Cargando...
Heber Viera participó en siete Sudamericanos y ganó nueve medallas

Polideportivo > HISTORIAS DEL DEPORTE

El día que Heber Viera se esguinzó jugando al fútbol, viajó a Chile y clasificó a un Mundial

Uno de los históricos velocistas de Uruguay, Heber Viera, quien se retiró del atletismo en 2011, este sábado presenta un libro con su biografía, historias y anécdotas de una carrera marcada a fuego y que ahora se imprime sobre tinta y papel

Tiempo de lectura: -'

24 de septiembre de 2021 a las 17:57

Quince años en el deporte de elite y en las principales pistas del mundo lo marcaron para siempre y lo transformaron en leyenda. El libro, Dejando huellas, que se presenta este sábado, permitirá conocer los detalles más increíbles de la vida deportiva de Heber Viera, uno de los mejores atletas uruguayos de la historia.

“Estábamos entrenando en la pista, en el Campus, y Andrés Barrios (entrenador) se fue a su casa porque había terminado el trabajo. En esos tiempos ocurría que generalmente nos quedábamos jugando un picado con los que venían a jugar a la cancha de fútbol que estaba al lado de la pista, y nos quedamos entrenando con ellos. Me encanta el fútbol. Nadie imaginó lo que podía llegar a ocurrir. Eso fue un martes. Era de noche. De noche, tarde. En una jugada me torcí el tobillo y mis compañeros me tuvieron que llevar en andas hasta adentro. Al otro día tenía un entrenamiento de velocidad y tenía que entrenar, porque viajaba a Chile a competir. Cuando bajo al entrenamiento del día siguiente no pude entrenar. Me dolía el tobillo, que estaba inflamado. Andrés me preguntó por qué tenía el tobillo así y le tuve que inventar algo para zafar de ese entrenamiento. Me creyó, pero el dolor que tenía era impresionante. Ese mismo día viajé a Chile, sin que Andrés supiera nada de lo que realmente había ocurrido. Al llegar a Santiago, los médicos que me vieron en el CAR me dijeron que no iba a poder correr. Entonces les pedí que por favor hicieran todo lo posible con el tobillo. Mi primera carrera era el jueves de tarde, en San Fernando (a 150 kilómetros de Santiago). Me hicieron un vendaje especial y me dijeron que con eso iba a correr los 100, pero seguramente no podría participar en los 200. Cuando me fui a calzar los zapatos de clavos para el 100, no me entraban por el vendaje. Como pude, me los puse y corrí. Entré tercero y me quedé tranquilo porque por delante tenía dos días de recuperación. El sábado iba por los 200 en Santiago. Hice una recuperación larga con hielo y ultrasonido. Ya me sentia mucho mejor, aunque no estaba recuperado completamente y allá fui a la pista en la tarde del sábado, corrí 200, gané con 20.72 y alcancé la marca para participar en el Mundial de Helsinski 2005”, cuenta Heber Viera una de las historias que relatadas en el libro, que muestran hasta los detalles más curiosos de una carrera marcada por los viajes en solitario, las carreras sin hinchas y los récords sin la difusión que alcanzan otros deportes.

La tapa del libro que cuenta la historia de Hebe Viera

Viera tiene una historia llena de marcas. Compitió en siete sudamericanos entre 1999 y 2011, ganó nueve medallas individuales (una de oro, cinco de plata y tres de bronce) en 100 m y 200 m. Tiene el récord de 100 m (10.15) y 200 m (20.46). Participó en tres panamericanos (1999, 2003 y 2007), cuatro iberoamericanos (2000, 2005, 2006 y 2008) y en tres Juegos Olímpicos (Sídney 2000, Atenas 2004 y Beijing 2008). Ganó una medalla de oro, dos de plata y dos de bronce en iberoamericanos. Consiguió siete récords, en 100 m, 200 m y 400 m. Tiene la particularidad que consiguió lo que nadie pudo en Uruguay durante medio siglo: quebró la historia al superar en 1998 la marca de los 100 m que desde 1949 estaba en poder de Mario Fayos, y en 1997 la de los 200 m que tenía Walter Pérez desde 1944.

Corrió por última vez en el Sudamericano de 2011 en Buenos Aires.

Oriundo de Bella Unión y fanático del fútbol, aprendió a correr en la pista de su ciudad natal y alternó con el baby fútbol, que un día, en 1996 abandonó para dedicarse a la velocidad.

La idea de hacer un libro, que escribió Mauricio Ovelar, nació en 2011, explica el exatleta.

“Cuando terminé mi etapa como atleta, hace 10 años, Mauricio vino con una propuesta para hacer un libro sobre mí carrera. ‘Me encanta poder escribir tu historia como atleta’, me dijo. En ese momento estaba en un período de transición como deportista. Le dije que sí, porque sí, pero nada más. Se llevó todas mis fotos y archivos, y empezó a escribir. Dos por tres me mandaba un Whatsapp para que le contara anécdotas e historias de los Sudamericanos, Panamericanos y Juegos Olímpicos, hasta que finalmente el libro sale a la luz”, explica Viera a Referí.

Viera estuvo en tres Juegos Olímpicos y consiguió siete récords nacionales en 100 m, 200 m y 400 m

Este sábado al mediodía en las instalaciones del Instituto Universitario ACJ se realizará el lanzamiento del libro Dejando huellas, que cuenta la historia de Heber Viera con el objetivo de homenajear al atleta, mostrarle al resto que siempre se pueden alcanzar las metas, aunque parezcan lejanas, y con un fin benéfico, lo recaudado por la venta de la publicación lo destinará a las escuelas de atletismo de Maldonado, que recibirán materiales de entrenamiento.

Es el primer libro, dice, de un atleta. “Aquí quedó grabado todo lo que me pasó como deportista, aquellos momentos en los que no tenía un compañero de viaje con quien compartir, y un montón de historias como la del día que me esguincé jugando al fútbol y no le dije nada al entrenador, fui a Chile, competí y clasifiqué al Mundial. El día que, en el Iberoamericano de 2006, Andrés (Barrios) quería que corriera solo los 200, y lo convencí para que, también, me dejara participar en los 100. Las historias de los Juegos Olímpicos, de los Panamericanos y los Sudamericanos. El libro refleja una historia de superación y procura inspirar a chicos, adolescentes y adultos que aún no pudieron cumplir sus sueños. Que sepan que todo es posible. Porque la mía es la historia de un chico que soñó con ser jugador de fútbol y que siguió como un atleta y pudo alcanzar el objetivo de vestir la camiseta de su país y representarlo en los grandes eventos. Es una historia de superación, de haber vivido momentos muy hermosos, de los difíciles, de los que tuvieron incertidumbre para saber si podía seguir como atleta o no”.

Viera recuerda a mucha gente que lo acompañó y no olvida sus orígenes humildes. “La venta del libro se destinará a las escuelas de atletismo del departamento de Maldonado para ayudar a esos chicos que recién arrancan, a los que les cuesta conseguir unas zapatillas de clavos y materiales para entrenar, para que puedan tener sus materiales, porque a mi también me pasó no tener para mi primera zapatilla, y me ayudaron”, recuerda.

La historia de Viera quedó en tinta y papel, con su costado solidario, con historias desconocidas y con un impulso, como cada vez que salía despedido desde los tacos, para que se inspiren nuevos atletas y sus familias entiendan la importancia de acompañar a quienes tienen sueños por cumplir en una pista.

Comentarios

Espacio habilitado solo para suscriptores. Suscribite y viví la experiencia más completa de información.

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...