Opinión > COLUMNA/EDUARDO ESPINA

El tumor no era el coronavirus

La situación mundial es como una metáfora salida de la irrealidad, difícil de interpretar

Tiempo de lectura: -'

04 de abril de 2020 a las 05:00

Cuando las circunstancias exigen, mi comportamiento puede ser asimétrico. Pero siempre sigue una lógica interna. Puedo perder fácil la calma en situaciones como: si voy a un restaurante y la lechuga del chivito está marchita, o las papas fritas empapadas en aceite (el mundo actual es tan raro, que resulta cada vez más difícil poder comer unas destacables papas fritas). O si los cinco panchos que pedí llegan a la mesa tibios. No obstante, en situaciones cuando surge una crisis privada o colectiva, suelo ser el último en perder la calma. Tal vez tenga alma de samurái, con anti harakiri incluido. 

Esta nota es exclusiva para suscriptores de

Elegí tu plan ahora y accedé sin límites.

¿Ya sos suscriptor? iniciá sesión aquíSuscribite

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...