Economía y Empresas > ENTREVISTA

El uruguayo que viste a estrellas de Hollywood

Mauricio Placeres se formó en publicidad pero ahora brilla en la sastrería

Tiempo de lectura: -'

14 de marzo de 2018 a las 05:00

Por Genoveva Malcuori
Especial para El Observador


Es uruguayo, y decidió establecer su negocio de alta sastrería en Porto Alegre, Brasil. Se formó en publicidad, pero creció entre telas y en fábricas y talleres –porque su padre se dedicaba al rubro de la confección– por lo que luego de un tiempo de ejercer como publicista optó por el diseño de prendas de vestir masculinas. Si bien pensó el proyecto en Uruguay, prefirió establecer su firma en 2012 en el país norteño. El principal motivo fue el considerar que en Uruguay "no había campo" y "había que luchar mucho con cosas estructuradas". "Me vine a Brasil porque sabía que acá podía funcionar. El uruguayo copia lo que en Argentina se dice que está bueno. Entonces competir con eso es muy complicado. Y acá el tema está muy virgen y al yo ser uruguayo me tienen un respeto muy grande porque hay todavía esa herencia de que Uruguay es un país muy culto", comentó Placeres, quien ahora planea la apertura de un local en Montevideo.

En la actualidad no solo viste a empresarios y novios brasileños para sus bodas, sino que ha confeccionado ropa para actores y modelos de Hollywood como Jack Kilmer, Dylan Sprouse y Jordan Barrett. En la lista hay personas vinculadas al ámbito del fútbol, como Felipe Melo y el extécnico de la selección brasileña, Dunga; o el músico británico Pete Doherty.

Recientemente sumó la creación de telas, desarrollando géneros artesanales en Perú que hoy forman parte de la colección de Yves Saint Laurent.

¿Cuáles son las características de la alta sastrería?
Somos muy pocos porque es difícil entrar en el negocio. Trabajás con telas que tienen que ser italianas e inglesas y el costo es muy alto, lo que te limita un montón. Entonces es algo que tiene que gustar mucho. Después hay que seguir detalles. Hay que seguir reglas.

¿Cuáles?
Por ejemplo, el color negro en el traje está prohibido. Es para uniformes, para fiestas de gala o para entierros y velorios. Utilizarlo en otras situaciones está mal. Entonces nunca hacemos trajes negros. A menos que sea para una fiesta o para algo específico.
Otro ejemplo, es obligatorio que se vea la camisa. No podés tener la manga del saco más larga que la de la camisa.
Cuando vestimos a las personas les damos toda esa información. O sobre el tipo de cuello, el tipo de corbata. Si unís todo, tu imagen es mucho más fina, más elegante, imponés otra cosa.
Antes existían todas esas reglas. Montevideo era una capital para los brasileños que iban a sus cines y teatros para ver cómo tenían que vestirse. Cuando ves las fotos y las imágenes de la década del 50, ves que usaban chaleco, sombreros y sacos de diferentes valores.

¿A qué público se dirige?
El 60% de los clientes está relacionado a la ceremonia de casamiento. Hoy muchos novios se quieren vestir bien. También vestimos padres y padrinos. Otro segmento es de abogados y contadores que trabajan todo el día de traje y que al llegar a una audiencia o juicio bien vestidos demuestran que tienen éxito. Porque lo que hace la sastrería es poder hablar sin tener que decir nada; ves a alguien exitoso caminando y te das cuenta. Algo diferente tiene.
También vestimos empresarios, y algunas familias importantes de Brasil. Y en 2017 empezamos a trabajar con gente de Los Ángeles.

¿Cómo llegó a esas personalidades de Hollywood?
Tuve un casamiento en Punta del Este y vestí al novio. Había una productora ejecutiva de Hollywood y piró porque el novio se casó con un lino italiano celeste, corbata blanca, zapatos marrones. Me la presentaron y ahí surgieron oportunidades.

El nombre de la marca pasó de Mplaceres a Mauricio Placeres. ¿Qué generó el cambio?
Empezó con Mplaceres porque yo no quería exponerme. Bien perfil uruguayo de no querer aparecer demasiado. Después mi padre me sugirió empezar a trabajar con mi nombre.
También una amiga en Uruguay, a la que le gustaba mucho como me vestía, me dijo que tenía que hacer una marca con el estilo que yo uso. Me dijo: "Tiene que ser con tu nombre porque tu apellido está bueno". Eso me quedó en la cabeza. Y cuando se empezó a asociar mi imagen con Mplaceres, todos me decían "tenés que empezar a firmar", "tenés que ser vos la primera imagen de tu marca", y cambió el nombre. Cambió todo. Antes era Mplaceres Young Tailoring (sastrería joven) y pasó a Mauricio Placeres Genuine Custom Tailoring (costura personalizada genuina) y ahora estoy por abrir una casa grande con salas para atender a los clientes y va a ser Mauricio Placeres Genuine Tailoring (sastrería genuina). Los cambios se dieron con la madurez de la marca así que fueron un acierto.

¿Cuándo llega la marca a Uruguay?
Tengo la idea de ir próximamente y poder ofrecer algo que ahí no existe. Veo lo que ya hay y no es nuestro perfil. Lo nuestro es mucho más actualizado. Viajo cuatro veces al año a Europa. Venís hoy a la sastrería y te ofrecemos exactamente la misma colección de telas que en cualquier sastrería londrinense, de París o de Milán. Trabajamos con las colecciones actualizadas, no con stock de telas.
Si todo sale bien creo que el año que viene estoy abriendo en Uruguay.

Comentarios