Carta Lectores > OPINIÓN

El fundamentalismo laburante

Tiempo de lectura: -'

05 de noviembre de 2019 a las 19:21

Por Jorge Crosa

Observando la realidad de estos días, vemos cómo los simpatizantes del gobierno, entre ellos los militantes de a pie, pretenden mediante declaraciones públicas (parece moda ahora, siempre detrás de un celular o de una computadora) incidir en la intención de voto, no solo propia sino ajena. Hasta ahí, parece todo normal y correcto.


Pero el dogmatismo, el fanatismo y el extremismo empiezan a empoderar a los laburantes, a punto tal de cerrar vínculos grupales y de amistades. La tendencia hoy es vincularse con el que piensa igual. Del otro... me olvido. 


Asistimos al triste advenimiento del fundamentalismo, el “fundamentalismo laburante”. Y ahí está el problema, el que nos denuncia la gran brecha cultural por la que atravesamos como sociedad. Y ojo... no es por falta de acceso, es porque sencillamente, importan otras cosas. Hoy no se puede disentir sin tener que soportar el agravio. ¿Eso es para suscribir? ¿Está bien? 


La respuesta tajante y republicana, dice no. No tenemos que acostumbrarnos a eso. Es cierto que el trabajador en general, ve con buenos ojos estos últimos 15 años del Frente Amplio en el poder porque ha tratado de ser un gobierno de cercanía, ha tratado de acercarle al pueblo los bienes de consumo que siempre anhelaron. Pero ¿saben qué? Le erraron al bizcochazo. 


Hoy nos preocupamos más por tener un 0 km que por tener la boca saludable. Viajamos a Miami, pero nos quedamos con el inglés que enseñan en Primaria y Secundaria. No pintamos la casa, pero nos compramos el último celular que saca Antel.  Nos aferramos a los espejitos de colores, mientras cada vez pagamos más impuestos por menos servicios. Defendemos a capa y espada un Estado gordo, lento y cada vez con más hambre impositiva, mientras ellos se preocupan en cómo mantener su status político. 


Le erramos feo a las prioridades. El pasado 27/10, el pueblo dio una fuerte señal de descontento, de cambio necesario y hay que saber interpretarlo.


Lamentablemente el “fundamentalismo laburante” fomenta que no pensemos en un mañana distinto; nos tratan de “pueblo cornudo”, de “rosaditos verdosos”, que la elección se juega entre “oligarquía y pueblo” o entre “progresistas y conservadores”, más otra sarta de disparates por pensar otra cosa. 


Ese problema cultural –tristemente instalado– es el que debemos corregir desde el discurso y la acción, desde la probidez y la austeridad, desde la educación y la propuesta. 


Las posturas fundamentalistas, manifestadas por una exagerada pasión, una actitud tenaz desmedida e irracional en defender las ideas, estilo de vida, cultura o teoría, le hacen mucho mal a la sociedad en su conjunto. Incrementan una brecha cultural cada vez más ancha, más peligrosa. Por eso le pido al lector que reflexione. 


Más allá de su intención manifiesta por un cambio de conducción o una renovación en la confianza al gobierno actual, piense que siempre hay un mañana, siempre habrá alguien que piense distinto, siempre se crece en el debate ideológico, pero siempre con respeto y altura. Perder esa condición, nos aterriza como sociedad, nos plancha. 


Yo creo firmemente que el Frente Amplio debe ir un ratito al banco, debe descansar, para después de repuesto, dar lo mejor de sí. Hay momentos y momentos y ahora se debería gestar un cambio. Sin mucho drama, sin “protestarle al árbitro”, ni aludiendo a ningún “ajuste salvaje”. 


No tenga miedo en cambiar, los “otros” son tan uruguayos como usted y yo. ¿Y sabe qué? Si no le gusta, en 5 años los cambia y listo. Así funciona felizmente la democracia, la que lucharon todos por tener. Todos.

Para enviarnos una carta: Web: https://www.elobservador.com.uy/servicios/carta-de-lectores Correo: Cuareim 2052, Montevideo (CP 11800), Uruguay E-mail : lectores@observador.com.uy Fax : 2924 4507
Es imprescindible que las cartas se firmen con nombre, apellido y que se proporcione número de cédula de identidad o credencial cívica. También debe constar dirección y teléfono de su autor. El Observador  se reserva el derecho de resumir o extractar el contenido de las cartas y de publicar las que considere oportunas.
    REPORTAR ERROR

    Comentarios

    Registrate gratis y seguí navegando.

    ¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

    Pasá de informarte a formar tu opinión.

    Suscribite desde US$ 245 / mes

    Elegí tu plan

    Estás por alcanzar el límite de notas.

    Suscribite ahora a

    Te quedan 3 notas gratuitas.

    Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

    Esta es tu última nota gratuita.

    Se parte de desde US$ 245 / mes

    Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

    Elegí tu plan y accedé sin límites.

    Ver planes

    Contenido exclusivo de

    Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

    Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

    Cargando...