Cargando...
Luis Lacalle Pou y Carolina Cosse, dos caras que han coincidido y discrepado a lo largo de toda la pandemia

Nacional > POLÍTICA SANITARIA

El desmarque de Cosse ante la falta de medidas del gobierno y el pedido de regreso al teletrabajo

No es la primera vez que la intendenta de Montevideo sigue un carril opuesto al gobierno para combatir la propagación del covid-19; en esta oportunidad pidió a sus funcionarios volver al teletrabajo

Tiempo de lectura: -'

11 de enero de 2022 a las 18:37

Aunque en algunas ocaisones apoyó las medidas anunciadas por el gobierno, el perfil que la intendenta de Montevideo, Carolina Cosse, ha impuesto se ha desmarcado en varias oportunidades de la línea que siguió el Poder Ejecutivo, con el presidente Luis Lacalle Pou a la cabeza, en la gestión de la pandemia.

En mayo de 2020, cuando la presión recaía sobre el mandatario para imponer una cuarentena obligatoria, Cosse marcó la cancha tildando de "brillante" el discurso del expresidente Tabaré Vázquez, quien había sugerido implementar esta modalidad, a diferencia del Poder Ejecutivo, que prefirió una voluntaria -salvo para los pasajeros que provenían de los países declarados de riesgo- bajo el lema de la "libertad responsable".

En ese entonces, la intendenta señaló que la estrategia aportaba una "visión de corto, mediano, y largo plazo" y así lo hizo saber en su cuenta de Twitter: "Es una visión estratégica necesaria para transitar esta pandemia", añadió.

Luego, cuando el virus trajo complicaciones a fines de ese año, Cosse se acercó al presidente y le recordó mediante una carta la ayuda que la comuna ofrecía al gobierno para realizar hisopados y hacer un seguimiento de los casos. También apareció encabezando una conferencia de prensa junto al secretario de la Presidencia, Álvaro Delgado, en la que pidió extremar medidas para hacer frente al avance del covid-19 en Montevideo, que por entonces registraba el 60% de los contagiados del país. 

Pero al poco tiempo las diferencias volvieron a acentuarse. Ni bien el gobierno anunció que dejaría a criterio de cada departamento la extensión en el horario de los bares y restaurantes –pasando de 00:00 hasta las 02:00–, Cosse pisó firme y decidió enviar una carta al ministro de Salud Pública, Daniel Salinas, para pedirle que dejara de manifiesto cuál era la situación sanitaria de la capital y por qué prolongar el horario tendría una consecuencia positiva sobre el curso de la enfermedad. Lo mismo hizo cuando el gobierno nacional habilitó los espectáculos públicos con un aforo mínimo: la intendenta decidió esperar y, en línea con su discurso, tomar las definiciones con el respaldo de las estadísticas y las predicciones.  

La consolidación de la primera ola, a fines de marzo de 2021, ratificó que la percepción de la ingeniera siguiera en la vereda de enfrente a lo que proponía el oficialismo. Para esa oportunidad, la jefa comunal consideró oportuno tomar más medidas, señalando que las del gobierno eran insuficientes, y que, a diferencia de otros países, Uruguay no solo tenía escasas restricciones de la movilidad, sino que tampoco consideraba la posibilidad de otorgar un salario básico temporal a las personas en situación de vulnerabilidad. En ese momento, aunque el país tenía una tasa de contagios inferior a la actual, el saldo de muertes a causa de la variante p1 y la escasa vacunación traía complicaciones al gobierno y dejaba en aprietos al sistema de salud.

Nueva variante, mismo escenario

Si bien pasaron casi dos años de la aparición de los primeros casos, la pandemia aún no está controlada en Uruguay y eso en los ojos de Cosse es razón suficiente para volver a desmarcarse. Este martes no fue la excepción: mientras que desde el gobierno las señales de la última conferencia de prensa de este lunes apuntaron a no tomar nuevas medidas en el corto plazo -pese a la alta contagiosidad de ómicron y a la suba de los casos activos- un comunicado de la comuna emitido por la mañana dejó en claro la intención de que los funcionarios regresen al teletrabajo.

Siguiendo la línea de diciembre de 2020, cuando los casos comenzaron a subir y se limitó la presencialidad de algunos servicios, la Intendencia de Montevideo solicitó a los trabajadores volver a sus casas ante la rápida propagación de la nueva variante sudafricana.

A través de un comunicado, la intendencia pide reforzar las medidas de higiene, así como también mantener el uso del tapabocas en los lugares compartidos, además de exhortar al personal a agendarse para recibir la vacuna contra el virus. "Se exhorta al personal a agendarse en la oportunidad que les corresponda, para concurrir a vacunarse", señala el escrito.

La comunicación ocurrió un día después de la conferencia que encabezaron el presidente Lacalle Pou, el ministro Daniel Salinas, y el viceministro de Salud Pública, José Luis Satdjian, en la que se anunció que no se tomarían nuevas medidas para hacer combate al aumento de los contagios. 

"El no tomar medidas directamente a veces es tomar medidas", declaró Lacalle Pou al señalar que no habría ninguna disposición excepcional por parte de las autoridades. La palabra teletrabajo ni tan siquiera estuvo presente en su conferencia, a diferencia del comunicado que lanzó la intendencia.

"Se reitera y reafirma al personal la exhortación a tomar todas las medidas de higiene y cuidado personal, con especial énfasis en la adecuada ventilación en los espacios de trabajo y uso obligatorio de tapaboca en forma permanente en los lugares compartidos", pidió por su parte la comuna.

"No le tengo temor a ningún debate político"

Consultado por la prensa esta mañana, el mandatario volvió a insistir en que el gobierno no tomará medidas, pese al crecimiento de los casos. Aseguró que si bien se reúne periódicamente con Cosse, prefiere abstenerse de opinar sobre asuntos vinculados a su dependencia.

"Me reúno con todo el mundo. Con la intendenta Cosse por cuestiones y (cosas) que tenemos cosas en común. Además, me parece que la civilización política nacional habla de esas cosas. De ahí a que vaya a meterme en qué van a levantar la mano los ediles de Montevideo... Se podrán imaginar que palo viejo no suda palo podrido", dijo.

Lacalle Pou sostuvo que aunque entiende los reclamos de la oposición, difiere con muchos de ellos. A su vez, indicó que no le tiene "temor" a los debates políticos.

"Yo entiendo. Se piden medidas. ¿Y qué medidas quieren? Nosotros ya tomamos las medidas farmacológicas que estaban a nuestro alcance: tener el 76% de la población uruguaya con segunda dosis. (...) Es una variante que ha demostrado en otros países que hay un contagio masivo y después baja", indicó.

"Por ahora estamos viviendo una temporada turística, por suerte, bastante buena, según nos dicen los operadores. El turismo no aguantaba otra temporada en cero y sabemos lo que significa para muchas familias que viven de esta actividad. Por ende, entiendo los reclamos, no le tengo temor a ningún debate político. El día que un dirigente político le tenga temor a un debate es que se equivocó de oficio o profesión; no quiere decir que esté de acuerdo con muchas cosas que se plantean", remató.

 

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...