Estilo de vida > ARTE EN LA PIEL

El poder perdurable de los tatuajes

Un hallazgo celular podría ayudar a borrar errores dibujados en la piel

Tiempo de lectura: -'

10 de junio de 2018 a las 05:00

Por Steph Yin, New York Times News Service

Pensamos en los tatuajes como adornos fijos. Inyecte tinta a profundidad en la piel y allí descansará, suspendida para siempre en tejido conjuntivo subterráneo.

Pero, ¿qué sucede si los tatuajes en realidad son mantenidos por un proceso en constante cambio, uno en que los cristales de tinta son continuamente tragados, regurgitados y vueltos a consumir, simplemente dando la ilusión de inercia?

Eso es lo que observaron los científicos franceses al estudiar a ratones tatuados. En su modelo de persistencia de tatuajes, los macrófagos –células inmunológicas que ingieren residuos extraños o poco saludables en el cuerpo– juegan un papel.

Enfocarse en esas células podría ayudar a mejorar los procedimientos de eliminación de tatuajes en las personas.

Al hacerse un tatuaje, los macrófagos descienden a capturar la tinta invasora. Debido a que los gránulos de tinta son demasiado bromosos para que los macrófagos los descompongan, guardan el pigmento.

Con el tiempo, estos macrófagos originales mueren y liberan sus pigmentos, que son aspirados por macrófagos nuevos, iniciando el ciclo de nuevo, dijo Sandrine Henri, investigadora en el Centro de Inmunología de Marsella-Luminy, quien encabezó el estudio con su colega Bernard Malissen.

Durante años, los investigadores sospecharon que los tatuajes funcionaban al teñir de manera permanente los fibroblastos, las células que sintetizan el colágeno, debajo de la superficie de la piel. Luego, estudiando biopsias de tatuajes bajo el microscopio, los científicos vieron macrófagos cargados de glóbulos de tinta, y la historia de los tatuajes se convirtió en una historia del sistema inmunológico. Aun así, se pensaba que los macrófagos portadores de tatuajes eran estables y de larga vida, dándoles a los tatuajes su permanencia.

Lo que sugiere este estudio es que estos macrófagos constantemente están siendo reemplazados, por lo menos en los ratones.

Al tatuar rayas verdes a las colas de ratones albinos, los inmunólogos confirmaron que los macrófagos absorbían la tinta. Cuando selectivamente mataron a los macrófagos, los tatuajes en las colas permanecieron inalterados; nuevos macrófagos habían llegado y consumido el pigmento liberado.

Luego, el equipo injertó piel tatuada de un ratón a otro. Después de seis semanas, la mayoría de los macrófagos cargados de tinta en el injerto eran del ratón receptor, no del donador, evidencia de que los macrófagos habían pasado por un ciclo de renovación.

Los autores especulan que volver a los macrófagos en un blanco podría mejorar la eliminación con láser de los tatuajes, que puede tomar hasta 20 tratamientos.

Desde el 2014, Jared Jagdeo, un dermatólogo en la Universidad de California, en Davis, ha realizado un procedimiento de eliminación láser que utiliza una pomada antiinflamatoria para suprimir a los macrófagos. "Marca una diferencia", dijo y señaló que frecuentemente elimina tatuajes en 10 tratamientos o menos.

Pero Nicholas Golda, dermatólogo en la Escuela de Medicina de la Universidad de Missouri, sugirió que otros enfoques podrían ser más sencillos y efectivos. Otros han tratado de promover tintas para tatuaje que son destrozadas más fácilmente por los láseres, pero estos no han sido populares porque "los tatuadores no están interesados en hacer más fácil que la gente se quite su arte".

Comentarios