargando...

Agro > TRIBUNA / LUIS ROMERO ÁLVAREZ

El ciclo de los commodities

Luis Romero Álvarez y el agro en Uruguay: "Vienen tiempos muy buenos, ¡por una vez sepamos aprovecharlos bien!"

Tiempo de lectura: -'

13 de febrero de 2021 a las 05:00

Por Luis Romero Álvarez, especial para El Observador

Sucedió en Egipto que un hebreo llamado José (no el esposo de María, sino unos 1.500 años antes) supo interpretar los sueños del faraón que veía salir del Nilo siete vacas gordas seguidas de siete vacas flacas.

El N° 7 siempre representó lo sagrado a nivel terrenal (siete colores en el arcoíris, siete notas en el pentagrama, siete días en la semana, siete pedidos en el padrenuestro, etcétera) y aquel José pudo leer por vez primera el ciclo de los commodities en ese sueño sagrado: vendrían siete años de buenas cosechas seguidos de siete años de crisis.

José creó graneros y acumuló excedentes y así fortaleció al imperio cuando llegó la crisis.

El ciclo es eterno y nace de los productores marginales que a buenos precios suman producción hasta que la oferta supera la demanda, bajan los precios y salen de mercado los productores que están lejos del puerto o trabajan en peores suelos o con tecnologías menos eficientes.

Tuvimos una subida fuerte de 2004 a 2014; allí golpeó una tormenta perfecta y la caída fue peor que lo esperado. Especialmente golpeó el precio del petróleo que sube y baja como un commodity más, pero que entonces se desmoronó como nunca antes: la soja paso de US$ 500 a US$ 300 por tonelada, pero el petróleo bajó de US$ 100 a US$ 30 por barril, cortando grueso.

Esa caída brutal provino de cambios profundos en ese mercado: había aparecido el shale oil (fracking) potenciando a Estados Unidos como gran productor de petróleo y Arabia Saudita que siempre cuidaba el mercado, liderando bajas en su propia producción, esta vez decidió mantener su cuota de mercado dejando el precio a la deriva (y así golpear a sus enemigos productores de costos más altos como Irán, Rusia y el shale americano).

A diferencia de nuestra querida Ancap, que no nos dejó enterarnos del derrumbe del petróleo, en el mundo los agricultores recibieron de inmediato las dos bajas: los granos y en mayor proporción el combustible y sus derivados.

Los agricultores del mundo vieron sus precios caer, pero sus costos caer aún más y en vez de recortar producción la mantuvieron, profundizando la baja del ciclo y demorando su recuperación.

Luego, dos eventos inesperados abortaron dos recuperaciones del ciclo: el conflicto Trump/China y después la pandemia.

Ahora viene la tercera subida que se confirmará cuando la vacunación dé un estribo a la recuperación de la economía mundial.

Es probable que se produzca un overshooting, o sea que los precios se disparen por un tiempo por encima del nuevo equilibrio superior.

Uruguay debe prepararse para una nueva y fuerte entrada de divisas (por exportaciones y nuevas inversiones) que presionará a la baja el tipo de cambio (nefasta película que vimos muchas veces).

Para contrarrestar este impacto negativo debemos actuar: abrir la economía para que se importe más y así haya más demanda de dólares (bien por el presidente buscando libertad dentro del Mercosur para hacer acuerdos comerciales en forma bilateral); permitir a las Afaps invertir en papeles del exterior (así usaran pesos de nuestros salarios para comprar dólares para invertir en títulos externos); y bajar el déficit fiscal para no aumentar la deuda externa y si es posible bajarla (así entran menos dólares de afuera por endeudamiento o salen dólares comprados con impuestos en pesos cuando la repagamos).

Según mi análisis, los ciclos mostrarán una tendencia de precios crecientes en términos reales hasta mediados de este siglo (en el siglo XX los precios reales de los commodities cayeron), lo que implica que cada pico será más alto que el anterior y cada pozo menos profundo que el anterior.

Esto siguiendo la evolución de la población planetaria que aumentará hasta cerca de 10.000 millones hacia 2050 o 2060 y bajará luego hasta unos 4.000 millones hacia 2150.

Vienen tiempos muy buenos, ¡por una vez sepamos aprovecharlos bien! No aumentemos el gasto en forma permanente, como si las subas fueran para siempre, porque José nos mirará desde su sabiduría pensando: “No entendieron nada”.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...